Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Spirocerca lupi es una especie de gusano redondo (nematodo) parásito de perros y otros carnívoros (zorros, lobos, linces, etc.).

Se da sobre todo en zonas tropicales y subtropicales de todo el mundo.

En ciertas regiones puede ser muy abundante. También se da en países europeos mediterráneos. Spirocerca arctica, una especie próxima, se da en zonas frías del norte de Europa y de Asia.

De ordinario no infecta a gatos, porcinos o aves domésticas. Muy ocasionalmente pueden infectar al ganado (rumiantes) y caballos.

Ejemplar adulto de Spirocerca lupi (flecha superior) y nódulo (flecha inferior). Imagen tomada de felipedia.orgLa enfermedad causada por este helminto se denomina espirocercosis.

Los perros infestados con Spirocerca lupi ¿son contagiosos para seres humanos

  • No. No hay ninguna evidencia de que estos gusanos infecten a seres humanos. Se trata de nematodos específicos de los perros.

Localización de Spirocerca lupi

El órgano predilecto de Spirocerca lupi es el esófago, ocasionalmente el estómago.


Descripción de Spirocerca lupi

Spirocerca tiene la típica forma de gusano redondo y alcanzan de 4 a 8 cm de longitud. Los adultos son de color rojizo, a menudo enrollados en espiral.

Los huevos embrionados son cilíndricos con extremos redondeados y cutícula gruesa, y miden unas 35x15 micras.


Biología y ciclo vital de Spirocerca lupi

Spirocerca lupi tiene un ciclo de vida indirecto, con escarabajos coprófagos (que comen excrementos; p.ej. Geotrupes spp., Skarabeus spp., etc.) como hospedadores intermediarios.

Las hembras adultas, producen huevos que se excretan por las heces ya embrionados. Estos huevos los ingieren los mencionados escarabajos, en los que las larvas se desarollan hasta el estadio L3. Estos escarabajos son a su vez ingeridos por otros hospedadores intermediarios de todo tipo: gallinas y otras aves, ranas, lagartos, reptiles, roedores, cerdos, etc., en los que las larvas se enquistan y permanecen infectivas.

Huevo de Spirocerca lupi. Imagen tomada de yourownvet.comLos perros se infestan casi siempre consumiendo estos vertebrados intermediarios. Una vez ingeridos por el hospedador definitivo, estas larvas se liberan en el estómago, atraviesan su pared y llegan al flujo sanguíneo. Después entran en la pared vascular y emigran a través de ella, pasando por las arterias coronarias y la aorta, mientras mudan a larva L4. Algunas larvas y jóvenes adultos forman nódulos en la pared vascular, mientras que otros emigran al esófago o estómago cercanos. En su pared forman nódulos y completan el desarrollo a adultos capaces de reproducirse.

Los nódulos se forman porque los tejidos del hospedador reaccionan ante la presencia de los gusanos produciendo tejido conjuntivo alrededor suyo, en un intento de aislar el cuerpo extraño. Se acaba formando como una bolsa que engloba a los gusanos, pero con un orificio hasta la luz del esófado, por el que pueden salir los huevos de las hembras adultas.

El periodo de prepatencia dura de 5 a 6 meses.

Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los nematodos parásitos pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.


Daño, síntomas y diagnóstico de Spirocerca lupi

Las infecciones con Spirocerca lupi pueden ser graves, a pesar de que a veces no desarrollan síntomas. Los nódulos del esófago y del estómago pueden dificultar la deglución y provocar vómitos, o dificultar la respiración por obstruir parcialmente las vías respiratorias adyacentes. También puede verse perturbado el riego sanguíneo por obstrucción parcial de los vasos afectados.

Las larvas en la aorta y otros vasos sanguíneos pueden provocar aneurismas. Algunos aneurismas se curan dejando cicatrices que perturban la función vascular, pero otros pueden reventar en cualquier momento y causar la muerte repentina del perro afectado. Además, los nódulos del esófago son a menudo cancerígenos, capaces de provocar tumores en el esófago, pero también en otros órganos.

Los adultos consumen sangre, lo que puede también dar lugar a cuadros anémicos.

Una evolución posible es el desarrollo no muy bien esclarecido de osteopatía hipertrófica, que se manifiesta por modificaciones óseas y patas hinchadas, a menudo antes de cualquier síntoma respiratorio o digestivo.

El diagnóstico mediante análisis de materia fecal por flotación es inseguro, pues la excreción de huevos en las heces no es continua: puede haber falsos negativos. La inspección endoscópica, radiografía o ecografía del esógafo permite visualizar los nódulos.

Esta especie no es contagiosa para los seres humanos.


Prevención y control de infecciones de Spirocerca lupi

Es muy conveniente evitar que las mascotas ingieran presas silvestres que podrían estar contaminadas con larvas, pero muy a menudo esto es muy difícil de lograr, especialmente en zonas rurales.

In  criaderos y pensiones de gatos y perros es esencial cuidar la higiene, desinfección y desinsectación regular de las jaulas y locales donde están los animales, eliminar diariamente los excrementos y vómitos, evitar el acceso de los perros y gatos a presas exteriores, etc.

Por ahora no hay vacunas que protejan a los perros haciéndoles inmunes a este parásito. Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de este parásito mediante sus enemigos naturales.

Antiparasitarios químicos

No todos los antiparasitarios veterinarios comerciales incluyen estos gusanos entre las indicaciones. Hay reportes de control eficaz con endectocidas (p.ej. doramectina, ivermectina, moxidectina) y con disofenol en forma de formulaciones inyectables (enlace) o en pipetas (enlace).

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace).

Consulte a un médico veterinario para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y epidemiológicas regionales.


Resistencia de Spirocerca lupi a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de Spirocerca lupi a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada