Especies, distribución geográfica y prevalencia de los ácaros de las aves domésticas

Ejemplares del ácaro rojo de las gallinas, Dermanyssus gallinae, repletos (izda.) y antes de chupar sangre (dcha.)

Los ácaros son los parásitos externos del ganado avícola más dañinos. Están extendidos por los cinco continentes y las especies más importantes son: Dermanyssus gallinae, Ornithonyssus sylviarum, Ornithonyssus bursa, Cnemidocoptes gallinae, Cnemidocoptes mutans y Epidermoptes bilobatus. Las infestaciones del ganado con ácaros reciben la denominación médica de acarosis.

Biología, ciclo vital, daño e importancia económica de los ácaros aviares

Si no está familiarizado con la biología general de los ácaros de la sarna pulse aquí para consultar el artículo correspondiente en este sitio.

Dermanyssus gallinae

Dermanyssus gallinae, el ácaro rojo, también denominado dermaniso de las gallinas,o coruco en algunos lugares, es un parásito de los pollos en todo el mundo que, contrariamente a la mayoría de los otros ácaros, chupa sangre y puede transmitir enfermedades. Ataca a muchas otras especies de aves y muy ocasionalmente al hombre. Las hembras adultas ponen huevos que eclosionan a los 2 o 3 días. Las jóvenes larvas no toman ningún alimento sino que mudan a ninfas 1 o 2 días más tarde. Las ninfas chupan sangre y tras pasar por varios estadios mudan a adultos en otros 4 o 5 días. En condiciones favorables (clima cálido y húmedo) el ciclo vital puede completarse en 7 días lo que permite el desarrollo rápido de grandes poblaciones. Los adultos puede aguantar hasta 4 y 5 meses sin comer.

Los individuos adultos miden de 0,6 a 1 mm y tienen un color rojizo o blanquecino según estén repletos de sangre o no. Los adultos y las ninfas chupan sangre de ordinario de noche, y una vez repletos abandonan el hospedador durante el día para esconderse en grietas y rendijas de las instalaciones o en los nidos, lugares donde es frecuente que formen grupos de varios cientos o miles de individuos.

Las infestaciones del ácaro rojo producen estrés y molestias considerables a los pollos. Cargas grandes de parásitos producen anemia y reducen la producción de huevos. También pueden ocurrir muertes por pérdida excesiva de sangre. El ácaro rojo transmite la espiroquetosis aviar (Spirochaeta anserina) y también Salmonella gallinarum, incluso tras meses sin estar en contacto con gallinas infectadas. Los ácaros mismos se transmiten por pájaros silvestres que visitan los gallineros, por personas que van de una granja a otra, a través de cartones de huevos, cajas, cestas u otros objetos contaminados con ácaros.

Gallina infestada de Ornithonyssus sylviarum. Fotografía de M. Campos Pereira

Ornithonyssus sylviarum

Ornithonyssus sylviarum, el ornitoniso de las gallinas (en algunos lugares conocido también como coruco, al igual que el dermaniso), también es chupador de sangre y se da en todo el mundo en regiones templadas. Es una de las plagas principales de explotaciones avícolas. Ataca a muchas especies de aves, y también a ratas y ratones que pueden contribuir a su diseminación.

Los adultos alcanzan un tamaño entre 0,6 y 0,8 mm de largo. Contrariamente a los ácaros rojos que visitan los pollos sólo para alimentarse, los ornitonisos pasan toda su vida sobre el hospedador. Todos los estadios pueden encontrarse sobre los pollos, casi siempre en las plumas, cerca de su inserción en la piel, y especialmente alrededor de la apertura de la cloaca. Sólo las ninfas y los adultos chupan sangre: las larvas no se alimentan. El ciclo vital puede completarse en 6 a 7 días. En poblaciones de cría, los gallos tienden a estar más infestados que las gallinas. Las poblaciones alcanzan su máximo al final del invierno y al inicio de la primavera, y disminuyen durante los períodos más cálidos del verano. Individuos aislados pueden sobrevivir hasta 3 semanas sin nutrirse.

Los ornitonisos pueden afectar substancialmente el rendimiento de granjas avícolas, especialmente de ponedoras. Infestaciones altas causan estrés y anemia por pérdida de sangre. Esto provoca a bajas en el rendimiento de ponedoras de hasta el 25%. También pueden darse muertes. Los ornitonisos pueden transmitir numerosas enfermedades como la viruela aviar, la enfermedad de Newcastle, Pasteurella spp., etc. Otro problema que puede convertirse en económico es que las personas que recogen los huevos también pueden ser infestadosy negarse a trabajar. Además, los ornitonisos pueden convertirse en un riesgo laboral para la salud, pues la exposición prolongada puede provocar alergias.

Ornithonyssus bursa

Ornithonyssus bursa, el ornitoniso tropical de las gallinas, infesta a pollos y a otras aves en regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. En algunas zonas coincide con O. sylviarum. Su biología, desarrollo y comportamiento son similares a los de O. sylviarum. Se le encuentra principalmente alrededor de la cloaca. Pero en algunas especies de aves se le encuentra sobre todo en los nidos. La importancia económica es similar a la de O. sylviarum, y también puede transmitir varias enfermedades aviares.

Ejemplar de Cnemidocoptes gallinae. Fotografía de M. Campos Pereira

Cnemidocoptes gallinae

Cnemidocoptes gallinae, el arador desplumante,es un ácaro minúsculo (0,3 mm) que infesta a los pollos y a otras aves en todo el mundo y causa la sarna desplumante. Se entierra en la base de las plumas y produce un picor muy intenso. Las plumas se quiebran fácilmente, y los pollos se las arrancan con frecuencia.

Cnemidocoptes mutans

Cnemidocoptes mutans, el sarcoptes cambiante, es un parásito de los pollos y otras aves en todo el mundo. Afecta sobre todo a individuos viejos y causa la sarna de las patas de las gallinas. Los adultos alcanzan entre 0,2 y 0,5 mm de largo. Penetran en la piel sobre todo bajo las escamas de las patas, donde producen irritación y exudaciones que provocan la aparición de costras. Como consecuencia las patas se hinchan y deforman. El ciclo vital dura entre 10 y 14 días y tiene lugar enteramente sobre el hospedador. Es muy contagioso y los pollos se contagian casi siempre por el suelo.

Epidermoptes bilobatus

Epidermoptes bilobatus, el arador de la piel, es otro ácaro minúsculo (0,2 mm) que puede afectar a los pollos en todo el mundo. Puede causar dermatitis que lleva a la formación de costras. En raras ocasiones puede provocar daños económicos considerables.


Prevención y control de los ácaros aviares

Dermanyssus gallinae

Dermanyssus gallinae se ha convertido en un problema creciente y temible, especialmente en ponedoras en batería y en gallineros de cría. Las instalaciones ofrecen muchos escondrijos para los ácaros: rejillas, enrejados de listones, perchas, suelos entablados, bebederos, comederos, cadenas de transporte, rendijas y grietas en suelos y paredes, etc. Por lo tanto, una primera medida para evitar o reducir las poblaciones de ácaros rojos es suprimir tales escondrijos en lo posible. De hecho, las instalaciones modernas diseñadas para evitarlos son menos propensas a infestarse.

Los ácaros rojos permanecen la mayor parte del tiempo fuera de los pollos. Por ello, el tratamiento químico ha de aplicarse a los posibles escondrijos. El mejor momento para llevarlo a cabo es cuando el gallinero está vacío entre dos ciclos, y debe ser precedido por una limpieza exhaustiva de todo el gallinero y sus instalaciones.

Masas de Dermanyssus gallinae en gallinero. Fotografía de M. Campos Pereira

Las reinfestaciones son muy frecuentes. El ácaro rojo puede sobrevivir sin alimento durante varios meses y reproducirse con rapidez. Por ello, el tratamiento de los gallineros entre dos ciclos es normalmente imperativo para evitar reinfestaciones. Hay que eliminar los nidos de gorriones y de otros pájaros comensales: pueden transmitir el ácaro rojo. Bandejas de huevos, cajas, cestos, jaulas y otros equipos no deben llevarse de un gallinero a otro sin haber sido desinfectados antes a altas temperaturas.

Varios organofosforados, carbamatos, piretroides y piretrinas se emplean para combatir al ácaro rojo, de ordinario mediante pulverización a alta presión. Los polvos no son apropiados pues no penetran en los escondrijos. Pero la resistencia se está extendiendo cada vez más, especialmente a los piretroides.

Recientemente ELANCO ha introducido un nuevo producto (ELECTOR) para tratamientos del entorno ganadero que contiene spinosad, contra el que los dermanisos no tienen (aún...) resistencia y que se puede usar en los gallineros de ponedoras sin tener que alejar las gallinas. Por ahora está disponible en algunos países (e.g. USA, UE). Para muchos productores este nuevo producto puede resultar interesante. También es eficaz contra larvas de moscas y contra escarabajos Alphitobius (escarabajo de la cama, cucarrón negro, etc.).

Hay reportes de un control satisfactorio con trampas artesanales de cartón, impregnadas de acaricidas y distribuidas en lugares estratégicos del gallinero. De noche, los ácaros utilizan estas trampas como escondrijo y mueren al contacto con el acaricida.

El uso de polvo de sílice que causa la deshidratación de los ácaros puede reducir las infestaciones. Los intentos de controlar al ácaro rojo con aditivos acaricidas en los piensos no han dado resultado hasta ahora.

Los endectocidas (ivermectina, etc.) no son eficaces contra los demanisos a las dosis terapéuticas habituales, y la dosis eficaz está muy próxima a la dosis tóxica para las aves mismas.

Ornithonyssus sylviarum y O. bursa

El ornitoniso de las gallinas y el tropical presentan características muy similares. El diagnóstico se lleva a cabo examinando la zona de la cloaca. La aparición de plumas oscurecidas es de ordinario un indicador seguro de infestaciones establecidas. Para detectar precozmente las infestaciones hay que examinar todas las poblaciones de aves cada una o dos semanas.

Como el ornitoniso permanece toda su vida sobre los hospedadores, se requiere de ordinario tratar directamente a los animales. Varios organofosforados, carbamatos, piretroides y piretrinas para pulverización o baño están disponibles para el control de los ornitonisos. Se han usado con éxito tiras de plástico impregnadas de piretroides que se cuelgan en las jaulas donde están las gallinas infestadas. Hasta ahora no se ha encontrado un método eficaz de controlar los ornitonisos con aditivos acaricidas.

Muy pocos métodos de control no químico resultan eficaces. Se han obtenido resultados aceptables con thuringiensina, la exotoxina de Bacillus thuringiensis, aplicada por pulverización directamente sobre las gallinas infestadas.

Para evitar la transmisión de los ornitonisos entre gallineros hay que desinfectar las bandejas de huevos, cestos, cajas, jaulas y otros equipos. Para esto se ha utilizado el anhídrido sulfuroso y el bromuro de metilo. Ya que los ornitonisos pueden ser transmitidos por muchas aves y por ratas y ratones, los nidos de pájaros comensales (p.ej. gorriones) en y alrededor de los gallineros deben ser destruidos, y se ha de asegurar también un control adecuado de roedores.

Otros ácaros

Otros ácaros como el sarcoptes cambiante (C. mutans), el arador desplumante (C. gallinae) y el arador de la piel (E. bilobatus) pueden combatirse con los mismos productos que los eficaces contra el ácaro rojo o contra los ornitonisos. Ya que el sarcoptes cambiante es muy contagioso, se recomienda tratar a todos lo animales, incluso si sólo un animal presenta síntomas de infestación.

Consulte también el artículo en este sitio sobre sarnicidas - piojicidas (enlace).

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales contra los ácaros, garrapatas e insectos parásitos del ganado (enlace), si bien apenas hay remedios eficaces contra los ácaros de las aves.


Resistencia de los ácaros aviares a los parasiticidas acaricidas

Ejemplar adulto del ácaro rojo de las gallinas, Dermanyssus gallinaeLa resistencia del ácaro rojo, Dermaniysus gallinae, a acaricidas organofosforados, carbamatos y piretroides está muy extendida en todo el mundo. No son raros los casos de poblaciones multiresistentes, es decir, simultáneamente resistentes a varias clases químicas. Los factores de resistencia pueden ser enormes, lo que hace el uso de estos productos totalmente inútil. Los problemas pueden llegar a ser de tal envergadura en ponedoras, que hay que destruir el gallinero y reconstruirlo de nuevo.

También se han detectado numerosas poblaciones de Ornithonyssus sylviarum resistentes a organofosforados, carbamatos y piretroides en EE.UU.

Para consultar el artículo sobre ácaros y otras especies de parásitos externos resistentes a los ectoparasiticidas pulse aquí.