Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Los piojos son pequeños insectos (1 a 5 mm) sin alas. Los piojos se dan en todo el mundo, sin preferencias por regiones tropicales o templadas. La mayoría de los piojos que afectan a los bovinos son específicos de este ganado y no afectan a otros mamíferos.

Las  infestaciones de piojos se conocen científicamente como pediculosis.


Biología y ciclo vital de los piojos bovinos

Haematopinus quadripertusus, piojo chupador bovino, adulto. Fotografía de M. Campos PereiraLos piojos pasan por una metamorfosis incompleta. El ciclo vital dura cerca de 1 mes. Cada hembra deposita entre 20 y 50 huevos (liendres) durante su vida. Los pega uno a uno a los pelos del hospedador. Su incubación dura entre 4 y 20 días. Las jóvenes ninfas se asemejan a los adultos pero son menores. La vida de los adultos dura entre 2 y 6 semanas. Fuera del hospedador sobreviven de ordinario sólo unos pocos días.

Los piojos pasan toda su vida sobre el mismo hospedador: la transmisión de un hospedador a otro es por contacto. De un hato a otro la contaminación suele ocurrir por introducir animales infestados, si bien puede ocurrir que algunos piojos de diseminen agarrados a moscas.

Las infestaciones de piojos se desarrollan sobre todo en la estación fría y culminan al inicio de la primavera. De ordinario remiten durante el verano. La estabulación del ganado durante la temporada fría favorece el hacinamiento y con él la transmisión por contacto entre los animales; y la alimentación más floja debilita las defensas naturales del ganado. El pelaje más denso también ofrece mejores condiciones de desarrollo para los piojos. En primavera, la alimentación mejora cuando el ganado empieza a pastar hierba nueva; el pelaje más corto y la exposición al sol reducen la humedad de la piel, y la ausencia de hacinamiento dificulta la transmisión de los piojos, si bien hay algunas especies que pueden transmitirse mediante otros insectos. Por todo ello las infestaciones desaparecen casi siempre espontáneamente. No obstante, algunos piojos logran sobrevivir en unos pocos animales que reinfestarán a todo el hato cuando vuelva a ser estabulado para el próximo invierno.

Si no está familiarizado con la biología general de los insectos pulse aquí para consultar el artículo correspondiente en este sitio.


Especies principales de piojos bovinos

La mayoría de los piojos del ganado vacuno pertenecen a los piojos chupadores o picadores (anopluros), mientras que una especia pertenece a los piojos masticadores (malófagos). No obstante, la mayoría de los hatos afectados presentan infestaciones mixtas de varias especies.

Bovicola bovis, piojo masticador bovino, adulto.

Bovicola bovis (= Damalinia bovis), el piojo del pelo de los bovinos, es un piojo masticador pequeño (1 a 2 mm) de distribución mundial, pero más frecuente en regiones frías. Es uno de los piojos más dañinos del ganado vacuno. Aparece sobre todo en el lomo, el cuello y el pecho, pero esto puede variar de una temporada a otra.

Haematopinus eurysternus, el piojo azul de cabeza corta, es el mayor de los piojos (3 a 5 mm de largo). Es un piojo chupador de distribución mundial, y algunos lo consideran la especie más importante del ganado vacuno. Aparece sobre todo en la cabeza, especialmente en la base de los cuernos, en el cuello, el pecho, los hombros y la base de la cola.

Haematopinus quadripertusus es un piojo chupador bastante grande (3 a 4 mm de largo) que se da sobre todo en América, Asia, Australia y África subsahariana. Originalmente es específico de ganado cebú (B. indicus) pero también afecta al ganado cruzado con razas europeas (B. taurus). Este piojo puede sobrevivir hasta 40 días fuera del hospedador, si bien la mayoría no logran pasar de unos pocos días.

Solenopotes capillatus es el menor de los piojos chupadores (1 a 2 mm de largo), también de distribución mundial. Se le encuentra sobre todo en la cabeza, el cuello, los hombros, el lomo y la cola, a menudo en grupos numerosos.

Linognathus vituli, el piojo azul de cabeza larga, es otro piojo chupador de unos 2,5 mm de largo que se da en todo el mundo. Se le encuentra sobre todo en la cabeza, el pecho y alrededor del ano.


Daño e importancia económica de los piojos bovinos

El daño al ganado puede ser considerable. La picadura del piojo es muy molesta y los animales afectados se rascan y frotan vigorosamente, lo que resulta en pérdida de pelo y en heridas de la piel. Esta se cuartea y se hace susceptible a infecciones por bacterias secundarias. Todo este estrés puede causar pérdidas de peso y de producción lechera de hasta el 10%, así como una mayor susceptibilidad para otras enfermedades. Los piojos no están implicados directamente en la transmisión de enfermedades bovinas.


Prevención y control de los piojos bovinos

La mejor manera de prevenir las infestaciones de piojos es evitar el hacinamiento excesivo del ganado, y mantenerlo bien alimentado y en buen estado de salud, pues la debilitación de las defensas naturales de los animales les hace más susceptibles a los piojos.

En regiones con estaciones frías (p.ej. Europa, Norte de Asia y América, etc.) los piojos pueden convertirse en una plaga invernal importante, especialmente en ganado lechero. Para hatos a riesgo se aconsejan los tratamientos preventivos al final del otoño que pueden servir también para prevenir la sarna. Si se desarrolla una infestación en ganado estabulado, como se transmite de unos animales a otros con gran rapidez, es imperativo tratar a todos los animales del hato y no sólo a los que muestran síntomas clínicos. Para evitar introducir piojos en hatos limpios han de tratarse también todos los animales que se incorporan al mismo, especialmente en invierno.

En las regiones cálidas sin estación marcadamente fría, el ganado suele permanecer siempre al exterior, lo que evita la aparición de condiciones favorables de hacinamiento para la multiplicación y la diseminación de los piojos. Además, en estas regiones es frecuente que los hatos bovinos se traten periódicamente contra las moscas o garrapatas. La mayoría de estos tratamientos (baños, pour-ons, etc.) con insecticidas o acaricidas de contacto también son eficaces contra los piojos, y por ello, los piojos son una plaga menos frecuente en esas regiones.

Para controlar eficazmente a los piojos se pueden emplear numerosos baños de inmersión o aspersión a base sobre todo de insecticidas de contacto, fundamentalmente organofosforados, piretroides o amidinas. Los huevos de los piojos no se ven afectados por estos insecticidas y el efecto residual de los mismos no dura lo suficiente para controlar a todos los piojos que eclosionan de los huevos tras el primer tratamiento. Por ello, está indicado repetir el tratamiento unas 2 o 3 semanas más tarde.

Numerosos pour-ons son también eficaces contra los piojos. Algunos contienen insecticidas de contacto (sobre todo piretroides)y se usan además para controlar garrapatas y moscas. Otros contienen insecticidas sistémicos (sobre todo organofosforados) y se emplean además contra la hipodermosis. Finalmente, otros pour-ons contienen endectocidas sistémicos que son eficaces contra numerosos parásitos internos y externos, p.ej. gusaneras, miasis, moscas, etc. De estos, sólo la eprinomectina está autorizada para uso en ganado lechero.

Los endectocidas inyectables también controlan a los piojos chupadores pues los alcanzan a través de la sangre, pero pueden fallar contra los piojos masticadores que no chupan sangre. Esto no se aplica a los endectocidas aplicados como pour-ons porque, al ser aplicados sobre la superficie de los hospedadores, también actúan por contacto sobre los piojos masticadores.

Atención: Si se emplean endectocidas contra  los piojos en regiones donde se da la hipodermosis (Hypoderma spp.), el uso de tales productos puede producir una reacción hospedador-parásito adversa si las larvas de Hypoderma se encuentran en el estado crítico de migración dentro del cuerpo del hospedador.

Algunas orejeras (aretes, crótalos, caravanas) usadas contra las moscas picadoras son capaces de reducir las infestaciones de piojos pero no logran su control total. Los dispositivos de autoaplicación (polveras, rascaderos), a base sobre todo de organofosforados, son eficaces contra los piojos, pero han sido ampliamente sustituidos por los pour-ons, más eficaces y cómodos de usar.

Hay investigaciones sobre el uso de hongos entomopatógenos (Metarhizium anisopliae) contra los piojos que han mostrado resultados prometedores. Pero hasta la fecha no hay productos comerciales basados en estos hongos.

No hay repelentes que mantengan a los piojos alejados del ganado, por la simple razón de que permanecen toda su vida en el mismo hospedador y no andan buscando otro. Por ello tampoco hay trampas para atraparlos.

No hay tampoco vacunas que protejan al ganado haciéndolo inmune a estos piojos.

Consulte también el artículo en este sitio sobre sarnicidas - piojicidas (enlace).

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre el uso de plantas y otros remedios vegetales contra los piojos y otros insectos parásitos del ganado (enlace).


Resistencia de los piojos bovinos a los parasiticidas

Hasta la fecha apenas hay reportes confirmados de resistencia de los piojos del ganado bovino a los piojicidas.

Por ello puede concluirse que un fallo del control de estos parásitos será sobre todo debido a una aplicación errónea (p.ej. de dosificación), o al uso de un producto inadecuado (ineficaz contra estos piojos o de mala calidad), no a un problema de resistencia. El uso incorrecto es la causa más frecuente del fracaso de productos antiparasitarios. 

Para consultar los artículos sobre resistencia de parásitos a los parasiticidas pulse aquí.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada