Sustancias activas y espectro de actividad de los endectocidas

Fórmula molecular de la ivermectina. Imagen tomada de www.medicinescomplete.comLos endectocidas de empleo en el ganado (bovinos, ovinos, caprinos, porcinos, etc.) y en las mascotas son antiparasitarios internos y externos que pertenecen todos al grupo químico de las lactonas macrocíclicas.

Su eficacia en cuanto antihelmínticos es exclusivamente nematicida, sobre todo contra los nematodos gastrointestinales (Haemonchus, Ostertagia, Trichostrongylus, etc.) y los pulmonares (Dictyocaulus, etc.). Es decir, no tienen efecto contra los cestodos o tenias ni contra los trematodos (p.ej. Fasciola).

Los endectocidas son compuestos derivados de productos naturales obtenidos por fermentación de microorganismos del suelo del género Streptomyces. La mayoría no se fabrican por síntesis química clásica, sino que primero se producen por fermentación grandes cantidades de dichos organismos, de ellos se extrae el precursor de las sustancias activas, y este precursor se elabora químicamente hasta convertirlo en la sustancia activa.

Los endectocidas más utilizados en veterinaria son los siguientes:

* LD50 oral agudo ratas en mg/kg usando agua como vehículo (** usando aceite): indicador de la toxicidad; cuanto menor la cifra, tanto más tóxico.

La eprinomectina es el único endectocida autorizado para el uso en ganado lechero pues produce muchos menos residuos en leche que los demás

Algunos de estos endectocidas (p.ej. la abamectina y la ivermectina) se emplean también en la agricultura.

El primer endectocida introducido en el mercado para bovinos, ovinos y porcinos fue la ivermectina, en los años 80 del siglo pasado. Puede decirse que esta sustancia activa supuso un avance enorme y una revolución en el control de los parásitos veterinarios. Durante muchos años fue y sigue siendo la sustancia activa parasiticida más vendida en el mundo. Seguidamente se introdujeron otros endectocidas para el ganado como la abamectina, la moxidectina, la doramectina y la eprinomectina, y otras sólo para mascotas como la milbemicina oxima y la selamectina.

A concentraciones muy bajas son eficaces contra la mayoría de los helmintos nemátodos gestrointestinales y pulmonares, incluidas las larvas inhibidas, así como contra numerosos nemátodos cutáneos y muchos ectoparásitos (piojos, ácaros, miasis etc.). No son eficaces ni contra trematodos (p.ej. Fasciola) ni contra cestodos o tenias.

La ivermectina, la abamectina y otras lactonas macrocíclicas se emplean también en la agricultura para el control de insectos, ácaros y gusanos parásitos de numerosos cultivos.

Para consultar el artículo sobre los endectocidas como ectoparasiticidas pulsar aquí.


Formulaciones de los endectocidas

Los endectocidas están disponibles en formulaciones inyectables, orales líquidas (drench) o sólidas(p.ej. tabletas), en forma de aditivos para los piensos o el agua, en forma de pour-on o de pipetas (=spot-on) de vertido directo listo para el uso, y en forma de bolos o cápsulas intraruminales de liberación lenta, si bien éstos últimos han desaparecido en muchos lugares sustituidos por los inyectables de larga duración.

Algunas formulaciones incluyen otras sustancias activas fasciolicidas o cestodicidas para ampliar el espectro de acción.

Para caballos se evitan los inyectables de endectocidas como la ivermectina. La razón es que, cuando se introdujo la ivermectina hace unos 30 años, se vió que los caballos desarrollan infecciones de clostridios (por contaminación de las agujas) en el lugar de la inyección, mucho más fácilmente que el ganado, así como otras complicaciones indeseadas. Además, también la farmacocinética de la ivermectina inyectable en caballos es diferente que en otros animales. Por todo ello se desarrollaron las pastas orales para equinos que no tienen ese inconveniente.


Marcas comerciales de antiparasitarios con endectocidas

Puede consultar en este sitio las fichas técnicas de marcas comerciales de antiparasitarios con endectocidas más extendidas en la ganadería (algunos productos también indicados para mascotas):

  • Inyectables:
    • Con IVERMECTINA al 1% (enlace): la formulación clásica, todos genéricos del mítico IVOMEC
    • Con IVERMECTINA del 1 al 3% LA (enlace) de larga duración
    • Con IVERMECTINA a más del 3% (enlace) de larga duración
    • Con mezcla de IVERMECTINA + CLORSULÓN (enlace)
    • Con mezcla de IVERMECTINA + anabolizante (enlace)
    • Con otros endectocidas: (enlace)
    • Con mezclas (enlace), algunas con ivermectina u otros endectocidas
  • Pour-ons (sobre todo ivermectina) (enlace)
  • Aditivos para piensos (enlace)
  • Orales 
    • Sólo con endectocida (enlace)
    • Con mezclas (enlace), algunas con ivermectina u otros endectocidas

Mecanismo de acción de los endectocidas

Fórmula molecular de la moxidectina. Imagen tomada de www.medicinescomplete.comLos endectocidas actúan sobre los receptores GABA de las células del sistema nervioso: bloquean la transmisión del impulso nervioso lo que conduce a la parálisis y muerte del parásito o expulsión del cuerpo del hospedador. También afectan a la reproducción de algunos parásitos lo que produce una disminución de la oviposición, esterilidad, u oogénesis anormal.


Farmacocinética de los endectocidas

Una vez incorporada al organismo del hospedador por inyección, ingestión o aplicación sobre la piel, la sustancia activa alcanza rápidamente el flujo sanguíneo por el que se distribuye por todo el cuerpo. Esto le permite alcanzar a los parásitos en cualquier órgano, no sólo en el intestino, también cuando no son chupadores de sangre.

Además de su alta eficacia, los endectocidas ofrecen un poder residual sustancialmente mayor que el de la mayoría de los otros antihelmínticos sintéticos clásicos, que en las formas orales clásicas es sólo de unos pocos días. La duración de este efecto residual depende de cada parásito, pero también de cada compuesto, de su formulación y de la dosis administrada. Los endectocidas inyectables estándar ofrecen entre 3 y 4 semanas de efecto residual, y los inyectables de larga duración (LA) pueden procurar hasta 3 meses de protección.

La mayor parte de la sustancia activa se excreta por las heces, y la parte metabolizada es muy pequeña.


Seguridad de los endectocidas

La mayoría de los endectocidas ofrecen un índice de seguridad de 10 o mayor, y son bien tolerados por el ganado y las mascotas, incluidos animales jóvenes, preñados o debilitados. En mamíferos, los receptores GABA afectados por los endectocidas sólo se dan en el sistema nervioso central y los endectocidas no atraviesan la barrera sangre-cerebro en mamíferos, es decir son mucho menos nocivos para el ganado que para los parásitos. Por ello disfrutan de un amplio margen de seguridad en su uso en ganado y mascotas.

No obstante, hay razas de perros que no toleran bien las lactonas macrocíclicas como doramectinaivermectina, milbemicina oxima, moxidectina, selamectina, ni la emodepsida (ni otros medicamentos no antiparasitarios) y, a dosis mayores de las recomendadas pueden presentar problemas de tolerancia más o menos graves. Por ello la dosificación debe hacerse lo más exactamente posible. Se trata sobre todo de los Collies y razas próximas, que tienen una mutación (en el gen MDR-1) que afecta a la barrera sangre-cerebro que hace que ciertos medicamentos de ordinario no entren en el cerebro de los mamíferos. Además de los Collies también otras razas han mostrado problemas similares: Bobtail, Border Collie, Collie Barbudo, McNab, Galgo Silken, Galgo Whippet, Pastor Australiano, Pastor Blanco Suizo, Pastor Inglés, Pastor Shetland, Wäller, si bien la mutación defectuosa no se ha confirmado aún en todas estas razas.

El tiempo de espera entre el tratamiento y el sacrificio del ganado varía entre unas 2 semanas para eprinomectina y de 5 a 6 semanas para la mayoría de los compuestos a la dosis normal. Para las formulacions de larga duración (LA) el tiempo de espera es de ordinario de 12 semanas o más.

Aproximadmente un 5% de la dosis administrada puede excretarse por la leche en ganado en lactación. Esto hace que la mayoría de los endectocidas no estén aprobados para uso en ganado lechero en lactación cuya leche está destinada al consumo humano, con la notable excepción de la eprinomectina.

Para algunos endectocidas (p.ej. ivermectina), la concentración de la sustancia activa excretada en las heces puede afectar a algunos organismos coprófagos (que viven en los excrementos), p.ej. los escarabajos peloteros, y se ha escrito mucho sobre el riesgo que esto puede implicar a largo plazo. No obstante, tras más de 20 años de uso masivo de endectocidas en la ganadería no consta que haya habido efectos ecológicos graves de este tipo.

Para más detalles sobre la seguridad de los endectocidas consulte las fichas toxicológicas de los compuestos endectocidas más empleados en el ganado, perros y gatos:

  • abamectina enlace, en ganado, perros y gatos
  • doramectina enlace, sólo en ganado
  • eprinomectina enlace, sólo en ganado
  • ivermectina enlace, en ganado, perros y gatos
  • milbemicina oxima enlace, sólo en perros y gatos
  • moxidectina enlace, en ganado, perros y gatos
  • selamectina enlace, sólo en perros y gatos


Resistencia de los helmintos a los endectocidas

Ejemplares de Haemonchus en el estómago de un ovinoLa resistencia a los endectocidas está ya muy extendida, sobre todo entre los nematodos gastrointestinales (Chabertia, Cooperia, Haemonchus, Nematodirus, Oesophagostomum, Ostertagia = Teladorsagia, Trichostrongylus) en ovinos, caprinos y bovinos, si bien la situación en ovinos es la más preocupante, pues está más extendida y alcanza niveles más elevados.

La extensión de la resistencia a los endectocidas es algo menor que la de la resistencia a los benzimidazoles, pero no deja de alcanzar niveles muy elevados, como p.ej. en Argentina, Australia, Brasil y Uruguay donde son ya más del 50% las propiedades afectadas por la resistencia de los nemátodos gastrointestinales a los endectocidas.

En la mayoría de los casos, la resistencia a uno de los endectocidas confiere resistencia a prácticamente todos los endectocidas, si bien el nivel de resistencia puede diferir de un compuesto a otro.

En algunos países hay ya cepas de nematodos gastrointestinales multiresistentes, es decir conjuntamente resistentes a los endectocidas y una o más de las otras clases químicas principales de antihelmínticos, es decir los benzimidazoles y el levamisol.

Consulte también el articulo en este sitio sobre la resistencia de nematodos gastrointestinales del ganado a los antihelmínticos (enlace).

En mascotas se ha confirmado en los EE.UU. (sobre todo en Louisina) la resistencia a la ivermectina en microfilarias de Dirofilaria spp, el gusano del corazón, muy probablemente con resistencia cruzada a todas las lactonas macrocíclicas (endectocidas).


Otros artículos relacionados en este sitio

Consulte los artículos sobre las medidas de prevención de infecciones con helmintos (pulse aquí) y sobre el uso correcto de productos antihelmínticos (pulse aquí).

Para una introducción general a los endoparasiticidas antihelmínticos veterinarios pulse aquí.

Otros artículos en este sitio