¿Qué son los piretroides?

Los piretroides, también llamados piretroides sintéticos, son análogos sintéticos de las piretrinas naturales, con amplio espectro de acción contra parásitos externos (moscas, garrapatas, pulgas, piojos, ácaros, mosquitos, etc.). Las piretrinas se extraen de los crisantemos (Pyrethrum, Chrysanthemum), tienen propiedades insecticidas y son también repelentes de los insectos.

Para ver artículo sobre las piretrinas y otros parasiticidas naturales naturales pulsar aquí.

Los piretroides actúan sobre todo por contacto. Se introdujeron en el mercado en los años 70 del siglo XX y desde entonces se usan abundantemente para el control de todo tipo de parásitos externos del ganado bovino, ovino, caprino, porcino y aviar, de perros, gatos y otras mascotas, en la agricultura, y en la higiene pública y privada.


Sustancias activas de los piretroides

Entre los piretroides sintéticos más usados como antiparasitarios externos en la ganadería y las mascotas destacan los siguientes:

  • Ciflutrina: 869-1271* (ficha técnica) Insecticida, mosquicida
  • (Lambda) cihalotrina: 56-144** (ficha técnica) Insecticida acaricida de amplio espectro
  • Cipermetrina: 4123*; 250** (ficha técnica) Insecticida, garrapaticida de amplio espectro
  • Deltametrina: >5000*, 31-134** (ficha técnica) Insecticida, garrapaticida de amplio espectro
  • Fenvalerato: 3200*; 451** (ficha técnica) Insecticida de amplio espectro
  • Flumetrina: 3800*, 41** (ficha técnica) Acaricida, garrapaticida
  • Permetrina: 4000*, 430** (ficha técnica) Insecticida y garrapaticida de amplio espectro
  • Tetrametrina: 4640* (ficha técnica) Insecticida de amplio espectro

* LD50 oral agudo ratas en mg/kg usando agua como vehículo (** usando aceite): indicador de la toxicidad; cuanto menor la cifra, tanto más tóxico.


Mecanismo de acción y propiedades de los piretroides

Los piretroides actúan sobre la transmisión nerviosa de los insectos. Interfieren con el transporte de sodio en la membrana celular de las neuronas, de modo similar al de los organoclorados.

Una característica de muchos piretroides es su efecto KO (knock-out): los insectos quedan paralizados casi inmediatamente. Si la dosis no ha sido lo suficientemente alta, no pocos de dichos insectos se recuperan del choque. Bastantes piretroides tienen también efecto repelente sobre numerosos insectos.

Mientras que las piretrinas, los análogos naturales de los piretroides, se descomponen rápidamente cuando se exponen a luz solar, los piretroides sintéticos no, pues son insensibles a la luz ultravioleta (UV).

Los piretroides tienen un amplio espectro de acción: se utilizan abundantemente contra las garrapatas, los ácaros de la sarna, las moscas, las pulgas y contra los insectos adultos en general. Son menos eficaces contra las larvas de los insectos que los organofosforados, pero algunos se usan abundantemente en curabicheras, pues a las altas concentraciones de uso en los curabicheras sí que son eficaces. Por lo general, los piretroides tienen un efecto residual medianamente largo, comparable a los organofosforados.


Piretroides y sus isómeros ópticos

Por su estructura molecular, todos los piretroides (menos la deltametrina) pueden darse en diferentes isómeros, es decir, teniendo la misma fórmula molecular, la disposición espacial de los átomos puede variar. Entre los antiparasitarios, este fenómeno no es exclusivo de los piretroides, pero es especialmente importante en ellos, porque algunos isómeros son mucho menos eficaces que otros contra los parásitos.

Ocurre, que según los compuestos y el modo de fabricación, se obtienen mezclas de isómeros diferentes. Y como la eficacia antiparasitaria de los isómeros varía, la eficacia de las diferentes mezclas también es diferente.

Este fenómeno de las mezclas de isómeros es especialmente importante en el caso de la cipermetrina. En efecto, la cipermetrina puede presentarse en forma de 8 isómeros ópticos, 4 en la forma cis, y 4 en la forma trans. Aunque el asunto es más complejo, puede simplificarse diciendo que los isómeros cis son mucho más activos como antiparasitarios que los isómeros trans. La cipermetrina "normal" es una mezcla de 40% de isómeros cis, el más activo, y 60% de isómeros trans. El proceso de fabricación para obtener mezclas con mayor contenido de los isómeros activos cis es más complejo y costoso, es decir, los productos con mayor contenido de isómeros cis suelen ser más costosos para la fabricación, si bien hace falta menos cantidad para obtener la misma eficacia.

En los antiparasitarios veterinarios comerciales se emplean sobre todo 3 diferentes tipos de cipermetrinas, según su contenido de isómeros cis:

  • Cipermetrina "normal": mezcla de 8 isómeros ópticos, 40% de isómeros cis, 60% de isómeros trans
  • Cipermetrina high-cis: mezcla de 8 isómeros ópticos, 80% de isómeros cis, 20% de isómeros trans
  • Alfa-cipermetrina = alfametrina: mezcla de 2 isómeros ópticos, ambos cis, es decir, 100% de isómeros cis

Existen además otros tipos de cipermetrinas, usados sobre todo en la agricultura, p.ej. Beta-cipermetrina, Theta-cipermetrina y Zeta-cipermetrina.

También la permetrina usada en veterinaria puede contener mezclas diversas de isómeros. Las mezclas cis:trans más usadas son 25:75, 40:60 y 80:20.

¿Consecuencias prácticas?

Simplificando, la consecuencia práctica principal es que para matar un parásito, se necesita menos cantidad de alfametrina que de cipermetrina high-cis, que de cipermetrina "normal.

Pero si, p.ej., en un baño de inmersión, la concentración eficaz de alfametrina es de 100 ppm, harán falta 125 ppm de cipermetrina high-cis, o 250 ppm de cipermetrina normal para obtener la misma eficacia. Ahora bien, si el producto con alfametrina contiene el 10% de alfametrina, el producto con cipermetrina high-cis contiene 12,5% de cipermetrina high-cis, y el producto con cipermetrina normal contiene 25% de cipermetrina normal, y los tres han de diluirse al 1:1000, no habrá ninguna diferencia sustancial en la eficacia.

O en el caso de pour-ons, si el de alfametrina es al 1%, el de cipermetrina high-cis al 1,25% y el de cipemetrina normal al 2,5%, y de los tres se administran 10 ml por animal, tampoco habrá ninguna diferencia sustancial en la eficacia.

De hecho, en la mayoría de los productos comerciales, para el ganadero, la diferencia práctica de usar una u otra calidad de cipermetrina suele ser nula. Pues si el producto contiene alfametrina o cipermetrina high-cis, o bien el % de sustancia activa en la formulación es menor y para baños se diluye igual que las otras, y para pour-ons se administra la misma cantidad; o bien el % de sustancia activa en la formulación es igual pero se diluye también más en el baño, o se administra una volumen menor de pour-on. Lo que sí suele ocurrir es que las formulaciones con alfametrina suelen ser más caras que las que contienen cipermetrina high-cis, y ambas más caras que las que contienen cipermetrina normal: la ventaja es pues sobre todo para el fabricante...

Las diferentes calidades de las cipermetrinas explican también por qué muchas veces, las recomendaciones de uso de marcas comerciales con cipermetrina son diferentes. Los laboratorios no indican siempre qué tipo de cipermetrina emplean en la fabricación, que lógicamente influye en la recomendación de uso. Lamentablemente también ocurre que productos con una cipermetrina "normal" se recomiendan usar a la misma dosis (dilución) que otros con una cipermetrina high-cis o alfametrina, en cuyo caso lo que se está haciendo es subdosificar el producto, que será notablemente menos eficaz. Lo contrario es mucho más raro...

La mayoría de los demás piretroides, aunque también son mezclas de isómeros ópticos, se comercializan en sola una calidad, que es una mezcla estándar más o menos constante de tales isómeros.


Formulaciones de los piretoides

Para la ganadería los piretroides se comercializan sobre todo en forma de concentrados para baños de aspersión e inmersión, en forma de pour-ons listos para el uso, y como constituyentes principales en orejeras (caravanas, aretes, crótalos).

Con respecto a los organofosforados y al amitraz, algunos concentrados de piretroides para baños tienen la ventaja de no sufrir el efecto "stripping" o sólo en pequeña medida, es decir, las concentraciones de recarga del baño son iguales o ligeramente superiores a las de la carga inicial. (Pulse aquí para consultar el artículo sobre baños de inmersión que explica en detalle el fenómeno del "stripping").

También se comercializan en algunos lugares tiras plásticas impregnadas de piretroides para el control de ácaros avícolas. Los curabicheras son otro tipo de formulaciones clásicas en las que se emplean numerosos piretroides, sólos o mezclados con organofosforados u otros compuestos.

Para perros y gatos, los piretroides se emplean mucho contra pulgas, piojos, garrapatas y ácaros en jabones, champús y aerosoles (enlace), en collares y también en pipetas o spot-ons.

Las mezclas de piretroides con organofosforados o amidinas son muy comunes, sobre todo en los concentrados, pero también hay pour-ons y orejeras con mezclas.


Marcas comerciales de antiparasitarios con piretoides

Puede consultar en este sitio las fichas técnicas de marcas comerciales de antiparasitarios con piretroides más extendidas en la ganadería:

  • Concentrados para baños y entorno:
    • Con CIPERMETRINA (enlace)
    • Con OTROS piretroides (enlace): p.ej. ciflutrina, deltametrina, flumetrina, permetrina
    • Con MEZCLAS (enlace), casi siempre con organofosforados
  • Pour-ons:
    • Con CIPERMETRINA (enlace)
    • Con OTROS piretroides (enlace): p.ej. ciflutrina, deltametrina, flumetrina, permetrina
    • Con MEZCLAS (enlace) casi siempre con organofosforados

Seguridad de los piretroides

Fórmula molecular de la deltametrina

Los piretroides son relativamente poco tóxicos para las aves y los mamíferos, incluido el hombre. Ello hizo que en muchos lugares se les prefiriera a los organofosforados para el control de todo tipo de parásitos del ganado, las mascotas y agrícolas. No obstante, pueden ser irritantes de la piel, los ojos y las vías respiratorias tanto para los mamíferos como para el hombre, aunque de ordinario no causan intoxicaciones de importancia.

Un caso especial son los pour-ons de piretroides: es muy común que resulten irritantes para los bovinos, sobre todo para terneros, o para vacas lecheras en producción. La irritación hace que los animales se pongan muy nerviosos e inquietos, lo que puede dificultar notablemente su manejo en los establos, el ordeñe, etc.

Algunos piretroides son tóxicos para los gatos, p.ej. la permetrina. Todos los piretroides son muy tóxicos para los peces. Una contaminación de aguas fluviales con piretroides puede causar una verdadera catástrofe en la fauna piscícola río abajo.

Los piretroides no suelen producir residuos elevados en carne o leche y por ello tienen periodos de espera relativamente cortos. Son numerosos los que pueden emplearse sobre el ganado lechero en producción.

Para más detalles consulte las fichas toxicológicas de los piretroides más empleados en el ganado, perros y gatos:


Resistencia de los parásitos externos a los piretroides

La resistencia a los piretroides apareció a los pocos años de iniciarse su comercialización, más rápidamente de lo que se esperaba. Tal vez por cierta resistencia cruzada con los organoclorados, pues su mecanismo de acción es similar. En cualquier caso, hoy en día la resistencia de algunas moscas, garrapatas, piojos, ácaros y otros ectoparásitos a los piretroides está muy extendida en todo el mundo: las especies ms afectadas por la resistencia a los piretroides son las garrapatas Boophilus, las moscas domésticas y las moscas de los cuernos (Haematobia irritans), las pulgas de los perros y gatos (Ctenocephalides felis), los piojos de la ovejas (Damalinia ovis) y los dermanisos de las gallinas (Dermanyssus gallinae). También afecta a muchos parásitos agrícolas y a plagas domésticas y públicas (mosquitos, cucarachas, etc.).

La resistencia a los piretroides se caracteriza porque suele alcanzar unos niveles enormes. La dosis letal de un organofosforado o una amidina para un parásito resistente puede ser del orden de 5 a 100 veces mayor que la dosis letal para un parásito no resistente: se habla de un factor de resistencia, en este caso de 5 a 100. En el caso de los piretroides no es raro que el factor de resistencia sea mayor de 1000, es decir, para matar a un parásito resistente hace falta una cantidad de sustancia activa más de mil veces mayor que para uno no resistente. Es evidente que estos factores de resistencia hacen totalmente inútiles cualquier piretroide empleado contra tales parásitos resistentes.

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada