31 | 07 | 2014
Búsqueda personalizada

SIMÚLIDOS - moscas negras - y CULICOIDES - jejenes - en el GANADO bovIno, ovino, caprino, porcino y aviar, en PERROS y GATOS: biología, prevención y control (Simulium, Cnephia)

Distribución geográfica y prevalencia de los simúlidos y culicoides

Simúlido adulto picandoLos simúlidos (o moscas negras) son una familia de unas 1200 especies (Simulium spp., Cnephia spp.) de pequeñas moscas (1-5 mm) picadoras. Se dan en todo el mundo sólo tienen importancia económica en determinadas regiones.

Atacan a todo tipo de ganado: bovinos, ovinos, porcinos, etc., así como a las aves y también al hombre, y también a perros y gatos si se les ponen por delante...

Los culicoides (jejenes) son minúsculos insectos (1 a 3 mm) que pueden tener importancia regional para la industria ganadera. En algunas regiones también se les denomina mosquitos. También pueden atacar a perros y gatos.


Biología y ciclo vital de los simúlidos y culicoides

Sólo las hembras de los simúlidos chupan sangre. Ponen hasta 1000 huevos bajo la superficie del agua. Las larvas se desarrollan en flujos de agua bien oxigenada. Los adultos emergen entre la primavera y el otoño, a veces en grandes números.

Los culicoides atacan a mamíferos y aves. Sólo las hembras chupan sangre. Se crían sobre todo en aguas estancadas o cerca de ellas.

Si no está familiarizado con la biología general de los insectos pulse aquí para consultar el artículo correspondiente en este sitio.


Daño e importancia económica de los simúlidos y culicoides

La picadura de simúlido es muy irritante, tarda muchos días en curar y puede dar lugar a infecciones secundarias o miasis. El mayor daño se debe a una toxina histamínica inyectada durante la picadura que puede provocar reacciones tóxicas.

Tienen importancia en algunas regiones (p.ej. Europa Central, Canadá, etc.) donde los simúlidos pueden causar daños considerables. Aunque raros, ataques masivos al ganado por parte de enormes enjambres pueden causar miles de muertes.


Prevención y control de los simúlidos y culicoides

Se han estudiado varias medidas para reducir las poblaciones de larvas de simúlidos en desarrollo. Frenar la corriente del río (p.ej. construyendoJején (Culicoides) picando presas) ha servido en muchas ocasiones para reducir e incluso eliminar los hábitats de desarrollo. El tratamiento químico de los ríos puede ser eficaz, pero de ordinario elimina también gran parte de la fauna invertebrada. El uso de Bacillus thuringiensis en vez de productos químicos da buenos resultados sin afectar excesivamente al resto de la fauna acuática.

En algunas regiones, los simúlidos transmiten la oncocercosis humana, una enfermedad producida por un nemátodo, y por este motivo se suelen combatir tratando sus hábitats de desarrollo con larvicidas, de modo comparable al empleado para combatir a los mosquitos (zancudos) (enlace).

El mejor control de los jejenes se obtiene eliminando las aguas estancadas donde se desarrollan. Productos a base de piretroides pueden proteger el ganado durante varios días.

Se puede lograr proteger el ganado durante varias semanas usando pour-ons a base de organofosforados o piretroides (aspersión manual , pour-ons ).

Para perros y gatos los simúlidos y jejenes no suelen ser un problema prioritario, salvo en regiones donde lo son también para el ganado. Pueden dar cierta protección los collares con piretroides.

No hay repelentes específicos contra simúlidos y jejenes. Puede cosultar el artículo en este sitio sobre repelentes contra insectos y garrapatas (enlace).

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre el uso de plantas y otros remedios vegetales contras las moscas del ganado (enlace).  Pero no debe esperar soluciones geniales...

Consulte también el artículo en este sitio sobre mosquicidas - insecticidas (enlace).


Resistencia de los simúlidos y culicoides a los insecticidas

Se han detectado poblaciones de algunas especies de simúlidos resistentes a organoclorados, piretroides y organofosforados, en América Latina y en África, sobre todo de las larvas. Y en algunos casos al parecer originadas por efecto secundario del uso de plaguicidas agrícolas. Pero de ordinario no suelen suponer un problema para la ganadería.

Búsqueda personalizada