Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Habronema es un género de parásitos nematodos que afecta a caballos, asnos, mulas y otros equinos en todo el mundo.

Adultos de Habronema spp. Imagen de Andrzej Polozowski tomada de http://horsehints.org

Las especies más importantes para los caballos son:

  • Habronema muscae
  • Habronema microstoma = Habronema majus
  • Habronema megastoma = Draschia megastoma 

Se dan en todo el mundo, pero la prevalencia depende mucho de cada región y de las condiciones climáticas. En Francia se ha reportado una prevalencia entre el 4% y el 24%, en Alemania gasta el 26.5% y en India hasta el 50%.

Estos vermes no afectan a bovinos, ovinos, caprinos, porcinos, perros o gatos. Hay otras especies de Habronema spp que afectan también a amfibios, reptiles y aves.

La enfermedad causada por Habronema spp se denomina habronemiasis or habronemosis.

Los caballos infestados con Habronema spp ¿son contagiosos para seres humanos

  • No. No hay ninguna evidencia de que estos gusanos infecten a seres humanos. Se trata de nematodos específicos de los equinos.


Localización de Habronema spp

El órgano predilecto de Habronema spp es el estómago. Pueden encontrarse larvas en la piel, los ojos, los genitales y hasta en los pulmones.


Descripción de Habronema spp

Huevo de Habronema muscae. Imagen tomada de http://betrypasc.chez.com

Los adultos de Habronema spp tienen una talla media de hasta unos 3,2 cm de largo. Las hembras son cerca del doble de largo que los machos. Habronema muscae es de color amarillento a naranja, mientras que otras especies son blanquecinas.

Como en otros nematodos, el cuerpo está cubierto de una cutícula flexible pero bastante resistente. Los gusanos tienen un tubo digestivo con dos aberturas, la boca y el ano. La boca de Habronema está provista de estructuras labiales y tiene un vestíbulo cilíndrico.

También tienen un sistema nervioso pero carecen de órganos excretores y de sistema circulatorio, es decir, no tienen ni corazón ni vasos sanguíneos. Los ovarios de las hembras son grandes y se abren al exterior por una abertura llamada vulva. Los machos tienen una bolsa copulatriz con dos espículas desiguales para fijarse a la hembra durante la cópula. La morfología de las espículas es propia de cada especie y sirve para distinguirlas.

Habronema muscae deposita huevos muy pequeños (~11x45 micras), de membrana fina y forma alargada. Cada huevo contiene una larva ya formada. Habronema microstoma y Draschia megastoma son vivíparos, es decir no depositan huevos sino larvas ya formadas.


Ciclo vital de Habronema spp

Todas las especies de Habronema tienen un ciclo vital indirecto, con varias especies de moscas como hospedadores intermediarios, sobre todo moscas domésticas (Musca domestica para Habronema muscae y Draschia megastoma) y/o moscas del establo (Stomoxys calcitrans, sobre todo para Habronema microstoma).

Las hembras adultas ponen huevos o liberan larvas L1 en el estómago de los caballos, y de allí se evacuan con las heces. Estas larvas L1 las ingieren a su vez las larvas de las moscas que se desarrollan en el estiércol del caballo. Dentro de las larvas de mosca, las larvas de Habronema completan su desarrollo a lasvas infectivas L3 en unas 2 semanas. Las larvas de las moscas pupan y completan su desarrollo a adultos con las larvas de Habronema en su interior, que emigran hacia la boca de las moscas. Cuando las moscas visitan un caballo u otro hospedador adecuado, depositan lar larvas de Habronema sobre él, a menudo en partes húmedas del cuerpo (ojos, narices, labios, genitales, heridas abiertas, etc.) que son las que les suelen atraer más.

Una vez en sobre el hospedador final, las larvas L3 son ingeridas (p.ej. cuando el caballo se lame una herida infectada con larvas) y llegan al estómago donde completan el desarrollo a adultos en unos 2 meses. Los caballos también pueden infectarse al tragar moscas (p.ej. con el forraje).

Las larvas que no llegan al estómago sino que permanecen en los tejidos (ojos, piel, narices, pulmones, genitales) no completan su desarrollo a adultos.

Como la indicencia de las moscas es estacional (verano en regiones de clima moderado, estación húmeda en zonas cálidas) y depende mucho del clima (temperatura, humedad, etc.), las infecciones con estos vermes es también estacional, con máximos durante el verano e inicio del otoño.

El periodo de prepatencia (tiempo entre la infección y la expulsión de los primeros huevos) es de unos 2 meses, lo que sugiere que, en numerosos lugares, puede haber más de una generación al año, sobre todo en regiones de clima cálido y húmedo.

Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los nematodos parásitos del ganado pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.


Daño, síntomas y diagnóstico de Habronema spp

Típica llaga de verano causada por Habronema muscae en pata de caballo. Imagen tomada de http://jineteycaballo.blogspot.ch

Los gusanos adultos en el estómago de los caballos (así llamada habronemiasis gástrica) no son de ordinario muy patogénicos. No atraviesan la pared estomacal ni se incrustan en ella, sino que permanecen en la luz, fundamentalmente en el mucus que recubre la mucosa, y no se alimentan primariamente de sangre sino de otros líquidos digestivos y corporales.Pero en caso de infecciones masivas pueden causar gastritis, cólico y otros disturbios digestivos que pueden resultar en pérdida de peso. Habronema (=Draschia) megastoma puede provocar la aparición de nódulos tumorales de gran tamaño en la pared intestinal (cerca del cardias): pueden alcanzar el tamaño de un huevo de gallina y contienen numerosos gusanos rodeados de exudado. Estos nódulos pueden reventar y causar una peritonitis fatal, pero esto es bastante inusual.

Las larvas L3 infectivas depositadas en heridas causan la habronemiasis cutánea, también conocida como "llagas de verano". Provocan reacciones granulomatosas de la piel (erosiones, hinchazones, etc.) que producen intenso picor y son muy molestas para los caballos. Tales llagas son difíciles de curar y pueden infectarse con bacterias secundarias así como atraer moscas causantes de miasis (p.ej, gusanos barrenadores).

Ocasionalmente, larvas L3 infectivas depositadas por las moscas en las narices pueden emigrar hasta los pulmones del caballo, causando la así llamada habronemiasis pulmonar. Pequeños nódulos del tamaño de una avellana pueden formarse en los bronquios. Los caballos afectados muestran tos crónica, dificultad para respirar (disnea) y rendimiento disminuido. 

Se sabe muy poco sobre la inmunidad adquirida por los caballos expuestos a infecciones reperidas de Habronema. El hecho de que afecta tanto a caballos jóvenes como adultos sugiere que si la hay, lla inmunidad adquirida es más bien floja.

El diagnóstico de infecciones gástricas es difícil pues los huevos evacuados con las heces son muy pequeños y pasan fácilmente desapercibidos en el examen de pruebas fecales. Llagas en la piel que no curan, que muestran un color de rojizo a pardo, y que contienen material calcificado como granos de arroz son típicos de la habronemiasis cutánea. Es frecuente encontrar larvas en raspados de tales heridas examinados al microscopio.


Prevención y control de infecciones de Habronema spp

Prevención y control no químicos

Una medida preventiva básica para reducir el riesgo de infección es la gestión eficaz del estiércol para romper el ciclo vital de las moscas vectoras, tanto al exterior, como al interior de establos y cuadras. Pues las moscas depositan sus huevos y éstos se desarrollan en estiércol de caballo allí donde lo encuentren encuentren. Recoger y eliminar el estiércol en interiores puede reducir notablemente las poblaciones de moscas, siempre que las pilas de estiércol resultantes se traten adecuadamente para prevenir el desarrollo de moscas: mantenerlas lo más secas posibles para dificultar el desarrollo de las larvas, y favorecer la multiplicación de los predadores naturales de dichas larvas. Si posible, también conviene recoger el estiércol de los pastos, o al menos deben romperse las masas fecales para acelerar su secado que las hace menos adecuadas para el desarrollo de las moscas.

Las trampas para atrapar moscas pueden reducir algo las poblaciones de moscas, pero desde luego no las eliminan. Los repelentes pueden también reducir algo el número de visitas de las moscas a los caballos, pero de ordinario duran muy poco, sólo unas horas, y no son particularmente eficaces contra las moscas, sino más bien contra los mosquitos (zancudos).

Por ahora no hay vacunas que protejan a los caballos haciéndolos inmunes a Habronema spp.

Por ahora no hay métodos de control biológico de Habronema spp mediante sus enemigos naturales. Pero sí hay posibilidades de combatir las moscas con métodos biológicos, según las condiciones concretas de explotación y manejo de la propiedad: pulse aquí para saber más.

Pulse aquí si está interesado en plantas medicinales para controlar los parásitos internos del ganado, caballos y mascotas.

Prevención y control químicos

Hay dos clases principales de antihelmínticos eficaces contra los adultos y las larvas de los Habronema spp:

  • Benzimidazoles (febantel, fenbendazol, mebendazol, oxfendazol, etc.). Son antihelmínticos (vermífugos) de amplio espectro eficaces contra numerosos nematodos parásitos. Sin embargo, la dosis necesaria para controlar Habronema spp suele ser mayor que la habitual contra otros vermes gastrointestinales. Además, en muchos países muchos productos no están autorizados para esta indicación porque no ha sido investigada suficientemente.
  • Endectocidas (lactonas macrocíclicas; sobre todo ivermectina y moxidectina). Son también antihelmínticos (vermífugos) de amplio espectro eficaces contra Habronema spp, y otros nematodos parásitos. Ambos compuestos controlan Habronema muscae a la dosis habitual. Uno o dos tratamientos suelen ser también eficaces contra las "llagas de verano".

Numerosos antiparasitarios comerciales contienen mezclas de dos o más sustancias activas de clases químicas diferentes. Apuntan a controlar al mismo tiempo nematodos y cestodos (tenias), o a aumentar la probabilidad de que al menos una sustancia activa sea eficaz contra los gusanos ya resistentes a la otra, o para retrasar la aparición de resistencia en poblaciones de gusanos aún susceptibles.

En muchos países, la mayoría de los antihelmínticos equinos están disponibles sólo para administración oral (pastas, geles, suspensiones, aditivos, etc.). Muy pocos de los inyectables tan utilizados en ganado están también autorizados para caballos. Muchos propietarios de caballos se quejan de los elevados precios de las formulaciones equinas de ivermectina (pasta, gel) comparadas con los inyectables del mismo compuesto para bovinos y otro ganado, que no suelen estar autorizadas para caballos, y se preguntan el porqué. La razón por la que estos inyectables no suelen estar autorizados para caballos es que poco después de su introducción, hace ya más de 30 años, se vio que los caballos desarrollaban a menudo infecciones graves de clostridios en el lugar de la inyección (debida a la contaminación de las agujas, no a la ivermectina) y otros efectos secundarios que no se daban en bovinos u ovinos. Además, el comportamiento farmacocinético de la ivermectina en caballos es diferente que en rumiantes. Es por ello por lo que se desarrollaron las formulaciones orales (pastas, geles) que no muestran esos efectos secundarios, pero que son mucho más costosas, a menudo por razones comerciales.

La mayoría de los antihelmínticos con benzimidazoles (febantel, fenbendazol, mebendazol, oxfendazol, etc.) matan los gusanos tras la administración y se metabolizan o excretan en cuestión de horas o pocos días. Esto significa que tienen sólo un corto efecto residual. Como consecuencia desparasitan los animales tratados, pero no los protegen contra nuevas infecciones. Para asegurar que los animales estén libres de gusanos hay que desparasitarlos periódicamente, en función de las condiciones epidemiológicas y climáticas locales. Los endectocidas (lactonas macrocíclicas; sobre todo ivermectina y moxidectina) son una excepción porque se almacenan temporalmente en la grasa corporal del hospedador de la que se liberan progresivamente. Por ello aseguran varias semanas de protección contra las reinfestaciones, en función de la dosis, la formulación y el parásito concreto. Por regla general, la moxidectina logra periodos de protección (medida como la supresión de expulsión de huevos) más largos, lo que exige tratamientos menos frecuentes.

También se puede intentar controlar las moscas, sea con mosquicidas para administración tópica a los caballos (por aspersión o pour-on, contra moscas del establo), sea con larvicidas para tratar el estiércol y matar las larvas de moscas en él. No suele dar apenas resultado intentar controlar moscas domésticas mediante mosquicidas tópicos administrados a los caballos. Para más detalles visite los artículos en este sitio sobre las moscas domésticas y las moscas del establo.

Consulte a un médico veterinario para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y epidemiológicas regionales.


Resistencia de Habronema spp a los antiparasitarios

Por ahora no hay reportes de resistencia de Habronema spp a los antihelmínticos de uso habitual.

Esto significa que si un producto no procura la eficacia esperada contra estos parásitos, lo más probable es que no se debe a un problema de resistencia, sino a uso incorrecto o a que el antiparasitario empleado no es adecuado para dicho control. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios.

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada