¿Qué son los benzimidazoles?

Estructura química de algunos benzimidazoles. 1: grupo común bezimidazol; 2: tiabendazol; 3: fenbendazol; 4: albendazolLos benzimidazoles son antiparasitarios internos que se usan abundantemente para el control de gusanos endoparásitos del ganado en bovinos, ovinos, caprinos, porcinos y aves, y como desparasitantes para perros y gatos.

También se emplean en la agricultura para el control de nematodos parásitos de diversos cultivos.

Los benzimidazoles más importantes para uso en el ganado y las mascotas son los siguientes (los enlaces remiten a las fichas técnicas en este sitio):

Todos los benzimidazoles son nematicidas (excepto el triclabendazol). Varios también tienen efecto cestodicida o tenicida( p.ej. el fenbendazol y el oxfendazol); y uno (el albendazol) también es fasciolicida.

Los benzimidazoles se introdujeron al principio de los años 60 del siglo pasado. Los primeros compuestos eran muy eficaces contra adultos y larvas de la mayoría de los nemátodos gastrointestinales del ganado. Se trata del tiabendazol, el parbendazol, el oxibendazol y el mebendazol.

Posteriormente, a finales de los años 70 del siglo pasado, se introdujeron benzimidazoles de amplio espectro más modernos como el albendazol, el fenbendazol, el oxfendazol y el ricobendazol eficaces también contra larvas inhibidas así como contra nematodos pulmonares y cestodos, pero no contra las Fasciolas, a excepción del albendazol, eficaz contra las Fasciolas adultas.

Por lo que se refiere al espectro de actividad, el triclabendazol es una excepción entre los benzimidazoles pues es eficaz contra adultos y todos los estadios de desarrollo de las Fasciolas, pero no contra nematodos ni cestodos.

Otros nematicidas como el febantel, el netobimín y el tiofanatose conocen como pro-benzimidazoles (o pre-benzimidazoles) porque, poco después de ser administrados y ya en el cuerpo del hospedador, se transforman (sobre todo en el hígado) en un benzimidazol que es el que aporta la eficacia antihelmíntica. El febantel se transforma en fenbendazol, el netobimín en albendazol, y el tiofanato en un compuesto benzimidazólico no comercializado como tal. Los pro-benzimidazoles suelen ser más solubles en agua y por tanto de más fácil formulación y administración. También parece que se absorben mejor que los benzimidazoles correspondientes.


Formulaciones de los benzimidazoles

Todos los benzimidazoles son eficaces contra nematodos (izda), algunos también contra cestodos (dcha) y el albendazol también contra las fasciolas (centro)Todos los benzimidazoles son muy poco solubles en agua, por lo que la mayoría de las formulaciones comerciales para el ganado son orales líquidas en forma de suspensiones para administración oral (en inglés drench) o intraruminal mediante aplicadores especiales.

Para porcinos y aves son también numerosos los aditivos para los piensos (pellets, granulados, polvos, bloques minerales).

También hay benzimidazoles inyectables (sobre todo el ricobendazol) y en cápsulas o bolos intraruminales, si bien estos últimos han desaparecido ampliamente. Son también muy comunes las mezclas de benzimidazoles con otros antihelmínticos fasciolicidas o cestodicidas.

Para las mascotas se emplean mucho formulaciones orales sólidas (p.ej. tabletas) o líquidas.


Marcas comerciales de antiparasitarios con benzimidazoles

Puede consultar en este sitio las fichas técnicas de las marcas comerciales de antiparasitarios con benzimidazoles más extendidas en la ganadería (algunos productos también indicados para mascotas):

  • Suspensiones orales o intraruminales:
    • Con ALBENDAZOL al 10% o menos (enlace)
    • Con ALBENDAZOL a más del 10% (enlace)
    • Con FENBENDAZOL (enlace)
    • Con TRICLABENDAZOL (enlace)
    • Con OTROS BENZIMIDAZOLES (enlace)
    • Con MEZCLAS (enlace), algunas con benzimidazoles.
  • Aditivos o premezclas:
    • Con FENBENDAZOL (enlace)
    • Con OTROS BENZIMIDAZOLES (enlace)
    • Con mezclas (enlace), algunas con benzimidazoles
  • Inyectables (enlace), fundamentalmente con ricobendazol = sulfóxido de albendazol
  • Orales sólidos (enlace): tabletas, etc., para el ganado o aves, algunos con benzimidazoles

Mecanismo de acción de los benzimidazoles

Los benzimidazoles se acoplan a la tubulina, una proteína estructural de los microtúbulos celulares que son organelos celulares esenciales en todo tipo de organismos. Los microtúbulos actúan en la secreción de la mayoría de las enzimas digestivas y los benzimidazoles impiden su funcionamiento normal. Como consecuencia se perturba el proceso digestivo de los gusanos que acaban muriendo, por así decirlo, de hambre.


Farmacocinética de los benzimidazoles

Los primeros benzimidazoles (p.ej. tiabendazol, parbendazol) apenas se absorben del intestino del hospedador a sangre, probablemente debido a su escasa solubilidad en agua. Esto limita su eficacia contra gusanos no intestinales (p.ej. los pulmonares). Otros benzimidazoles (p.ej. el albendazol) son más solubles en agua y penetran con más facilidad en el flujo sanguíneo del hospedador a través del cual alcanzan a los gusanos en otros órganos distintos del intestino.

La retención de los benzimidazoles en el rumen en vez de pasar directamente al cuajar aumenta su absorción a sangre y su eficacia antihelmíntica. Por ello, todo lo que impida el paso de los benzimidazoles por el rumen puede afectar negativamente la eficacia de los benzimidazoles.

Por regla general, los benzimidazoles no tienen efecto residual, es decir, matan a los gusanos presentes en el hospedador durante unas horas tras la administración. Después se excretan rápidamente, sobre todo a través de las heces y, los más solubles, también a través de la orina.


Seguridad de los benzimidazoles

Los benzimidazoles tienen mucha más afinidad por la tubulina de las células de los helmintos que por la de las células de los mamíferos. Esto permite que, a la dosis terapéutica, maten a los gusanos sin dañar al hospedador. De ordinario la tolerancia del ganado es buena, incluso en animales jóvenes o debilitados. Sus índices de seguridad oscilan entre 3 y más de 20.

Los benzimidazoles no se fijan a los tejidos del hospedador y se excretan rápidamente, lo que permite tiempos de espera o periodos de carencia de entre 1 y 4 semanas, en función del compuesto y de la formulación. No obstante, normalmente no están autorizados para el uso en vacas lecheras en producción cuya leche está destinada al consumo humano.

El albendazol, el cambendazol y el parbendazol administrados a hembras preñadas pueden ser teratogénicos para los corderos y otros mamíferos.

Para más detalles sobre la seguridad de los benzimidazoles consulte las fichas toxicológicas de los compuestos más empleados en el ganado, perros y gatos:


Resistencia de los helmintos a los benzimidazoles

La resistencia a los benzimidazoles está ya muy extendida, sobre todo entre los nematodos gastrointestinales (Chabertia, Cooperia, Haemonchus, Nematodirus, Oesophagostomum, Teladorsagia=Ostertagia, Trichostrongylus) en ovinos, caprinos y bovinos, si bien la situación en ovinos es mucho más preocupante, pues está más extendida y alcanza niveles más elevados. No hay problemas de resistencia en porcinos, perros y gatos.

Hay países como Australia, Brasil, Francia y Uruguay con un 80% y más de propiedades afectadas por la resistencia de los nemátodos gastrointestinales a los benzimidazoles en ovinos, y en otros países (p.ej. Argentina, México, Nueva Zelanda, Paraguay) son cerca del 50% las propiedades afectadas.

En la mayoría de los casos, la resistencia a uno de lo benzimidazoles confiere resistencia a prácticamente todos los benzimidazoles, si bien el nivel de resistencia puede diferir de un compuesto a otro.

En algunos países hay ya cepas de nematodos gastrointestinales multiresistentes, es decir conjuntamente resistentes a los benzimidazoles y a una o más de las otras clases químicas principales de antihelmínticos, es decir, los endectocidas y el levamisol.

También hay casos en bovinos de resistencia a los benzimidazoles de Dictyocaulus, el gusano pulmonar más importante, pero su extensión y niveles son notablemente menores que los de los nematodos gastrointestinales.

La resistencia de Fasciola hepatica al triclabendazol y al albendazol está ya bastante extendida en ovinos en Europa, Australia y Nueva Zelanda. También hay casos en bovinos, y recientemente se ha reportado el primer caso en bovinos en Argentina.

Consulte también los articulos en este sitio sobre la resistencia de nematodos gastrointestinales (enlace) y de Fasciola hepatica (enlace) a los antihelmínticos.


Otros artículos relacionados en este sitio

Consulte los artículos sobre las medidas de prevención de infecciones con helmintos (pulse aquí) y sobre el uso correcto de productos antihelmínticos (pulse aquí).

Para una introducción general a los endoparasiticidas antihelmínticos veterinarios pulse aquí.