Suspensiones y soluciones orales antihelmínticas para el ganado

 

Las suspensiones orales son formulaciones muy extendidas para la administración de antiparasitarios internos antihelmínticos a bovinos y ovinos, sobre todo entre los benzimidazoles. En ellas, la sustancia activa –de ordinario de por sí sólida al estado puro, a veces también líquida– no está disuelta en el vehículo líquido, porque no es lo suficientemente soluble en él, sino que está en suspensión, por así decirlo "flotando" en él. Pero tiende a depositarse en el fondo del envase de modo más o menos rápido según sus características propias y las de la formulación.

Administración de una suspensión oral a una oveja usando un dosificador. Imagen tomada de www.2farm.co.nz.

En las soluciones orales, la sustancia activa es suficientemente soluble en el vehículo y por tanto no se deposita en el fondo del envase. Es de ordinario el caso de las formulaciones orales de levamisol y de los endectocidas. En algunos casos raros puede cristalizar, p.ej. si se almacena largo tiempo a bajas temperaturas o si se evapora el vehículo, algo que de ordinario no debería ocurrir si el producto se almacena correctamente.

Son muy numerosos los antiparasitarios antihelmínticos disponibles en el mercado como suspensiones o soluciones orales, sobre todo para bovinos y ovinos: todos los benzimidazoles (p.ej. albendazol, oxfendazol, fenbendazol, triclabendazol), el levamisol, los endectocidas (p.ej. ivermectina, moxidectina), el closantel, el morantel, la rafoxanida, etc., solos o en mezclas.

Puede consultar en este sitio la sección con artículos sobre marcas comerciales de suspensiones  o soluciones para la administración oral y/o intraruminal.

  • Benzimidazoles: ALBENDAZOL (enlace)
  • Benzimidazoles: FENBENDAZOL (enlace)
  • Benzimidazoles: OTROS (enlace)
  • Imidazotiazoles: LEVAMISOL (enlace)
  • Endectocidas (enlace)
  • Otras clases químicas (enlace)
  • Mezclas (enlace)

Para las suspensiones orales de perros y gatos pulse aquí.


Administración de suspensiones y soluciones orales antihelmínticas al ganado

Para la administración, tanto de suspensiones como de soluciones orales, se emplean dosificadores o «pistolas» aplicadoras más o menos sofisticados. En principio son fáciles de manejar, si bien para tratar a los animales hay de ordinario que inmovilizarlos inividualmente, lo que casi siempre exige desplazar a los animales y supone tiempo y trabajo. Para bovinos en general, y especialmente para algunas razas cebuínas puras o cruzadas, esto puede ser especialmente incómodo.

No obstante hay que tomar varias precauciones para evitar errores de administración:

Agitar enérgicamente el envase antes del uso

Esto es absolutamente necesario para las suspensiones en las que la sustancia activa tiende a depositarse en el fondo del envase. Si se administra un producto sin agitar, unos animales recibirían casi sólo el vehículo y otros excesiva sustancia activa, con las correspondientes consecuencias: ineficacia en unos animales, residuos excesivos e incluso efectos tóxicos en otros animales. La rapidez con la que la sustancia activa se deposita en el fondo y la facilidad con la que se la vuelve a suspender agitando el envase depende en buena parte de la calidad de la formulación. La experiencia muestra que entre las formulaciones genéricas de pequeños fabricantes suelen abundar las que precipitan fácilmente.

De ordinario no es necesario agitar las soluciones. Si excepcionalmente la sustancia activa hubiera cristalizado, agitar el envase unos momentos no volvería a disolverla.

Calibrar correctamente el dosificador

Esto debe hacerse antes de cada uso, tanto con suspensiones como con soluciones. Para ello ha de llenarse varias veces el dosificador con agua y vaciarlo en una probeta o recipiente graduado para confirmar que el volumen efectivamente aplicado corresponde con el ajustado en la escala del dosificador. Si el producto es viscoso y cuesta trabajo vaciar el dosificador conviene hacer esta calibración con el producto mismo, pues una alta viscosidad puede afectar el proceso de carga y recarga de la pistola.

Compensar el vacío que se produce en el envase

Si se usan envases de tamaño medio (p.ej. 5 litros o más) con dosificador, hay que compensar el vacío producido en los envases del producto al irse vaciando progresivamente con cada dosis administrada. Esto se logra abriendo ligeramente el envase unos instantes. Si no se hace puede ocurrir que el dosificador no se recargue correctamente por la resistencia del vacío, lo que resultaría en errores de aplicación.

Asegurar que cada animal recibe la dosis que corresponde a su peso

Esto exige estimar correctamente el peso de los animales, que el dosificador funcione correctamente (p.ej. que no se forman burbujas) y que los animales tratados ingieren toda la dosis administrada (lo mejor es vaciar el dosificador sobre la lengua).

Asegurar que el animal ha ingerido realmente toda la dosis

En efecto, incluso cuando se han seguido las precauciones previamente indicadas, puede ocurrir que el animal vomite, tose o estornude poco después del tratamiento, expulsando así parte o toda la dosis administrada. A menudo no se puede evitar, pero hay que observar a los animales para verificar que no ocurre.

Si ocurre en alguno de ellos, se debe volver a administrar el tratamiento, tomando la precaución de consultar el margen de seguridad del producto. Si este fuera muy bajo (p.ej. 2 o 3), convendría probablemente esperar unos días antes de volver a tratar a dicho animal, pues nunca se podrá saber con precisión qué parte de la dosis fue efectivamente ingerida y qué parte expulsada.

Posicionar el dosificador sobre la lengua

Es importante para los benzimidazoles y las lactonas macrocíclicas (no para el levamisol) administrados a bovinos y ovinos, que la dosis acabe por entero en el rumen (panza) desde donde se libera lentamente. Para ello es necesario posicionar la pistola dosificadora sobre la lengua y no en la parte anterior de la boca. De otro modo se podría activar el reflejo de la gotera esofágica propio de los rumiantes, lo que haría que el animal trague el producto directamente al cuajar, y con ello que se acorte dramáticamente el tiempo en el que el antihelmíntico alcanza la concentración suficientemente elevada para matar a los helmintos.

En algunos países hay suspensiones (p.ej. de fenbendazol) que se aplican directamente en el rumen por inyección intraruminal mediante un equipo especial diseñado para este propósito. Esto sirve para evitar el problema del reflejo de la gotera esofágica antes mencionado.

Reducir la alimentación 24 horas antes de la administración

Conviene restringir el acceso del ganado a la comida (sobre todo a hierba fresca, no a la bebida) 24 horas antes de la administración. Esto frena el flujo de salida del contenido del rumen lo que aumenta el tiempo de permanencia del antihelmíntico en el rumen y con ello su absorción y el tiempo que se mantienen las dosis letales para los helmintos.

Después de la administración es conveniente mantener al ganado sin comer durante unas seis horas más, antes de devolverlo a los pastos.

Una opción práctica es recoger el ganado por la mañana, no darle más de comer durante el día y durante la noche, tratarlo la mañana siguiente y devolverlo a los pastos sólo por la tarde.

No conviene reducir el acceso a la comida a ganado preñado, estresado o debilitado.


Ventajas e inconvenientes de las suspensiones y soluciones antihelmínticas orales para el ganado

Comparados con los pour-ons, las suspensiones o soluciones de administración oral tienen la ventaja de que el producto empieza a actuar contra los nematodos gastrointestinales inmediatamente tras la administración y su eficacia es independiente de las condiciones climáticas o del comportamiento individual del animal tras la administración.

Un inconveniente de las suspensiones y soluciones orales es la engorrosa administración que exige además disponer del equipo necesario para ello. También hace falta inmovilizar los animales –los bovinos adultos de ordinario en un cepo–, lo que casi siempre implica tener que congregarlos en un lugar dotado de las instalaciones adecuadas. La administración a bovinos cebuínos puede resultar especialmente penosa.


Foto de un gatoSuspensiones y soluciones orales para perros y gatos

Las suspensiones y soluciones orales para perros y gatos son sobre todo de desparasitantes para combatir los gusanos helmintos parásitos de las mascotas. Se trata de una alternativa a los desparasitantes orales sólidos como las tabletas o comprimidos o polvos orales (enlace), más frecuentes para este uso en mascotas que los líquidos.

Se usan sobre todo para gatos y para cachorros de perros, pues pueden ser más fáciles de administrar que las tabletas, p.ej. mezclados con la comida o la bebida, sobre todo si las tabletas son excesivamente grandes. Pero también hay preferencias simplemente regionales: en ciertos países los líquidos encuentran una aceptación mayor.

Es bastante frecuente que estos líquidos se vendan en ampollitas con una dosis fija, o en jeringas precargadas de las que se administra una cierta cantidad según el peso del animal. Otras veces en frascos con cuentagotas, para añadir al agua o a la comida de la mascota.

Entre las sustancias activas empleadas se trata sobre todo de compuestos de los benzimidazoles, endectocidas, imidazotiazoles, salicilanilidas, o tetrahidropirimidinas, a veces en mezclas, para el control de nematodos gastrointestinales, pulmonares y cardíacos, y de cestodos. Los endectocidas orales suelen ser también acaricidas y/o piojicidas.


Espectro de acción, indicaciones, eficacia y seguridad de los antiparasitarios orales líquidos para perros y gatos

El espectro de acción y las indicaciones vienen determinados por la composición y, teniendo en cuenta las innumerables mezclas posibles, no es posible resumirlo aquí. Baste decir que hay dos grupos principales de desparasitantes líquidos para mascotas:

  • Los desparasitantes (o vermífugos) contra nematodos gastrointestinales y pulmonares (nematicidas) y contra las tenias o cestodos (tenicidas, cestodicidas), algunos también eficaces contra el gusano del corazón (Diriofilaria immitis), casi siempre endectocidas.
  • Los puramente nematicidas.

Algunos desparasitantes que se administran por vía oral actúan sólo sobre parásitos que viven en el sistema digestivo, por lo que no necesitan ser absorbidos en la sangre. O dicho de otro modo, porque apenas se absorben a sangre sólo actúan contra los parásitos que están en el sistema digestivo. Un ejemplo son numerosos antihelmínticos de la clase de los benzimidazoles. Otros se absorben a sangre y actúan contra parásitos en todo el cuerpo, tanto contra los que sólo están en el sistema digestivo, como contra los que están en los pulmones, los músculos, los riñones, etc. Un ejemplo son los endectocidas (ivermectina, milbemicina oxima, etc.). De estos se dice que son «sistémicos».

Las indicaciones dependen de la(s) sustancia(s) activa(s) que contiene el desparasitante. Casi siempre apuntan a controlar los helmintos más comunes y dañinos (p.ej. Toxocara spp, Ancylostoma spp, Dipylidium caninum, etc.), y otros parásitos más o menos importantes o frecuentes. Una indicación especial es el control del gusano del corazón, Dirofilaria immitis.


Eficacia de los desparasitantes orales líquidos contra los parásitos internos y externos de perros y gatos

La eficacia curativa depende fundamentalmente de la(s) sustancia(s) activa(s) que contienen y de la dosis administrada. A veces se necesita una dosis mayor para unos parásitos que para otros. Conviene saber que según los países, y para cualquier antiparasitario, las autoridades de registro aceptan una indicación concreta cuando se ha demostrado una eficacia de al menos 80% - 90%. Es decir, casi ningún producto ofrece el 100% de eficacia. Eso sí, los buenos productos suelen garantizar >95% de eficacia curativa, los menos buenos descienden rápidamente hasta 80% y menos...

Para la eficacia de algunos productos es muy importante administrarlos en ayunas, con la comida, o tras la comida, según los casos, siguiendo las indicaciones de la etiqueta. Esto tiene que ver o con la absorción de la sustancia activa en el estómago e intestino, que puede ser del todo diferente en estómago vacío o lleno; o con la tolerancia del producto, que puede ser problemática si no se hace como recomendado.

Para más detalles sobre el mecanismo de acción, la farmacocinética y otros aspectos farmacológicos consultar los artículos en este sitio sobre las diferentes clases químicas, o sobre las sustancias activas individuales.


Resistencia de los parásitos internos y externos a los desparasitantes para perros y gatos

Hay reportes de resistencia de Ancylostoma spp en perros al pirantel, cruzada con el levamisol, pero no parece ser un problema muy extendido.

Se puede pues decir ampliamente que no hay problemas graves de resistencia de los helmintos, ácaros y piojos de perros y gatos a los antiparasitarios, independientemente que se administren en forma oral sólida o líquida, o de otro modo. Por lo tanto, sin falla uno de estos productos, será por dosificación inadecuada o por mala calidad del producto.


Seguridad de los antiparasitarios orales líquidos para perros y gatos

Para los propietarios de las mascotas, los medicamentos para la administración oral no presentan un problema de seguridad. Eso sí, no deben estar al alcance de los niños, como cualquier otro medicamente o antiparasitario, humano o veterinario. No hay ningún inconveniente en que los niños sigan jugando con las mascotas que han recibido uno de estos medicamentos.

Desde el punto de vista de la seguridad de las mascotas, el riesgo mayor es que el dueño se equivoque y administre una dosis excesiva, algo que puede más fácilmente ocurrir si tiene perros y gatos, o animales de varios tamaños, y administra a unos, lo que es para los otros. Además es muy importante que mida correctamente el peso de la mascota, si posible con un error de menos del 5%, sobre todo en gatos y perros pequeños en los que un error de dosificación puede rápidamente significar administrar más del doble de la dosis recomendada. Esto se aplica también en el caso de productos preventivos del gusano del corazón en perros de razas sensibles a los endectocidas (p.ej. Collies), pues una ligera sobredosificación puede ya causar complicaciones graves.

Los desparasitantes que contienen endectocidas (p.ej. abamectina, doramectina, ivermectina, milbemicina oxima, moxidectina) o emodepsida tiene importantes implicaciones para la seguridad de las mascotas: por el efecto de los endectocidas contra el gusano del corazón, y por la susceptibilidad de algunas razas de perros a los endectocidas. Esto se aplica tanto a desparasitantes líquidos, como a sólidos o pastas. Las consecuencias del efecto de estos compuestos contra las microfilarias del gusano del corazón, Dirofilaria immitis en relación con la seguridad de las mascotas se explica en el artículo en este sitio sobre el gusano del corazón (enlace).

La susceptibilidad de algunas razas de perros a los endectocidas y ciertos otros medicamentos pueden presentar problemas de tolerancia más o menos graves. Por ello la dosificación debe hacerse lo más exactamente posible. Se trata sobre todo de los Collies y razas próximas, que tienen una mutación (en el gen MDR-1) que afecta a la barrera sangre-cerebro que hace que ciertos medicamentos de ordinario no entren en el cerebro de los mamíferos. Además de los Collies también otras razas han mostrado problemas similares: Bobtail, Border Collie, Collie Barbudo, McNab, Galgo Silken, Galgo Whippet, Pastor Australiano, Pastor Blanco Suizo, Pastor Inglés, Pastor Shetland, Wäller, si bien la mutación defectuosa no se ha confirmado aún en todas estas razas.

Puede consultar más detalles sobre la seguridad de estos medicamentos en las fichas toxicológicas de las sustancias activas más comunes que contienen:

Benzimidazoles:

Endectocidas:

Tetrahidropirimidinas:

Otros:


Marcas comerciales de desparasitantes orales para perros y gatos

Consulte en este sitio las fichas técnicas de las marcas comerciales de desparasitantes orales líquidos más difundidas en América Latina y España:

  • NEMATICIDAS + TENICIDAS (enlace), es decir, controlan gusanos nematodos (Toxocara, Uncinaria, etc.) y gusanos cestodos o tenias (Dipylidium, Echinococcus, etc.)
  • SÓLO NEMATICIDAS (enlace), es decir, controlan sólo gusanos nematodos

En el menú correspondiente se indica con un asterisco * que el producto es eficaz contra el gusano del corazón (Dirofilaria spp), casi siempre porque contiene un endectocida (ivermectina, milbemicina oxima, u otros). Esto tiene implicaciones importantes para la seguridad de las mascotas, sobre todo de perros: por la susceptibilidad de algunas razas a los endectocidas, y por las posibles complicaciones del tratamiento del gusano del corazón.

En algunos países se prefieren las suspensiones orales sólidas (tabletas, comprimidos, etc.) a los líquidos. Consulte en este sitio las fichas técnicas de las marcas comerciales de desparasitantes orales sólidas más difundidas en América Latina y España:

  • NEMATICIDAS + TENICIDAS (enlace), es decir, controlan gusanos nematodos y gusanos cestodos o tenias
  • SÓLO NEMATICIDAS (enlace), es decir, controlan sólo gusanos nematodos
  • SÓLO TENICIDAS (enlace), es decir, controlan sólo gusanos cestodos
  • SÓLO contra PULGAS (enlace) es decir, sin efecto contra los helmintos

Otros artículos en este sitio