PREVENCIÓN de PULGAS. Cómo evitar infestaciones de pulgas

Limpieza de las cunas de las mascotas

Las naranjas y otros cítricos contienen mucho d-limoneno, un insecticida natural. Imagen tomada de Wikipedia Commons

Los cestos, cunas, cajas, bolsas u otros lugares en los que se cobijan las mascotas son sitios en los que naturalmente se acumulan los huevos de las pulgas, y donde además las larvas encuentran el máximo de alimento (las heces de las pulgas mismas) y una temperatura adecuada. Las medidas higiénicas en estos lugares son por lo tanto muy importantes: cambiar la cuna o limpiarla concienzudamente a menudo, eliminar material de relleno (aserrín, arena, tejidos, trapos), etc.

Limpieza de los lugares interiores o exteriores preferidos de las mascotas

Perros y gatos suelen tener lugares preferidos, en muebles (sillas, butacas, sillones, camas, colchas, mantas, colchones, cojines, almohadas, almohadones, etc.), o simplemente algún rincón de la casa o del exterior (jardín, balcón, escaleras, etc.). Inmediatamente debajo, dentro y a su alrededor se acumularán los huevos y las larvas, especialmente si se trata de tejidos gruesos (alfombras, moquetas, felpudos) o tapizados textiles. Tapizados de cuero o plásticos son menos proclives a ello, pues las larvas no pueden atravesarlos. Conviene pasar el aspirador muy frecuentemente en estos lugares, si posible más de una vez a la semana y eliminar inmediatamente la bolsa del polvo. A veces puede ser también aconsejable impedir a las mascotas que se “instalen” en lugares difíciles de limpiar (butacas y sillones con cubiertas textiles, camas, colchones, etc.).

Evitar que los perros y gatos atrapen pulgas por contacto con otros animales con pulgas

Es especialmente importante durante la temporada alta de pulgas evitar o reducir el contacto de las mascotas con otros perros y gatos, sobre todo si son callejeros o se sospecha que podrían tener pulgas.

Hay muchos otros animales que también pueden llevar pulgas y transmitirlas a perros y gatos o a su entorno: ardillas, ratones y ratas, conejos, conejillos de indias, cobayas, zorros, aves de todo tipo, y también corderos, cerdos, caballos, vacas, gallinas, etc. En la medida de lo posible conviene evitar que los perros y gatos entren en contacto con ellos o compartan sus hábitats.

Preferir suelos duros a alfombras y moquetas

Hay medidas estructurales en el entorno doméstico que pueden hacerlo poco atractivo para las pulgas o, mejor dicho, para el desarrollo de los huevos que ponen las pulgas de las mascotas y que caen al suelo donde completarán su desarrollo. Esas medidas pueden contribuir a disminuir el riesgo de desarrollo de grandes poblaciones de pulgas.

  • Las alfombras y moquetas (de fibra natural o sintética) son lugares ideales para el desarrollo de las larvas de las pulgas. Pisos naturales arenosos o de tierra también son lugares ideales para el desarrollo de pulgas.
  • Suelos duros (baldosas, azulejos, cemento, cerámica, etc.), suelos plásticos o suelos de madera son hostiles a las larvas de las pulgas. Pero las rendijas entre baldosas o los listones de madera pueden ser lugares muy adecuados para las larvas, pues en ellas se acumula el polvo y la suciedad. Si por el frío se han usado alfombras en invierno, pueden retirarse en verano.

Limpieza de jardines y exteriores

Las pulgas también pueden desarrollarse al exterior, en jardines privados o públicos, sobre todo en lugares de clima cálido. Algunas medidas preventivas elementales para reducir el desarrollo de pulgas en el exterior o su reinfestación son:

  • Cortar regularmente el césped y mantenerlo corto. Si se deja crecer la hierba hasta que florece y fructifica, las semillas atraerán a roedores y aves salvajes que casi siempre están infestados de pulgas. Y si estos abundan en el jardín, esto atraerá a gatos, perros y zorros callejeros, también con seguridad infestados de pulgas.
  • Recoger todo tipo de suciedad, restos vegetales, y cualquier cosa que podría atraer a otros animales (ratones, ratas, ardillas, pájaros, etc.) que podrían traer pulgas.
  • Evitar que otros animales penetren en la propiedad (perros, gatos, zorros, etc.) que podrían traer pulgas.

CONTROL mecánico o manual de pulgas

Los métodos mecánicos de control contribuyen a disminuir el numero de pulgas sobre los hospedadores o en el entorno. No obstante, por ellos mismos no bastan para eliminar una infestación.

  • Los peines antipulgas, a pesar de su empleo engorroso, pueden reducir el número de pulgas en un hospedador hasta un 75%. Evidentemente no reducen el problema de los estadios inmaduros en el entorno.
  • Las trampas adhesivas o luminosas pueden atrapar del entorno muchas pulgas adultas recientemente emergidas. Estos dispositivos tampoco reducen los estadios inmaduros en el entorno.
  • Pasar el aspirador a conciencia también es eficaz para eliminar cantidades importantes de huevos, larvas y pulgas adultas de alfombras y otras superficies. Está recomendado pasar el aspirador por las alfombras y moquetas que se han tratado con insecticidas pues estimula la eclosión de adultos preemergidos.
  • El lavado de las alfombras o las camas de las mascotas con detergentes también contribuye a reducir la infestación ambiental.
  • Está demostrado que los aparatos ultrasónicos son inútiles para repeler o reducir poblaciones de pulgas. Pueden incluso alterar el comportamiento de las mascotas, pues los perros y gatos pueden oír ciertos ultrasonidos.

INSECTICIDAS Y REPELENTES NATURALES

Desafortunadamente los insecticidas naturales disponibles (p.ej. aceites esenciales de ciertas plantas) pueden matar algunas pulgas en mascotas infestadas, pero son insuficientes para reducir significativamente una población de pulgas bien establecida. Algunos de estos extractos o aceites esenciales vegetales también forman parte de productos comerciales que se autodenominan «biológicos» o «naturales», en forma de pipetas, champús, lociones, sprays, etc. Su eficacia suele ser notablemente inferior a la de los antiparasitarios químicos sintéticos comerciales, tanto el efecto curativo, como el preventivo (duración de la protección). A parte de tener una eficacia intrínseca menor que la de los antiparasitarios químicos sintéticos, muchos de estos productos apenas resisten al agua y al lavado, y la luz solar (los rayos UV) los descompone con mucha mayor facilidad que a los antiparasitarios sintéticos.

Actualmente no hay repelentes comerciales capaces de mantener a las pulgas alejadas de las mascotas (o de sus dueños) más de unas pocas horas, en el mejor de los casos. La mayoría de los repelentes naturales o sintéticos apuntan sobre todo a los mosquitos y a ciertas moscas, pero son bastante flojos contra las pulgas.

Conviene saber además que, en muchos países, los productos calificados como «naturales» (p.ej. extractos de plantas, aceites esenciales) están sometidos a normativas mucho menos severas para recibir el permiso de comercialización que los antiparasitarios químicos sintéticos, tanto en lo referente a la eficacia contra los parásitos, como a la seguridad para las mascotas. Por ser naturales se supone que no son peligrosos... Y respecto a la eficacia, el usuario puede decidir si el producto le es eficaz o no... Es evidente que los costos de desarrollo de estos productos son sustancialmente menores que los de los antiparasitarios químicos sintéticos, lo que hace que en algunos lugares proliferen enormemente. Es imposible ocuparse de ellos aquí en detalle.

Varios estudios han mostrado que ni el azufre, ni levadura de cerveza, ni vitaminas del complejo B tienen un efecto repelente sobre las pulgas.

Pulse aquí para más información sobre insecticidas naturales (azadiractina, d-limoneno, geraniol, piretrinas, etc.) en este sitio.


PLANTAS MEDICINALES tradicionales contra las pulgas

La verdad es que no hay muchos remedios naturales realmente eficaces –digamos contundentes– para controlar las pulgas de perros y gatos, especialmente si se trata de controlar una infestación fuerte ya establecida en un hogar. Pueden reducir el riesgo de que una mascota atrape pulgas, o reducir algo la población, pero no son siempre muy fiables y el efecto no durará más que unas pocas horas.

En Internet hay numerosos sitios que proponen diversos remedios caseros, pero casi ninguno está apoyado por estudios serios. No obstante, probarlos cuesta poco probarlos y el riego no es muy grande. La mayoría se basan en piretrinas, aceites esenciales o extractos de ciertas plantas.

PERO: a propósito de remedios vegetales es bueno saber que los principios activos que en ellos tienen un efecto contra las pulgas u otros parásitos son tan químicos como los compuestos sintéticos industriales. Con ellos comparten un efecto biológico, en este caso el efecto insecticida. El hecho de ser producidos por plantas no significa nada en cuanto a su seguridad y toxicidad. ¡Es erróneo y peligroso creer que algo es seguro o inocuo sólo porque es natural! Los venenos más potentes conocidos son a menudo de origen vegetal o animal.

A continuación se enumeran algunas plantas para las que se ha descrito alguna eficacia contra las pulgas.

  • Artemisia absinthium (ajenjo). Contiene cineol, tuyona, etc. La infusión acuosa parece ser eficaz contra las pulgas.
  • Chrysanthemum cinerariaefolium. Se trata de los crisantemos, de los que se extraen las piretrinas, los insecticidas naturales más ampliamente empleados y producidos industrialmente. Consulte el artículo en este sitio sobre insecticidas naturales (enlace).
  • Citrus maxima (pomelo, pamplemusa) y Citrus reticulata (mandarina). Los extractos de la piel ricos en d-limoneno mostraron alta eficacia en laboratorio contra garrapatas Boophilus microplus adultas. También se emplean en repelentes.
  • Cymbopogon nardus y Cymbopogon winterianus (citronella, pasto citronella). El aceite contiene geraniol, D-limoneno, canfeno, citronellal, etc., usados en productos insecticidas y repelentes para seres humanos, perros y gatos.
  • Melia azedarach (paraíso sombrilla, árbol del paraíso). Para hacer un repelente de pulgas e insectos mezclar una cucharada de semillas secas y trituradas con una cucharada de detergente y un galón de agua y pulverizar la mezcla en céspedes, arbustos, etc.
  • Melissa officinalis (toronjil). Contiene linalool. Se dice que repele las pulgas.
  • Pimenta dioica (pimienta de Jamaica, pimienta guayabita, malagueta). Se da en México y en el Caribe. Los frutos contienen eugenol y cariofileno. Los extractos en hexano mostraron cierta eficacia contra Boophilus microplus en ensayos de laboratorio.
  • Ricinus communis (ricino). Es un arbusto perenne nativo de Este de África hoy muy común en las regiones cálidas. Las hojas y tallos secados y pulverizados se pueden usar en forma de polvo contra pulgas, piojos y ácaros de las gallinas en lanares, mascotas, etc. Las semillas contienen ricina, altamente tóxico para seres humanos y animales.
  • Rosmarinus officinalis (romero). Las hojas trituradas tienen cierto efecto repelente contra pulgas y garrapatas.
  • Tanacetum vulgare (tanaceto). Es una planta nativa del Hemisferio Norte. Flores. El aceite esencial contiene tanacetina, tuyona, taninos. En el pasado se usaba como antihelmíntico y contra pulgas y piojos en humanos. Sin embargo, si se ingiere, unos pocos gramos son tóxicos para los seres humanos y los animales. Actividad contra Nematodirus reportada en ovinos.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas medicinales garrapaticidas e insecticidas (enlace).


¿VACUNAS y CONTROL BIOLÓGICO de pulgas?

  • Se habla popularmente a menudo de «vacunas contra pulgas», «vacunas contra garrapatas», «vacunas contra piojos», etc. Los usuarios piensan en productos que se administran periódicamente, p.ej. una vez al mes. Casi siempre, se trata de las pipetas o spot-ons contra las pulgas, garrapatas, piojos, etc., a veces de tabletas o píldoras. Estos productos no son propiamente vacunas sino antiparasitarios químicos sintéticos. El hecho es que no hay vacunas verdaderas contra las pulgas. La investigación continúa, pero deberán pasar decenios años antes de que se disponga de una vacuna comercial. Para saber más sobre las verdaderas vacunas contra los parásitos externos e internos de las mascotas y otros animales pulse aquí.
  • El control biológico de las pulgas está muy poco desarrollado. En algunos países existe un producto a base de nemátodos para el control ambiental de pulgas en céspedes que reduce eficazmente el número de pulgas. Por ahora no hay nada ningún método de control biológico de las pulgas en mascotas o entornos caseros. Pulse aquí para saber más sobre el control biológico de parásitos veterinarios.

  • Pulse aquí para ver el artículo sobre el control de pulgas con insecticidas sintéticos modernos.
  • Pulse aquí para visitar el artículo sobre la biología de las pulgas en este sitio. Saber cómo viven las pulgas (dónde se las encuentra, cómo se comportan y reproducen, cómo dañan a las mascotas, etc.), es decir, conocer su biología le ayudará a seleccionar las medidas de control y prevención más adecuadas para su caso concreto entre las muchas posibles.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada