Syngamus trachea es una especie de gusano redondo (nematodo) que infecta a numerosas especies de aves domésticas y silvestres en todo el mundo.

Ejemplares adultos de Syngamus trachea en una tráquea disecada. Imagen tomada de Wikipedia CommonsSon gusanos del sistema respiratorio muy dañinos y frecuentes en aves, sobre todo si tienen acceso al exterior.

La enfermedad causada por las infecciones con estos nematodos se denominan singamiasis o singamiosis, que es un tipo concreto de nematodosis (infección por nematodos).

Syngamus trachea no afecta a bovinos, ovinos, caprinos, porcinos, caballos, perros ni gatos.

Las aves infectadas con Syngamus trachea ¿son contagiosas para seres humanos

  • No. No hay ninguna evidencia de que estos gusanos infecten a seres humanos.

Localización de Syngamus trachea

El órgano predilecto de Syngamus trachea son la tráquea y los bronquios, raramente los pulmones y sacos aéreos.


Descripción de Syngamus trachea

Huevo de Syngamus trachea. Imagen tomada de http://www.tierarzt-sudhoff.deSyngamus trachea es un gusano de tamaño medio. Los machos alcanzan hasta 6 mm, y las hembras hasta 2 cm de largo. Son de color rojo vivo. La boca tiene forma de copa.

Típico del género es la copulación permanente de machos y hembras, lo que les da el aspecto de horquilla, por lo que también se le conoce como gusano horquilla.

Los huevos miden unas 45x80 micras, son de forma elíptica con envuelta gruesa y opérculos en los extremos. Contienen hasta 16 blastómeros.


Biología y ciclo vital de Syngamus trachea

Syngamus trachea tiene un ciclo vital directo, pero con numerosos hospedadores facultativos de transporte como lombrices de tierra, caracoles y limacos e insectos (p.ej. moscas). Y se sabe que la transmisión de la infección a las aves está muy a menudo asociada con la ingestión de tales hospedadores intermediarios.

Lombriz de tierra, hospedator intermediario de Syngamus trachea. Imagen tomada de Wikipedia CommonsEn los huevos excretados con las heces se desarrollan las larvas infectivas L3 en 8 a 16 días. Estos huevos con larvas infectivas son ingeridos por las aves o por hospedadores intermediarios. En estos hospedadores las larvas no continúan su desarrollo sino que se enquistan. Los quistes pueden permanecer viables y por tanto infectivos durante años.

Las aves se infectan por la ingestión de alimento o agua contaminados por huevos o de vectores intermediarios infectados. Una vez al interior del hospedador final, las larvas L3 atraviesan la pared intestinal, penetran en las venas mesentéricas y, a través del hígado y el corazón, llegan a los pulmones en unas 24 horas tras la infección, donde mudan dos veces. Poco después de la última muda (unos 6 días tras la infección) comienzan la copulación y la migración a la tráquea, donde se fijan a la pared para chupar la sangre. El periodo de prepatencia es de unos 12 a 14 días. Algunas larvas pueden también llegar a los pulmones por migración activa directa a través de la cavidad corporal, lo que prolonga el periodo de prepatencia.

Muchas aves silvestres están infectadas y son la principal causa de infección de las aves domésticas, sobre todo en cría tradicional con acceso al exterior.

Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los nematodos parásitos del ganado pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.


Daños, síntomas y diagnóstico de Syngamus trachea

Syngamus trachea es altamente patógeno en aves de cría tradicional, sobre todo en animales jóvenes. En estas explotaciones donde las aves tienen acceso al exterior, el riesgo es mayor si tienen acceso a hábitats húmedos en los que proliferan los caracoles o babosas vectores. Son especialmente frecuentes en críaderos de faisanes. Es muy raro que haya brotes en explotaciones aviares industriales. En países de clima frío las infecciones se dan fundamentalmente durante el final de la primavera y el verano, cuando retoma la actividad de los vectores.

Syngamus trachea es un gusano que chupa sangre (hematófago). Los síntomas incluyen tos, estornudos y problemas respiratorios. Las aves intentan en vano echar los parásitos sacudiendo fuertemente la cabeza. Poco después de esta fase las aves muestran un "bostezo" típico con ruidos respiratorios. Además se da inapetencia, apatía, y pérdida de peso. Puede darse también anemia. Las fatalidades, que pueden ser numerosas en aves jóvenes, suelen ocurrir por asfixia debida a la obstrucción de la tráquea por gusanos y mucosidades.

El diagnóstico puede confirmarse en aves jóvenes por observación directa en la tráquea: para ello retirar las plumas, tirar de la piel del cuello, y observar el cuello contra una luz fuerte: pueden observarse los gusanos adultos al interior de las tráquea. Otro modo de confirmar el diagnóstico es mediante la detección de huevos directamente en el moco traqueal o en las heces tras flotación.


Prevención y control de las infecciones de Syngamus trachea

Como medidas preventivas se recomiendan mantener seca la paja o cama de las aves, o su cambio frecuente en explotaciones intensivas, y en aves con acceso al aire libre eliminar los lugares húmedos o imposibilitar el acceso a ellos de las aves. Aunque en explotaciones tradicionales es casi imposible evitar la presencia de vectores de transporte. En las jaulas al exterior deben instalarse rejillas o mallas para evitar el contacto con aves silvestres infectadas.

Por ahora no hay vacunas que protejan a las aves haciéndolas inmunes a este parásito. Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de este parásito mediante sus enemigos naturales.

Los antihelmínticos más empleados para combatir o prevenir las infestaciones con estos y otros cestodos son benzimidazoles (p.ej. albendazol, fenbendazol, febantel, flubendazol, mebendazol, oxfendazol, tiabendazol), el levamisol y los endectocidas como la ivermectina.

Estos antihelmínticos están disponibles sobre todo en forma de aditivos o premezclas (enlace) para añadir al pienso o al agua de bebida . Hay también algunos pocos productos en forma de tabletas o comprimidos (enlace) sobre todo para el tratamiento de animales individuales (típico p.ej. para gallos de pelea).

En el Menú de MARCAS comerciales (Vademécum) (enlace) de este sitio puede encontrar información sobre numerosos antiparasitarios comerciales en la mayoría de países de América Latina y España, en concreto sobre:

  • Aditivos - premezclas (enlace)
  • Tabletas y comprimidos orales (enlace)

Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

Consulte los artículos sobre las medidas de prevención de infecciones (pulse aquí) y sobre el uso correcto de productos antihelmínticos (pulse aquí) en este sitio.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace) y sobre vacunas antihelmínticas (enlace).


Resistencia de Syngamus trachea a los antihelmínticos

Por ahora no hay reportes de resistencia de Syngamus trachea a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada