Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Amoebotaenia cuneata es una especie de gusanos cinta (cestodos, tenias), parásito gastrointestinal que infectan sobre todo a pollos y otras gallináceas en todo el mundo.

Ejemplar adulto de Amoebotaenia cuneta. Imagen tomada de http://fonseca.vet.brSon gusanos intestinales menos frecuentes que otras especies de cestodos parásitos frecuentes en aves (p.ej. Davainea proglottina, Raillietina spp), con incidencia variable según las regiones. Otras especies del mismo géenero parasitan aves silvestres.

La enfermedad causada por las infecciones con estos nematodos se denominan ameboteniosis, que son un tipo concreto de teniasis (infección por tenias), sinónimo de cestodosis (infección por cestodos).

Amoebotaenia cuneata no afecta a bovinos, ovinos, caprinos, porcinos, caballos, perros ni gatos.

Las aves infectadas con Amoebotaenia cuneata ¿son contagiosas para seres humanos

  • No. No hay ninguna evidencia de que estos gusanos infecten a seres humanos.

Localización de Amoebotaenia cuneata.

El órgano predilecto de Amoebotaenia cuneata es el intestino delgado.


Descripción de Amoebotaenia cuneata

Se trata de un gusano de pequeña talla, pues no supera de ordinario los 4 cm de longitud. La parte anterior tiene forma triangular con ventosas no armadas y un rostelo dotado de 12 a 14 garfios. No suele tener más de 25 proglotis (segmentos).

Los huevos son casi esféricos y alcanzan unas 35 micras de diámetro.


Biología y ciclo vital de Amoebotaenia cuneata

Lombriz de tierra. Imagen tomada de Wikipedia CommonsAmoebotaenia tiene un ciclo vital indirecto. Los hospedadores intermediarios son de ordinario lombrices de tierra (p.ej. del género Lombricus).

De las heces de aves infectadas los proglótidos llenos de huevos llegan la vegetación circundante. Éstos son ingeridos por las lombrices, en cuyo interior se desarrollan los cisticercoides. Las aves se infectan al ingerir a su vez lombrices infectadas. El periodo de prepatencia es de unas 4 semanas. En Europa éstas infecciones tienen un desarrollo estacional, con un máximo en los meses de enero a mayo, muy probablemente directamente relacionado con el máximo de disponibilidad de las lombrices para las aves.

Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los cestodos parásitos del ganado pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.


Daños, síntomas y diagnóstico de Amoebotaenia cuneata

Amoebotaenia cuneata es poco patogénica, y a penas se observan síntomas clínicos. Infecciones masivas poco frecuentes pueden afectar sobre todo a aves jóvenes que muestran merma de crecimiento y desarrollo. Infecciones con más de 200 ejemplares de A. cuneata pueden provocar eneteritis, a veces hemorrágica con la consiguiente debilitación. Las aves afectadas se muestran perezosas y tienden a aislarse.

El diagnóstico se lleva a cabo por detección de proglotis grávidos en las heces. Debe hacerse en heces frescas, pues los proglótidos tienen a migrar rápidamente al exterior de las heces. Los proglótidos pueden colectarse por el método de flotación, y de ellos, aplastándolos, obtener los huevos para el diagnóstico. En las heces apenas se detectan huevos libres, pues la mayoría permanecen al interior de los proglótidos. Los adultos pueden detectarse tras necropsia en forma de proyecciones blanquecinas en las villosidades del duodeno.


Prevención y control de las infecciones de Amoebotaenia cuneata

Como medidas preventivas se recomiendan mantener seca la paja o cama de las aves, o su cambio frecuente en explotaciones intensivas, y en aves con acceso al aire libre eliminar los lugares húmedos o imposibilitar el acceso de las aves a ellos, pues es donde más suelen abundar las lombrices.

Por ahora no hay vacunas que protejan a las aves haciéndolas inmunes a este parásito. Por ahora no hay tampoco métodos de control biológico de este parásito mediante sus enemigos naturales.

Los antihelmínticos más empleados para combatir o prevenir las infestaciones con estos y otros cestodos son los benzimidazoles de amplio espectro (p.ej. albendazol, fenbendazol, febantel, flubendazol, mebendazol, oxfendazol, oxibendazol) la niclosamida y el praziquantel. También pueden ser eficaces productos con bitionol.

ATENCION: la niclosamida es tóxica para los gansos, y la combinación de praziquantel y tartrato de pirantel es tóxica para los pollos.

El levamisol, la ivermectina (u otros endectocidas), la piperazina y el pirantel no son eficaces contra los cestodos.

Estos antihelmínticos están disponibles sobre todo en forma de aditivos o premezclas (enlace) para añadir al pienso o al agua de bebida . Hay también algunos pocos productos en forma de tabletas o comprimidos (enlace) sobre todo para el tratamiento de animales individuales (típico p.ej. para gallos de pelea).

En el Menú de MARCAS comerciales (Vademécum) (enlace) de este sitio puede encontrar información sobre numerosos antiparasitarios comerciales en la mayoría de países de América Latina y España, en concreto sobre:

  • Aditivos - premezclas (enlace)
  • Tabletas y comprimidos orales (enlace)

Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

Consulte los artículos sobre las medidas de prevención de infecciones (pulse aquí) y sobre el uso correcto de productos antihelmínticos (pulse aquí) en este sitio.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace) y sobre vacunas antihelmínticas (enlace).


Resistencia de Amoebotaenia cuneata a los antihelmínticos

Por ahora no hay reportes de resistencia de Amoebotaenia cuneata a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada