Dicrocoelium es un género de gusanos planos (duelas, trematodos) que parasita sobre todo al ganado bovino, ovino y caprino en todo el mundo, con prevalencia muy diferente según las regiones y las condiciones climáticas y ecológicas que determinan la abundancia de los hospedadores intermediarios.

Las especies de mayor importancia veterinaria son:

  • Dicrocoelium dendriticum afecta al ganado bovino, ovino, caprino y porcino y a muchos otros rumiantes así como muy ocasionalmente a caballos, perros y gatos y otros carnívoros. Se da en todo el mundo. También se le denomina duela menor del hígado.
  • Dicrocoelium hospes afecta sobre todo al ganado bovino, ovino, caprino. Se da sólo en África. 

La enfermedad causada por las infecciones con este trematodo se conoce como dicroceliosis.

Ejemplar adulto de Dicrocoelium. Imagen tomada de www.uco-bn.frLos animales infectadas con Eurytrema ¿son contagiosas para seres humanos

  • NO. Animales infectados con Eurytrema pancreaticum no son contagiosos para seres humanos, ni por consumo de carne, leche u órganos infectados, ni por contacto con la piel, las heces u otros fluidos corporales. PERO. Los seres humanos pueden contagiarse por ingestión accidental de las langostas que actúan como hospedadores intermediarios (Ver viclo vital abajo).

Localización de Dicrocoelium

Los órganos predilectos de Dicrocoelium son los conductos biliares y vesícula biliar.


Descripción de Dicrocoelium

Los adultos miden hasta 10 mm de largo y 2 de ancho. Su cuerpo es traslúcido lo que permiten ver fácilmente los órganos internos a través de la piel. Tienen dos ventosas en la parte anterior del cuerpo pero carecen de espinas.

Los huevos son ovalados, miden unas 25x40 micras y son de color marrón oscuro. Cada huevo contiene una larva miracidio.


Biología y ciclo vital de Dicrocoelium

Dicrocoelium tiene un ciclo vital indirecto con dos hospedadores intermedios, un caracol y una hormiga.

Huevo de Dicrocoelium. Imagen tomada de Wikipedia CommonsLos huevos producidos por los adultos llegan al intestino a través de la bilis y se expulsan con las heces. Una vez al exterior son consumidos por pequeños caracoles terrestres (p.ej. Theba spp., Zebrina spp. o Cionella spp. para D. dendriticum; Limicolaria spp. o Achatina spp. para D. hospes). Al poco de ser ingeridos, de los huevos eclosionan los miracidios, aún en el intestino del caracol. Éstos atraviesan la pared intestinal, penetran en la cavidad corporal y se desarrollan a esporocistos que a su vez producen cada uno hasta 100 esporocistos hijos. En cada esporocisto se pueden desarrollar hasta 60 cercarias en los 4 meses que se siguen a la infección del caracol. Estas cercarias son expulsadas del caracol con el moco que produce en forma de pequeñas bolitas pegajosas de hasta 10 mm que quedan adheridas a la vegetación.

Varias especies de hormigas (p.ej. Formica spp. o Lasius spp. para D. dendriticum; Dorylus spp. o Cematogaster spp. para D. hospes) consumen estas bolitas de moco que pueden contener hasta 100 cercarias. Dentro de las hormigas, las cercarias se desarrollan a metacercarias infectivas y de ordinario permanecen en su abdomen. Pero algunas metacercarias emigran al cerebro de la hormiga. En él forman un quiste que hace que la hormiga se fije firmemente con las mandíbulas a la vegetación, de donde el ganado las ingiere al pastar.

Una vez en el hospedador final, la digestión de las hormigas libera las metacercarias que emigran al hígado a través del conducto biliar (colédoco), no atravesando tejidos como hacen las duelas del hígado. Tras unas 8 a 12 semanas, las metacercarias completan su desarrollo a adultos que comienzan a producir huevos. Los adultos se nutren de la bilis y no del tejido hepático.

Si no está familiarizado con la biología general de los trematodos parásitos pulse aquí para consultar el artículo correspondiente en este sitio.


Daños, síntomas y diagnóstico de Dicrocoelium

Caracol del género Theba, hospedador intermediario de Dicrocoelium. Imagen tomada de Wikipedia CommonsDicrocoelium puede causar graves daños al hígado. Irrita los conductos biliares y provoca su dilatación e inflamación crónica, que a menudo termina en cirrosis. También puede darse edema y anemia por pérdida de sangre.

Las infecciones con Dicrocoelium no suelen ser tan dañinas como las Fasciola hepatica, y es raro que haya muertes. El perjuicio económico principal proviene de la condena de los hígados en matadero y de la disminución de la productividad del ganado (carne, leche, etc.) debida a la enfermedad.

Las infecciones conDicrocoelium pueden no provocar síntomas clínicos. Infecciones masivas pueden causar pérdida de peso y anemia. El diagnóstico se confirma con la detección de huevos en las heces.


Prevención y control no químicos de infecciones de Dicrocoelium

Hormiga del género Lasius, hospedador intermediario de Dicrocoelium. Imagen tomada de Wikipedia CommonsEs imposible limpiar los pastos de las hormigas que actúan como hospedadores intermediarios y que son ingeridas por el ganado. El uso de insecticidas para este uso está totalmente desaconsejado, pues las hormigas ejercen funciones ecológicas insustituibles en cualquier ecosistema, y un insecticida mataría no sólo a las hormigas sino a un número enorme de especies beneficiosas.

Por otro lado, como este trematodo infecta a todo tipo de animales domésticos y salvajes, aunque se lograra eliminarlo del ganado, los pastos acabarían reinfectándose poco después.

La medida preventiva fundamental es mantener la población de caracoles lo más baja posible. Como se trata de caracoles terrestres, no acuáticos, pero que necesitan humedad para desarrollarse, reducir la humedad en los pastos mediante drenajes adecuados es la medida más importante y eficaz. También se recomienda el pastoreo rotativo y otras medidas apropiadas de manejo de pasturas. En regiones endémicas no debe cortarse el heno de forraje por la mañana, pues está aún húmedo.

Por ahora no hay vacunas que protejan a los animales domésticos haciéndolos inmunes a Dicrocoelium spp.

Por ahora no hay métodos de control biológico de Dicrocoelium spp mediante sus enemigos naturales. Pero sí hay posibilidades de combatir las moscas con métodos biológicos, según las condiciones concretas de explotación y manejo de la propiedad: pulse aquí para saber más.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace).

Consulte los artículos sobre las medidas de prevención de infecciones en este sitio (pulse aquí).


Control químico de infecciones de Dicrocoelium

Algunos benzimidazoles (p.ej. el albendazol, triclabendazol) y probenzimidazoles (p.ej. el netobimín) son eficaces contra los adultos de Dicrocoelium. También el praziquantel parece ser eficaz contra estos trematodos. No obstante la dosis puede ser diferente de la usual.

Otros antihelmínticos de amplio espectro (p.ej. levamisol, endectocidas) no son eficaces contra este trematodo.

Apenas hay fasciolicidas aprobados para el control de estos parásitos en porcinos, caballos, perros o gatos, por la simple razón de que son muy infrecuentes en esos hospedadores.

El uso de molusquicidas para controlar los caracoles vectores es rara vez eficaz en controlar al gusano, porque los caracoles se reproducen muy fácilmente y reinfestan los pastos con gran rapidez. De ordinario resulta además excesivamente costoso como para que lo justifique el pequeño beneficio económico derivado del control de Dicrocoelium en el ganado. Además, a excepción de la niclosamida, la mayoría de los molusquicidas causan daños ecológicos considerables. De hecho esos compuestos están autorizados en pocos países y donde lo están es como ayuda para el control de la esquistosomiasis (también llamada bilharziasis) humana.

Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

Consulte los artículos sobre el uso correcto de productos antihelmínticos en este sitio (pulse aquí).


Resistencia de Dicrocoelium spp a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de Dicrocoelium spp a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada