Cysticercus cellulosae es el estadio inmaduro (cistocercoide, metacestodo) de la solitaria humana, Taenia solium, en el ganado porcino.

Se dn en todo el mundo donde se consume carne de cerdo, sobre todo en regiones rurales o poco desarrolladas con instalaciones sanitarias insuficientes.

Cysticercus cellulosae no afecta a bovinos, ovinos, caprinos, caballos, perros, gatos ni aves domésticas.Segmento de un adulto de Taenia solium, la solitaria humana. Imagen tomada de Wikipedia commons

La enfermedad causada por cisticercos de esta y otras especies se denomina cisticercosis.

Los animales infestados con Cysticercus cellulosae ¿son contagiosos para seres humanos

  • SÍ. Los seres humanos pueden infectarse con Taenia solium al consumir carne u otros óganos de animales contaminados con Cysticercus cellulosae. El simple contacto con animales contaminados, sus heces u otros fluidos corporales no es contagioso.

Localización de Cysticercus cellulosae

Los cisticercos forman quistes sobre todo en la carne (músculo esquelético) y en el músculo cardíaco de los cerdos.


Descripción de Cysticercus cellulosae

Los quistes tienen un tamaño de 5 a 18 mm, son de color blanquecino y contienen on protoescólex con un collar de ganchos.

Los cerdos infectados pueden llevar dozenas de tales quistes. Varios meses tras la infección los quistes mueren y se calcifican.


Biología y ciclo vital de Cysticercus cellulosae

Los cerdos se infectan ingiriendo huevos o proglotis cargadas de huevos excretados con las heces de seres humanos infectados. Estos proglotis contienen embrióforos que liberan oncosferas que a su vez emigran a los músculos y al corazón a través del sistema sanguíneo. Dos o 3 meses tras la ingestión se desarrollan los cisticercos que permanecen infectivos durante hasta 2 años.

Los seres humanos se infectan consumiendo carne de cerdo contaminada. En el intestino humano se liberan los cisticercos, donde el gusano se fija a la pared intestinal mediante el escólex. El periodo de prepatencia es de 7 a 8 semanas.

Si no está familiarizado con la biología general de los cestodos pulse aquí.


Daños, síntomas y diagnóstico de Cysticercus cellulosae

El ganado no sufre de ordinario perturbaciones fisiológicas graves debidas a la infección con cisticercos. El daño económico proviene de la condena de la canal en matadero y puede ser considerable. En los seres humanos el daño depende del número y la localización de los cisticercos. Si se instalan en el sistema nervioso (neurocisticercosis) es una enfermedad grave, frecuentemente mortal.

C. cellulosae no produce síntomas en porcinos. El diagnóstico sólo es posible post-mortem al examinar la canal, o con métodos inmunológicos (ELISA) en el ganado vivo.


Prevención y control de infecciones de Cysticercus cellulosae

Debe evitarse que los perros y otros carnívoros coman carne o vísceras crudas o cadáveres de otros animales. Los seres humanos no deben consumir carne sin cocinar. Los acopios de grano y pienso deben guardarse cubiertos. Perros y gatos deben mantenerse alejados de edificios empleados como almacén de piensos.

De ordinario no están indicados los tratamientos curativos del ganado. Hay reportes de eficacia del albendazol y el praziquantel, pero sólo a dosis superiores a las habituales (¡ojo al margen de seguridad!) y con resultados no fiables.

Por ahora no hay vacunas que protejan a los animales domésticos haciéndolos inmunes a este parásito. Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de este parásito mediante sus enemigos naturales.

Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

Consulte los artículos sobre el uso correcto de productos antihelmínticos en este sitio (pulse aquí).


Resistencia de Cysticercus cellulosae a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de Cysticercus cellulosae a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

 Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada