Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Onchocerca er un género de gusanos redondos parásitos de animales domésticos y salvajes que pertenecen al grupo de las filarias (Filarioidea). Según las especies se dan en todo el mundo, incluidas partes de Europa y los EE.UU., o mayormente en regiones tropicales y subtropicales

Las especies de mayor importancia veterinaria son:

  • Nódulos de Onchocerca armillata en la pared de la aorta. © J. Kaufmann / Birkhäuser VerlagOnchocerca dukei, Onchocerca ochengi y Onchocerca armillata in bovinos en Africa.
  • Onchocerca gutturosa in bovinos en Australia, Norte de África y Europa.
  • Onchocerca gibsoni in bovinos in Australia, Asia, África del Sur y América del Norte.
  • Onchocerca lupi en perros, en todo el mundo.
  • Onchocerca cervicalis y Onchocerca reticulata en caballos en todo el mundo.
  • Onchocerca raillieti en caballos en África.

Otras especies infectan también a seres humanos. La enfermedad causada por las filarias se conoce como filariasis. La causada por especies del género Onchocerca se denomina oncocercosis.


Localización de Onchocerca

Los órganos predilectos dependen de cada especie:

  • Onchocerca dukei tejidos subcutáneos, muscular y perimuscular en bovinos.
  • Onchocerca ochengi causa nódulos en flancos, ubres y escroto en bovinos.
  • Onchocerca armillata en la túnica media de la aorta en bovinos en bovinos.
  • Onchocerca gutturosa en el ligamentum nuchae y en el tejido conjuntivo alrededor del bazo y del rumen en bovinos.
  • Onchocerca gibsoni causa nódulos subcutáneos en la pechera y en la superficie externa de los cuartos traseros en bovinos.
  • Onchocerca lupi en la esclerótica de los ojos de los perros.
  • Onchocerca cervicalis en el ligamentum nuchae de caballos.
  • Onchocerca reticulata en el tejido conjuntivo del flexor y del ligamento suspensorio del tobillo (espolón), sobre todo en las patas delanteras de caballos
  • Onchocerca raillieti in ligamento cervical (adulto), quistes en el pene y el tejido conjuntivo perimuscular de caballos.

La localización puede variar regionalmente, dependiendo también del comportamiento del hospedador intermediario (cfr. ciclo vital). Las microfilarias en migración se pueden encontrar también en la sangre de modo transitorio.


Descripción de Onchocerca

Los machos adultos de Onchocerca pueden alcanzar hasta 6 cm de longitud. Las hembras pueden llegar hasta más de 50 cm. La cutícula muestra estriaciones transversales y anillos en espiral. Las espículas de los machos son desiguales. Las microfilarias, o sea, las larvas inmaduras de todas las especies, no superan los 0,5 mm.


Biología y ciclo vital de Onchocerca

Los gusanos del género Onchocerca tienen un ciclo vital indirecto. Las hembras son vivíparas. Los hospedadores intermediarios son insectos chupadores de sangre específicos para cada especie. Dípteros del género Culicoides son hospedadores intermediarios de O. gibsoni, y otros dípteros del género Simulium lo son de O. gutturosa y O. dukei. Estos insectos vectores toman microfilarias al chupar la sangre de los hospedadores infectados. Las microfilarias maduran dentro del vector que a su vez las transmite a otros hospedadores. El ciclo completo de la mayoría de las especias no se conoce aún en detalle.

Consulte el artículo sobre Simulium y Culicoides en este sitio (pulse aquí).

Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los nematodos parásitos pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.


Daños, síntomas y diagnóstico de Onchocerca

El daño principal causado por todas estas especies al ganado es que los cueros e incluso toda la canal puede ser decomisada en matadero debido a los repugnantes nódulos. De ordinario, la mayoría de las especies no producen síntomas clínicos. Los nódulos pueden detectarse en las localizaciones predilectas por palpación.

En caballos, Onchocerca cervicalis y Onchocerca raillieti no son patógenos, pero las microfilarias pueden irritar la piel. Onchocerca reticulata puede causar irritación crónica con calcificación y cojera.

En perros se forman nódulos del tamaño de hasta un frijol en la membra esclerótica ocular. 

El diagnóstico depende de cada especie. Los nódulos subcutáneos pueden identificarse por palpación, los que se forman en tejidos más profundos sólo suelen detectarse tras el sacrificio. En caballos, una biopsia de piel completa (>6 mm) debidamente macerada y coloreada puede revelar la presencia de microfilarias bajo el microscopio.


Prevención y control de infecciones Onchocerca

Hay muy poca experiencia sobre la prevención de estas infecciones. En bovinos y caballos, pour-ons con piretroides pueden ofrecer un control de varíos días o semanas contra los vectores. El uso de repelentes contra los vectores puede reducir los ataques de estos insectos y con ello las infestaciones del ganado. Pero apenas hay repelentes que protejan al ganado, caballos o perros durante más de unas horas.

De ordinario no se recomienda el control químico. No obstante, la dietilcarbamazina, un derivado piperazínico, el levamisol y algunos endectocidas (p.ej. la ivermectina) pueden controlar las microfilarias.

Por ahora no hay vacunas que protejan a los animales domésticos haciéndoles inmunes a Onchocerca spp.

Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de Onchocerca spp mediante sus enemigos naturales.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace).

Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

Consulte los artículos sobre el uso correcto de productos antihelmínticos en este sitio (pulse aquí).


Resistencia de Onchocerca spp a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de Onchocerca spp a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada