Cysticercus tenuicollis son los cisticercos (estadios inmaduros) de la Taenia hydatigena del perro en ovinos, caprinos, bovinos, y ocasionalmente también porcinos y equinos (caballos, asnos, etc.) que actúan todos como hospedadores intermediarios. Se dan en todo el mundo. La prevalencia puede ser muy elevada en algunas regiones donde hasta el 80% de los ovinos pueden estar infectados.

Quiste de cuello estrecho de Cysticercus tenuicollis en la serosa de un ovino. © J. Kaufmann / Birkhäuser VerlagLa enfermedad causada por cisticercos de esta y otras especies se denomina cisticercosis.


Localización de Cysticercus tenuicollis

Los cisticercos se encuentran en el omento, en el mesenterio abdominal y en la superficie de varios órganos abdominales, sobre todo en el hígado. Los adultos se dan en el intestino delgado de perros y otros cánidos (lobos, hienas, etc.).


Descripción de Cysticercus tenuicollis

Los cisticercos maduros miden hasta 8 cm, tienen un cuello largo y delgado y contienen un único escólex.


Biología y ciclo vital de Cysticercus tenuicollis

El ganado se infecta ingiriendo huevos o proglotis cargadas de huevos excretados con las heces de perros infectados. Los huevos eclosionan el intestino delgado y las oncosferas alcanzan el hígado por la vena porta. En el hígado, los embriones emigran a través del tejido hepático hacia la superficie del órgano (serosa) durante unos 30 días. Producen hemorragias a su paso. Tras unos 35 a 50 días maduran los cisticercos que se instalan en la superficie del hígado o de otros órganos. El ciclo sólo se completa en cánidos.

Si no está familiarizado con la biología general de los cestodos pulse aquí.


Daños, síntomas y diagnóstico de Cysticercus tenuicollis

La migración en el hígado de gran número de larvas puede causar perjuicios graves asociados con hepatitis traumática, anemia, fiebre, pérdida del apetito e incuso muertes, sobre todo en corderos y lechones. Los cisticercos en la cavidad abdominal no producen síntomas. El daño económico mayor proviene de la condena de órganos en matadero.

El diagnóstico sólo es posible post-mortem al descubrir los cisticercos. Los métodos inmunológicos en animales vivos pueden ser no específicos.


Prevención y control de infecciones de Cysticercus tenuicollis

Los órganos decomisados en matadero no deben darse a los perros. Debe evitarse que los perros y otros carnívoros coman carne o vísceras crudas o cadáveres de otros animales. Los seres humanos no deben consumir carne sin cocinar. Los acopios de grano y pienso deben guardarse cubiertos. Perros y gatos deben mantenerse alejados de edificios empleados como almacén de piensos.

Por ahora no hay vacunas que protejan a los animales domésticos haciéndolos inmunes a estos helmintos.

Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de Cysticercus tenuicollis spp mediante sus enemigos naturales. 

De ordinario no está indicado tratar el ganado con productos antihelmínticos. Sí que se pueden tratar los perros para evitar que propaguen los huevos. Para ello pueden emplearse varios cestodicidas como bitionol, niclosamida, praziquantel, etc.

Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

Consulte los artículos sobre el uso correcto de productos antihelmínticos en este sitio (pulse aquí).


Resistencia de Cysticercus tenuicollis spp a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de este helminto a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada