Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Stephanofilaria stilesi es una especie de gusano redondo (nematodo) del grupo de las filarias que infecta sobre todo al ganado bovino.

Se da en América, Europa Central y del Este, Ubres infectadas con Stephanofilaria stilesi. © J. Kaufmann / Birkhäuser VerlagSiberia y Australia. Otras especies próximas (p.ej. Stephanofilaria zaheeri, Stephanofilaria assamensis) se dan sobre todo en Asia. 

La incidencia es estacional, fuertemente dependiente de la abundancia de las moscas vectoras. En regiones endémicas puede afectar a todos los animales de una propiedad.

La enfermedad causada por este helminto se denomina estefanofilariasis.

Este helminto no afecta a perros, gatos, cerdos, caballos, porcinos, aves ni a seres humanos.


Localización de Stephanofilaria

El órgano predilecto es la piel.


Descripción de Stephanofiliaria

S. Stilesies un gusano pequeño de unos 8 mm de longitud, las hembras son más largas que los machos. Las espículas de los machos son desiguales. Los huevos contienen las larvas (microfilarias) completamente formadas.


Biología y ciclo vital de Stephanofilaria

Las especies de Stephanofilaria tienen ciclos de vida indirectos mal conocidos. En América del Norte y Europa el huésped intermediario de S. Stilesi es la mosca de los cuernos, Haematobia irritans. En otros lugares intervienen otras moscas no picadoras. Las microfilarias infectan al vector al chupar sangre de reses infectadas. En el interior del vector se desarrollan a larvas infectivas que la mosca introduce a su vez en el hospedador al volver a picarle. Los gusanos adultos se encuentran sobre todo en la dermis.

Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los nematodos parásitos del ganado pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.


Daños, síntomas y diagnóstico de Stephanofilaria

Haematobia irritans, vector de Stephanofilaria stilesi sobre un bovinoLos gusanos adultos se establecen en la dermis, mayormente en el vientre a lo largo de la línea central, también en las ubres –sobre todo en la base de los pezones– y en otros lugares, en función del comportamiento de las moscas vectoras. Los gusanos adultos bajo la piel destruyen los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas. Esto irrita enormemente a las reses afectadas que se rascan y frotan intensamente, empeorando las heridas. Al inicio las heridas son pequeñas pero pueden alcanzar dimensiones de 25 cm2 y más en pocos días. También puede darse caída del pelo.

Los cueros se ven degradados o incluso decomisados en matadero. La infección de las ubres puede dificultar considerablemente el ordeñe tanto manual como mecánico, y puede hacer imposible cumplir las normas higiénicas exigidas.

Típicos síntomas de infecciones de Stephanofilaria son lesiones extensas en los sitios predilectos, a veces con pápulas, así como animales que se rascan y frotan contra objetos con gran intensidad. El diagnóstico puede confirmarse por la presencia de microfilarias en frotis de piel profunda, si bien a veces son difíciles de detectar.


Prevención y control no químicos de infecciones de Stephanofilaria

La medida principal para prevenir o reducir las infecciones con Stephanofilaria es controlar las moscas que lo transmiten, en Europa y América del Norte la mosca de los cuernos (Haematobia irritans) que actúa como vector y hospedador intermediario. Pero esto puede ser difícil de lograr donde estas moscas han desarrollado resistencia a los mosquicidas.

Donde el vector es una mosca no picadora se imponen medidas estrictas de gestión del estiércol (eliminarlo o mantenerlo seco) y de limpieza general de las instalaciones, sobre todo eliminar lugares húmedos y todo tipo de basuras y restos orgánicos donde pueden desarrollarse las larvas de las moscas. Aplicar insecticidas para el control de moscas no picadoras no suele controlar las poblaciones de estas moscas.

En lugares de alta incidencia de Stephanofilaria puede ser recomendable mantener el ganado estabulado en las épocas de alta frecuencia de las moscas.

Por ahora no hay vacunas que protejan a los animales domésticos haciéndolos inmunes a Stephanofilaria. Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de Stephanofilaria mediante sus enemigos naturales.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace).

Consulte los artículos en este sitio sobre moscas de los cuernos (Haematobia irritans, pulse aquí), moscas no picadoras (pulse aquí) y sobre mosquicidas (enlace).


Control químico de infecciones de Stephanofilaria

Se sabe poco sobre el control químico de estos nematodos. Algunos reportes sugieren que el triclorfón por vía tópica y el levamisol o la ivermectina inyectables pueden controlar este parásito.

Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

Consulte los artículos sobre el uso correcto de productos antihelmínticos en este sitio (pulse aquí).


Resistencia de Stephanofilaria a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de Stephanofilaria a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada