20 | 04 | 2014
Búsqueda personalizada

PIOJOS de PERROS Y GATOS: biología, prevención y control químico y no químico

Especies, distribución geográfica y prevalencia de los piojos de perros y gatos

Ejemplar del piojo del gato Felicola subrostratus. Fotografía de M. Campos PereiraLos piojos también atacan a perros y gatos, si bien se trata de otras especies que las que afectan a los seres humanos y al ganado. Por ello no hay riesgo de que los seres humanos se contagien con ellos, o que las mascotas atrapen piojos del ganado o de personas, o viceversa. Las especies más importante son:

  • Felicola subrostratus, se da en gatos en todo el mundo, es masticador, mide de 1,2 a 1,3 mm de largo. Afecta sobre todo a gatos viejos y abandonados, especialmente de pelo largo. Puede transmitir Dipylidium caninum, un helminto parásito de las mascotas.
  • Heterodoxus spiniger, se da en perros en casi todo el mundo menos Europa, es masticador, mide unos 2,5 cm de largo. Es originario de Australia: de los dingos pasó a los perros de los colonos y, con ellos, a todo el mundo. Puede transmitir Dipylidium caninum, y Dipetalonema reconditum, ambos helmintos parásito de las mascotas.
  • Linognathus setosus, se da en perros en todo el mundo, es chupador, mide de 1,5 - 2,5 mm de largo. Infecta sobre todo la cabeza, en especial alrededor de los ojos y las orejas, el cuello y el pecho.
  • Trichodectes canis, se da en perros en todo el mundo, mide de 1,5 a 2 mm. Prefiere la cabeza, orejas, cuello y torso. Puede transmitir Dipylidium caninum, un helminto parásito de las mascotas.

Las infestaciones de las mascotas con piojos son menos frecuentes y dañinas que las de pulgas, garrapatas o ácaros y, de ordinario, más fáciles de controlar. Las infestaciones con piojos se denominan pediculosis.


Biología y ciclo vital de los piojos de perros y gatos

Todos los piojos son diminutos: no superan 3 mm de tamaño y no tienen alas. Pero son lo suficientemente grandes como para poderlos ver a simple vista, al contrario de los ácaros. Por ser tan pequeños no dan la impresión de ser «bichos» sino porquería o suciedad. Pero a menudo hay que inspeccionar profundamente el pelaje hasta la piel para descubrirlos. Los huevos de los piojos, que se llaman liendres y miden aprox. 1 mm, están pegados a los pelos, son de color blanquecino, y también pueden reconocerse a simple vista. Si su perro se rasca enérgicamente y al inspeccionar su pelaje descubre las liendres o las pequeñas motas de «porquería», muy probablemente se trate de piojos.

Los piojos viven en la superficie de los animales, entre el pejale ypasan toda su vida sobre el hospedador, porque son parásitos obligados, es decir, no tienen fases de desarrollo fuera del hospedador, p.ej. en el suelo. Completan el ciclo vital en aproximadamente 1 mes. Fuera del hospedador sólo sobreviven pocos días. Las especies son muy específicas del cada hospedador. Las hembras pegan los huevos uno a uno a los pelos del hospedador. Pueden poner hasta varios centenares de huevos. Los adultos viven de 2 a 3 meses.

Los piojos tienen una metamorfosis incompleta (son hemimetabólicos), es decir, las larvas, ninfas y adultos son muy similares en la forma y aspecto externo.

Los piojos chupadores o picadores (anopluros) chupan sangre del hospedador. Suelen moverse dentro del pelaje de las mascotas.

Los piojos masticadores (malófagos) no chupan sangre sino que se alimentan de escamas de queratina de la piel o de secreciones, y a veces también sangre, pues pueden herir la epidermis del hospedador con sus mandíbulas. Apenas se desplazan por el pelaje de la mascotas y suelen estar muy cerca de la piel en la base de los pelos.

Los piojos se transmiten por contacto de un animal a otro (típicamente de la madre a los cachorros), no mediante vectores (p.ej.  moscas, mosquitos, etc.). Tampoco saltan de una mascota a otra, como pueden hacer las pulgas. Ni esperan al acecho a que pase una mascota, como las garrapatas. Es decir, son menos infectivos que las pulgas y las garrapatas. Pueden transmitir algunas enfermedades de las mascotas, pero no de ellas a los seres humanos. Las infestaciones suelen aumentar durante los meses fríos.

Puede interesarle el artículo sobre la biología general de los insectos en este sitio (enlace).


Daño causado por los piojos a perros y gatos

Macho y hembra del piojo del perro Linognatus setosus. Fotografía de M. Campos PereiraLos piojos suelen afectar a mascotas débiles (por ser aún muy jóvenes, padecer de otras enfermedades, por malnutrición, por vejez) o descuidadas. La actividad de los piojos y las picaduras causan molestias y picor a las mascotas que se rascan o incluso muerden donde les pica. Esto a su vez puede producir inflamaciones y engrosamientos de la piel, caída del pelo, y en casos extremos automutilaciones. En las heridas así surgidas también pueden seguirse infecciones microbianas secundarias. En casos de infestaciones masivas con piojos chupadores de sangre puede darse anemia. Es rarísimo que una mascota muera a causa de un infección de piojos.

Según la especie de piojo puede transmitir también parásitos internos helmintos.


Prevención de los piojos en perros y gatos

La mejor prevención de infestaciones de piojos en perros y gatos es asegurar la higiene de la mascota y su buena salud y nutrición, ya que los piojos proliferan sobre todo en animales debilitados y descuidados.

No es necesario tratar sistemáticamente el entorno de las mascotas y del hogar (nidos, camas, alfombras, grietas, colchones, cojines, sofás, etc.) con insecticidas o piojicidas, ya que los piojos pasan todo su vida en el hospedador y no tienen estadios de desarrollo en el medio ambiente como las pulgas. Las pocas liendres o piojos que puedan caer al entorno apenas sobrevivirán unos días y, de todos modos, los piojicidas no son capaces de matar los huevos. Pero si una mascota está ya infestada, además del tratamiento de la misma con antiparasitarios puede ser conveniente lavar en agua muy caliente o en seco a alta temperatura la cuna y los textiles sobre los que suela cobijarse, para acelerar la muerte de posibles piojos o liendres en ellos. Si esto no es posible, puede valer la pena tirarlos y reponerlos por otros nuevos.

Es también importante limpiar bien todos los utensilios para el cuidado de las mascotas: peines, cepillos, tijeras, etc., para que no transmitan los parásitos de una mascota a otra si hay más de una en la casa.


¿Vacunas, repelentes y control biológico contra los piojos?

  • No hay vacunas contra los piojos de los perros y gatos. Ocurre sin embargo a menudo que se habla popularmente de «vacunas» contra los piojos y las pulgas refiriéndose impropiamente a productos comerciales con antiparasitarios químicos (en pipetas, spot-ons, inyectables, etc.). Para saber más sobre las verdaderas vacunas contra los parásitos externos e internos de las mascotas y el ganado pulse aquí.
  • No hay repelentes de piojos realmente eficaces, ni para evitar que un piojo se pase de una mascota a otra, ni mucho menos para ahuyentar a los que ya infestan una mascota. Para saber más sobre los repelentes contra los parásitos externos pulse aquí.
  • No hay ningún método decontrol biológico para curar o prevenir infestaciones de piojos.

Remedios naturales, vegetales o caseros para eliminar o prevenir los piojos en perros y gatos

Ejemplar del piojo del perro Trichodectes canis. Fotografía de M. Campos PereiraLa verdad es que no hay muchos remedios naturales realmente eficaces –digamos contundentes– para controlar los piojos de perros y gatos, especialmente si se trata de controlar una infestación fuerte. Pueden reducir algo la población, pero no son siempre muy fiables y el efecto no será muy duradero.

En Internet hay numerosos sitios que proponen diversos remedios caseros, pero casi ninguno está apoyado por estudios serios. No obstante, probarlos cuesta poco y no se corre apenas riesgos. La mayoría se basan en piretrinas, aceites esenciales o extractos de ciertas plantas (citronella, lavándula, mamey, mandarina, masambey, nim, orégano, poleo, pomelo, romero, toronjil, etc.). Contra los piojos goza de especial fama el ajo, mezclado con la comida de la mascota (si lo acepta...).

Algunos de estos extractos o aceites esenciales vegetales también forman parte de productos comerciales «biológicos» o «naturales» en forma de pipetas, champús, lociones, sprays, etc. Su eficacia suele ser notablemente inferior a la de los antiparasitarios químicos sintéticos comerciales, tanto el efecto curativo, como el preventivo (duración de la protección). A parte de tener una eficacia intrínseca menor que la de los antiparasitarios químicos sintéticos, muchos de estos productos apenas resisten al agua y al lavado, y la luz solar (los rayos UV) los descompone con mucha mayor facilidad que a los antiparasitarios sintéticos.

Conviene saber que, en muchos países, los productos calificados como «naturales» (p.ej. extractos de plantas) están sometidos a normativas mucho menos severas para recibir el permiso de comercialización que los antiparasitarios químicos sintéticos, tanto en lo referente a la eficacia contra los parásitos, como a la seguridad para las mascotas. Por ser naturales se supone que no son peligrosos... Y respecto a la eficacia, el usuario puede decidir si el producto le es eficaz o no... Es evidente que los costos de desarrollo de estos productos son sustancialmente menores que los de los antiparasitarios químicos sintéticos, lo que hace que en algunos lugares estos productos proliferen enormemente. Es imposible ocuparse de ellos aquí en detalle.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas medicinales garrapaticidas e insecticidas (enlace).


Productos para el control químico de piojos en perros y gatos

Para el control químico de los piojos en perros y gatos se emplean prácticamente los mismos productos que contra las pulgas. Se trata sobre todo de

  • Pipetas = spot-ons (enlace)
  • Collares (enlace)
  • El resto: champús, jabones, baños, sprays, aerosoles, etc. (enlace)

Los endectocidas inyectables (p.ej. ivermectina) (enlace) también son eficaces contra la mayoría de los piojos. Pero no suelen estar autorizados para gatos, y en perros hay que tener cuidado, pues algunas razas no toleran la ivermectina u otros endectocidas. Por ahora no hay antiparasitarios orales eficaces contra los piojos.

Por tratarse de parásitos bastante contagiosos, para curar infestaciones hay que tratar a todas las mascotas que viven en la misma casa.

Para el propietario de mascotas y a efectos prácticos, importa poco saber qué especie de piojos ha atrapado la mascota, y es muy difícil para él diagnosticar la especie. Es tarea del médico veterinario establecer el diagnóstico y seleccionar el producto más adecuado.

No todos los productos contra pulgas o contra garrapatas son automáticamente eficaces contra los piojos, y viceversa. Lea atentamente la etiqueta del producto.


Spot-ons o pipetas antiparasitarios contra los piojos

El término «spot-on» viene del inglés, del verbo «to spot» (= manchar, salpicar) + «on» (~encima). Está en relación con el término «pour-on», del verbo «to pour» (= verter, echar) + «on». Ambos describen modos de administrar productos de uso externo a los animales, sobre todo al ganado: «spot-on» y «pour-on».

Los «pour-ons» se vierten a lo largo de la línea dorsal del animal. Los «spot-ons» se aplican en uno o varios puntos (o manchas), en el lomo del ganado o de la mascota. Una vez aplicado el producto, la sustancia activa se distribuye por todo el cuerpo del animal: más o menos, mejor o peor, antes o después (según la sustancia activa, los vehículos o disolventes de la formulación, el pelaje del animal, su comportamiento...). Los spot-on o pipetas contienen formulaciones líquidas de antiparasitarios listas para el uso, es decir, no hay que diluirlas en agua, ni hace falta un equipo para administrarlas: se administran directamente, de la pipeta al animal.

Los spot-ons se comercializan en ampollitas de tamaño diferente según el peso de la mascota. Estas ampollitas han acabado por recibir la denominación popular de «pipetas», en sí impropia, pues las pipetas son instrumentos de laboratorio que sirven para trasladar pequeñas porciones de líquido de un recipiente a otro.

Aunque ya había algún spot-ons hace unos 30 años (p.ej. con triclorfón, un organofosforado) este modo de administración se impuso en el mercado de las mascotas a partir de mediados de los años 90 del siglo pasado. Hoy en día los spot-ons son la forma der administración de  pulguicidas más extendida para las mascotas.

Marcas más conocidas de spot-ons (pipetas) contra piojos

Las marcas originales de spot-ons piojicidas y pulguicidas para mascotas más conocidas son las siguientes, si bien no todas están disponibles en todos los países:

  • FRONTLINE (con fripronil) de MERIAL; disponible para perros y gatos en todo el mundo. Introducida a mediados de los años 90 del siglo pasado. Es también muy eficaz contra garrapatas. El fipronil es una molécula del grupo de los fenilpirazoles que se usa abundantemente como plaguicida en la agricultura y en el ganado. Hay ya numerosos genéricos. FRONTLINE PLUS es otra marca que contiene fipronil y metopreno. El metopreno es un inhibidor del desarrollo de los insectos, que hace que si alguna pulga no muere al menos quede esterilizada y no se reproduzca.
  • ADVANTAGE (con imidacloprid) de BAYER. Disponible para perros y gatos en casi todo el mundo. Introducida a mediados de los años 90 del siglo pasado. El imidacloprid es un neonicotinoide eficaz contra pulgas y algunas especies de piojos, que se emplea también como plaguicida en la agricultura, y como biocida en la higiene doméstica y pública. Apenas se emplea en el ganado. Hay numerosos genéricos. ADVANTIX (con mezcla de permetrina e imidacloprid), es un pulguicida, garrapaticida y piojicida de BAYER sólo disponible para perros, pues ¡la permetrina es tóxica para los gatos!. En algunos países hay una versión K9-ADVANTIX que contiene además piriproxifén, sin efecto contra las garrapatas pero inhibidor del desarrollo de las pulgas y piojos: hace que si alguna pulga o piojo no muere al menos quede esterilizado y no se reproduzca.ADVOCATE (con imidacloprid y moxidectina) también de BAYER. la moxidectina es una lactona macrocíclica endectocida con efecto antihelmíntico, acaricida y piojicida que sólo se usa en animales. Disponible en algunos países para perros y gatos. HAY NUMEROSOS GENÉRICOS, salvo
  • REVOLUTION /STRONGHOLD (con selamectina) de PFIZER. La selamectina es una lactona macrocíclica endectocida. Es sobre todo un pulguicida, piojicida y antihelmíntico. Actúa de modo sistémico, es decir tras la administración la sustancia activa penetra al flujo sanguíneo y a través de él alcanza y mata las pulgas y piojos cuando chupan sangre. Se introdujo en casi todo el mundo en los años 1999-2000. No hay aún genéricos por ahora.
  • PROMERIS DUO (con mezcla de amitraz y metaflumizona) de FORT DODGE (hoy PFIZER) contra pulgas, piojos y garrapatas, sólo disponible para perros, pues los gatos no toleran el amitraz. El amitraz es un garrapaticida, acaricida y piojicida que se usa mucho en la agricultura y la ganadería. ¡Es tóxico para los gatos! La metaflumizona es una semicarbazona introducida en el año 2000 por BASF, una empresa que no comercializa antiparasitarios. También se usa en la agricultura y en la higiene doméstica y pública. No controla los piojos. Por ahora no hay genéricos. PROMERIS (sólo con metaflumizona) para gatos no controla los piojos. No hay por ahora genéricos.

Seguridad de los spot-ons (pipetas)

Para los propietarios de las mascotas las pipetas no presentan de ordinario un problema de seguridad. Pero si los niños pequeños juegan mucho con las mascotas, las agarran, abrazan, etc., es recomendable evitar que lo hagan algunos días tras el tratamiento de la mascota con una pipeta.

En los EE.UU. ha habido problemas serios de intoxicación de mascotas tras el uso de algunos spot-ons, especialmente en gatos y en perros pequeños. Según un informe de la EPA del 2010, la mayoría de los problemas han ocurrido con spot-ons a base de permetrina, fenotrina (=sumitrina) y amitraz, no autorizados para gatos, pero usados indebidamente en ellos, tal vez por despiste o confusión. También ha habido casos en perros, sobre pequeños y por dosis excesivas, p.ej. porque el usuario ha comprado pipetas para mascotas más grandes (salen más baratas...) con la intención de usarlas varias veces, y luego ha aplicado demasiado producto al animal más pequeño. Parece también que los perros pequeños tienen simplemente la piel más sensible que los grandes y pueden reaccionar negativamente al tratamiento.

Otra causa de intoxicaciones e intolerancias parece que debe atribuirse a los vehículos inertes (disolventes) de algunas formulaciones, no investigados lo suficiente y que parecen no ser tan inocuos como ingenuamente se suponía.

Puede interesarle el artículo en este sitio con más información sobre los spot-ons o pipetas (enlace)


Collares impregnados contra los piojos

Antes de la aparición de los spot-ons, los collares impregnados eran muy populares para las mascotas. La mayoría son de materiales plásticos impregnados con insecticidas, casi siempre sustancias activas más bien antiguas, todas genéricas, pertenecientes a las clases de los piretroides (deltametrina, permetrina, etc.), organofosforados (diazinón, etc.), carbamatos (propoxur, etc.) amidinas (amitraz), neonicotinoides (imidacloprid, etc.) e inhibidores del desarrollo (metopreno, piriproxifen, etc.). También los hay con  antiparasitarios naturales como las piretrinas, el d-limoneno, el linalool, etc.

Todas estas sustancias activas actúan por contacto con los parásitos. Los collares funcionan porque la sustancia activa con la que están impregnados se libera lentamente y se va extendiendo por el cuerpo de la mascota.

Los collares son fáciles y cómodos de aplicar y de ordinario más económicos que las pipetas. Un inconveniente de algunos collares puede ser su olor desagradable.

Seguridad de los collares contra piojos

Desde el punto de vista de la seguridad, los collares son comparables a los spot-ons, salvo que algunas de las sustancias activas antiguas utilizadas en los collares son más tóxicas que las de los spot-ons (p.ej. los organofosforados). Pero los errores de aplicación descritos para los spot-ons (sobre todo usar el tamaño de pipeta incorrecto para el peso de la mascota) no deberían ocurrir con los collares.

Puede interesarle el artículo en este sitio con más información sobre los collares (enlace)


Champús, jabones, baños, sprays, etc. contra los piojos

La característica general de estos productos es que la duración de la protección contra la infestación por pulgas y piojos es notablemente menor que la de las pipetas y los collares. Según el producto no ha de esperarse más de 2-4 días de protección, a veces menos aún. Esto puede ser suficiente si sólo se pretende limpiar (es decir curar) a la mascota de alguna pulga o piojos que ya ha atrapado. Para los infestaciones con piojos a menudo es suficiente.

Muchos de estos productos contienen antiparasitarios químicos sintéticos de las clases de los piretroides (cipermetrina, deltametrina, permetrina, etc.), carbamatos (carbaril, propoxur, etc.) y organofosforados (clorfenvinfos, clorpirifos, cumafós, diazinón, diclorvos, triclorfón, etc.) o bien sustancias activas de origen natural como las piretrinas, el d-limoneno, el linalool, y otros aceites esenciales vegetales. Como los spot-ons y los collares, casi siempre tienen también efecto contra otros parásitos que los piojos: pulgas, ácaros, garrapatas, según la composición.

Unos están listos para el uso (champús, jabones, lociones), otros hay que diluirlos en agua antes del empleo (concentrados líquidos o polvos para baños).

Desde el punto de vista de la seguridad, hay que tener especial cuidado con los productos concentrados que deben diluirse en agua antes del uso, especialmente con los que contienen organofosforados. Una dilución incorrecta puede ocasionar sobredosis tóxicas para la mascota o subdosificación e ineficacia contra los piojos.

Puede interesarle el artículo en este sitio con más información sobre los champús, jabones, etc. (enlace)

Búsqueda personalizada