Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Echinococcus multilocularis es una especie de gusanos cinta (cestodos, tenias) parásito gastrointestinal de perros, gatos y otros carnívoros (zorros, lobos, coyotes, etc.) que son sus hospedadores finales.

Adulto de Echnicoccus multilocularis. Imagen tomada de www.antropozoonosi.itSe da fundamentalmente en el hemisferio norte, pero con incidencia muy variable según las regiones. En algunas regiones, p.ej. sur de Alemania, más del 70% de los zorros están infectados. En gatos la infección es menos frecuente que en perros.

Las larvas de Echinococcus multilocularis también infectan a ratones, ratas, musarañas y otros roedores que sirven de hospedadores intermediarios, produciendo en ellos los llamados quistes hidatídicos.

Echinococcus multilocularis no afecta a bovinos, ovinos, caprinos, porcinos, caballos o aves domésticas. El ganado no se ve afectado de ordinario por este cestodo, sino por Echinococcus granulosus (enlace).

La enfermedad causada por las infecciones con este cestodo en seres humanos se conoce como equinococosis o hidatidosis alveolar.

Los seres humanos también pueden infectarse y sufrir de quistes hidratídicos.

Perros y gatos infectados con Echinococcus multilocularis ¿son contagiosos para los seres humanos?

  • . Los huevos evacuados en las heces de perros y gatos infectados pueden contaminar alimentos y agua de bebida y son infectivos para seres humanos y otros animales. El contacto directo con perros y gatos infectados también puede ser contagioso, pues el pelaje de tales animales suele estar contaminado con huevos infectivos. Lea también el capítulo sobre el ciclo vital (ver más abajo).

Localización de Echinococcus multilocularis

El órgano predilecto en los perros y gatos es el intestino delgado.

Los quistes hidatídicos aparecen sobre todo en el hígado y los pulmones de los hospedadores intermediarios, pero pueden afectar a otros órganos.


Descripción de Echinococcus multilocularis

Los adultos de Echinococcus multilocularis son pequeños, de ordinario no más largos que 4-6 mm. Tiene sólo 3 a 4 segmentos, el último de los cuales preñado y el más grande. El escólex tiene ventosas y numerosos ganchos. Los huevos son ligeramente ovoides y miden unas 30 por 35 micras.

Los quistes hidatídicos son en el hospedador intermediario son ovales o esféricos y crecen paulatinamente. Los órganos infectados pueden tener docenas de quistes. Cada quiste está lleno de líquido y contiene numerosas cabezas del parásito.


Biología y ciclo vital de Echinococcus multilocularis

Rata con quistes de Echnicoccus multilocularis. Imagen tomada de wikipedia CommonsComo todos los cestodos, E. multilocularis tiene un ciclo vital indirecto. Un gusano adulto deposita a diario unos 200 huevos que son muy resistentes al frío y pueden permanecer infectivos durante meses.

Una vez ingeridos por los hospedadores intermediarios, los huevos eclosionan en el intestino. Los hexacantos atraviesan la pared intestinal, alcanzan la vena porta y por ella llegan al hígado. El sistema capilar del hígado actúa como un filtro que retiene numerosos hexacantos que se desarrollan a cisticercos y forman los quistes hidatídicos. Pero también hay hexacantos que se instalan en otros órganos: pulmones, corazón, bazo, etc. En los hospedadores intermedios no completan el desarrollo a adultos.

El ciclo se completa cuando un perro, un gato, u otro hospedador final consume los hospedadores intermediarios, cazándolos directamente o porque encuentra sus cadáveres o restos. Los quistes permanecen infectivos en los cadáveres durante largo tiempo. Al digerirse los quistes se liberan las larvas infectivas que contienen, que completan el desarrollo a adultos, se fijan a la pared intestinal y al poco comienzan a producir huevos que se excretarán con las heces.

El periodo de prepatencia es de 4 a 6 semanas.

Si no está familiarizado con la biología general de los cestodos pulse aquí.


Daños, síntomas y diagnóstico de Echinococcus multilocularis

Los perros, gatos y otros hospedadores finales apenas sufren daño ni muestran síntomas clínicos, salvo en casos de infestaciones masivas, que son muy poco frecuentes. En estos casos puede haber perturbaciones digestivas.

Para los seres humanos, la equinococosis alveolar es una de las enfermedades más dañinas causadas por helmintos. A menudo porque se descubren demasiado tarde, cuando el daño sufrido por órganos esenciales (sobre todo el hígado) es ya irreparable, pues pueden pasar años sin que se den síntomas. De hecho produce una destrucción progresiva de los órganos afectados similar al cáncer. Aunque la incidencia de este parásito es baja incluso en regiones endémicas como China, Siberia y Europa Central, está aumentando y se está extendiendo. Una de las razones es el desarrollo creciente de poblaciones de zorros en zonas urbanas y periurbanas que aumenta la probabilidad de que se contagien tanto los seres humanos como los perros.

El diagnóstico en perros y gatos por detección de huevos en las heces es muy difícil, pues los huevos no se diferencian morfolóficamente de los del género Taenia spp, mucho más frecuentes. El diagnóstico inmunológico con la técnica ELISA en base a antígenos de los huevos detectados en heces no es tan fiable como el de Echinococcus granulosus. Hay pruebas más fiables basadas en PCR (Polymerase Chain Reaction), pero sólo disponibles en pocos laboratorios especializados.


Prevención y control no químicos de Echinococcus multilocularis

Es importante prevenir las infecciones para evitar la transmisión accidental a los seres humanos.

La mejor prevención consiste en impedir que los perros y gatos se infecten por consumir pequeños roedores salvajes (ratas, ratones, etc.) que son los hospedadores de este helminto.

En zonas endémicas conviene reducir el número de perros vagabundos y los perros domésticos deben tratarse con cestodicidas para evitar que sean portadores de esta enfermedad.

Por ahora no hay vacunas que protejan a los animales domésticos haciéndolos inmunes a este parásito. Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de este parásito mediante sus enemigos naturales.


Control químico de infecciones de Echinococcus multilocularis

Varios cestodicidas (p.ej. praziquantel, epsiprantel, bunamidina), el fenbendazol y el albendazol son eficaces para el tratamiento de perros y gatos infectados. Suelen estar disponibles en forma de tabletas u otras formulaciones de administración oral.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace).

Consulte a un médico veterinario para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y epidemiológicas regionales.


Resistencia de Echinococcus multilocularis a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de Echinococcus multilocularis a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada