Las garrapatas blandas o argásidos son menos abundantes y problemáticas para el ganado mayor, los caballos y las mascotas que las garrapatas duras. En cambio pueden causar daños notables al ganado aviar.

Las especies principales que afectan al ganado aviar son Argas persicus, el chinche azul o tampán, en regiones tropicales y subtropicales; Argas radiatus en América del Norte; y Argas miniatus en América del Sur. Afectan a muchas aves domésticas y salvajes, y a veces también al hombre. Representantes de los géneros Ornithodorus (también denominado Ornithodoros) y Otobius atacan a aves, murciélagos y a otros mamíferos domésticos y salvajes en algunas regiones de África y de América del Norte, en ocasiones también a bovinos, ovinos, y mascotas.

Consulte los artículos específicos sobre el control de las garrapatas en perros y gatos (enlace) o caballos (enlace).


Biología y ciclo vital de las garrapatas blandas

Argas persicus sobre un pollo. Fotografía de M. Campos Pereira

Los adultos de A. persicus alcanzan entre 5 y 10 mm de largo. Chupan sangre repetidamente en intervalos de cerca de un mes, tras lo cual las hembras ponen varios cientos de huevos en grietas y rendijas del gallinero. Las jóvenes larvas buscan un hospedador y chupan sangre durante varios días. Seguidamente se desprenden, buscan un escondrijo y mudan al primer estadio ninfal. El proceso se repite para los estadios ninfales siguientes, el último de los cuales da lugar a los adultos. Las ninfas y los adultos chupan sangre sólo durante varias horas o minutos, casi siempre de noche, y pasan el resto del tiempo en un escondrijo conveniente. El ciclo vital se complete de ordinario en 2 a 4 meses. Los adultos sobreviven hasta 2 años sin comer.

Ornithodorus moubata, el tampán sin ojos, vive en el suelo de chozas, cabañas, establos o bajo grupos de árboles en los que suele congregarse el ganado o los seres humanos. Durante el día se esconde en grietas o se entierra en la arena bajo los animales. De noche surge para chupar sangre cuando hay hospedadores disponibles. Es extremadamente resistente al hambre y la sequedad: puede sobrevivir hasta 5 años sin encontrar un hospedador.

Otobius megnini es una especie que puede adquirir importancia regional en partes de América del Norte y del Sur. Ataca a mamíferos domésticos y salvajes, especialmente a vacunos, caballos y ovejas, y ocasionalmente a perros, gatos y también al hombre. Se fija sobre todo en las orejas. Puede sobrevivir hasta 2 años sin encontrar un hospedador.

Si no está familiarizado con la biología general de las garrapatas pulse aquí para consultar el artículo correspondiente en este sitio.


Daño e importancia económica de las garrapatas blandas

En la ganadería aviar, el daño mayor ocasionado por las garrapatas blandas se debe a la pérdida de sangre, que puedeOrnithodorus spp. Fotografía de M. Campos Pereira ser fatal en casos de infestaciones masivas. Además, las garrapatas de las gallinas son vectores de Borrelia anserina (causante de la espiroquetosis) y de Aegyptianella pullorum, (causante de la egipcianelosis)y pueden transmitir el cólera aviar.

Las garrapatas blandas son de importancia menor para el ganado vacuno y caballos, salvo en algunas regiones de África. La picadura de Otobius megnini es dolorosa y hace que los animales afectados se rasquen vigorosamente las orejas, lo que puede provocar pérdidas de peso y reducción de la producción lechera. Las del género Ornithodorus también producen una picadura muy dolorosa. Donde ocurre, Ornithodorus savignyi, el tampán de arena, es especialmente problemático porque secreta toxinas que inyecta con la saliva. Estas toxinas pueden ser mortales para terneros y corderos jóvenes, incluso para el ganado adulto en caso de infestaciones masivas, y producen graves alergias en el hombre. Las garrapatas Ornithodorus pueden también transmitir enfermedades como la borreliosis o la fiebre Q.


Prevención y control de las garrapatas blandas

Las garrapatas blandas de las gallinas pasan la mayor parte del tiempo escondidas en grietas y rendijas. Por lo tanto, el tratamiento químico debe apuntar a los escondrijos. Los productos que controlan a los piojos y a los ácaros controlan de ordinario a las garrapatas: organofosforados (coumafós, malatión, etc.), carbamatos (carbaril, etc.) y piretroides (cipermetrina, deltametrina, etc.). Han de pulverizarse a alta presión que asegure que el producto penetra en los escondrijos donde se esconden las garrapatas. Ya que las garrapatas pueden sobrevivir durante años fuera del huésped, es sumamente importante desinfectar los gallineros cuando están vacíos entre dos ciclos.

¡No olvidar que los organofosforados y carbamatos pueden ser tóxicos para las aves!

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales contra las garrapatas e insectos parásitos del ganado (enlace).

Para el control de éstas y otras garrapatas en perros y gatos consulte el artículo específico en este sitio (enlace).

Para el control en bovinos y ovinos ver el artículo sobre Amblyomma (pulse aquí).


Resistencia de las garrapatas blandas a los parasiticidas

Por ahora no hay reportes de resistencia de garrapatas blandas a los antiparasitarios.

Esto significa que si un producto concreto no procura el control esperado, lo más probable es que se deba a su uso incorrecto, o a que es inadecuado para tal control, no a problemas de resistencia. El uso incorrecto es la razón más frecuente del fracaso de productos. 

Aprenda más sobre qué es la resistencia y cómo manejarla.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada