Hospedadores, distribución geográfica y prevalencia de Mesocestoides spp. en perros y gatos

Mesocestoides spp. es un género de helmintos cestodos, parásitos gastrointestinales de perros, gatos y otros carnívoros (zorros, linces, coyotes, etc.), que son los hospedadores definitivos, muy raramente parasita también a pájaros y seres humanos.

Ejemplar adulto de Mesocestoides spp. Imagen tomada de felipedia.orgMesocestoides lineatus y Mesocestoides litteratus se dan en Europa, África y Asia; Mesocestoides vogae (=corti) y Mesocestoides variabilis en América, etc. La incidencia regional difiere según las especies. En algunas regiones europeas la prevalencia en zorros puede superar el 70%. Pero de ordinario es un parásito poco frecuente en perros y gatos.

Este helminto causa las enfermedades conocidas como mesocestoidiasis y tetratiridiosis.


Localización de Mesocestoides spp.

El órgano predilecto de los adultos de Mesocestoides es el intestino delgado.


Descripción de Mesocestoides spp.

Los adultos de Mesocestoides tienen la típica forma de gusano cinta, miden entre 20 y 150 cm de longitud y unos 2 mm de ancho. Los segmentos grávidos contienen una estructura particular llamada el órgano parauterino que encierra masas de huevos.

Los huevos son ovales, casi esféricos, de unas 40x50 micras, con cutícula lisa y muy fina, y contiene una larva hexacanto. No se excretan individualmente con las heces, sino incluidos aún en los segmentos grávidos.


Biología y ciclo vital de Mesocestoides spp.

Segmentos de Mesocestoides lineatus expulsados en las heces de un zorro, cada uno con el característico órgano parauterino. Imagen tomada de izan.kiev.uaMesocestoides tiene un ciclo de vida indirecto, del que no se conocen todos los detalles para cada especie.

Los primeros hospedadores intermediarios son artrópodos (hormigas, escarabajos coprófagos, ácaros oribátidos) que ingieren los huevos expulsados con las heces de un hospedador principal. En ellos se desarollan los cirticercoides. Estos artrópodos se los comen a su vez los segundos hospedadores intermediarios que pueden ser reptiles, anfibios, aves o pequeños mamíferos. En ellos se liberan los cirticercoides que se desarrollan a larvas tetratiridios e invaden su cavidad peritoneal.

Cuando un gato o un perro ingieren u su vez a unos de estos segundos hospedadores intermediarios, los tetrahiridios se liberan en el estómago, alcanzan el intestino, se desarrollan a adultos y comienzan a poner huevos. El periodo de prepatencia dura de 15 a 20 días.

También puede ocurrir que la mascota u otro hospedador definitivo ingiera accidentalmente un artrópodo contaminado. En este caso, los cisticercoides darán lugar en él a los tetratiridios que, en vez de quedarse dentro del intestino, atraviesan la pared intestinal e invaden la cavidad peritoneal. En ella pueden además multiplicarse asexualmente por simple división longitudinal. En este caso se habla de una tetratiridiosis, en vez de la mesocestoidiasis que es la infestación del intestino con formas adultas.

Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los cestodos parásitos pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.


Daño, síntomas y diagnóstico de Mesocestoides spp.

Las infecciones con Mesocestoides en su forma intestinal es de ordinario asintomática y poco grave, salvo en el caso de infecciones masivas en las que puede darse inapetencia, diarrea y heces con moco.

La infección interna con tetratiridios si bien es menos frecuente, es notablemente más dañina, y puede causar anorexia, peritonitis, ascitis, destrucción de tejidos y proliferación de granulomas y quistes.

Es aún más raro aún que se den ambas infecciones al mismo tiempo, con adultos y con tetratiridios.

El diagnóstico preciso no es sencillo. La expulsión de segmentos grávidos aislados o en cadenas es intermitente, por lo que el examen de los excrementos puede dar un falso negativo. En el caso de la tetratiridiosis la ecografía puede detectar estructuras anormales y el análisis microscópico del líquido abdominal permite detectar los tetratiridios. También es posible el diagnóstico serológico.


Prevención y control de infecciones de Mesocestoides spp.

Es muy conveniente evitar que las mascotas ingieran animales salvajes que podrían estar contaminados, pero muy a menudo esto es muy difícil de lograr.

Antiparasitarios químicos

Las isoquinolinas praziquantel y epsiprantel son eficaces contra las infecciones intestinales. Hay reportes de control eficaz de los tetratiridios abdominales con fenbendazol a dosis mayores que las habituales (p.o. 100 mg/kg q12 horas, al menos duante un mes).

Por ahora no hay ni vacunas ni repelentes contra estos u otros gusanos parásitos de perros y gatos.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace).

Consulte a un médico veterinario para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y epidemiológicas regionales.