Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Qué son los baños de aspersión?

Los baños de aspersión son el modo de rociar el ganado con un insecticida líquido, pero sin submergirlo en un bañadero. Hay tres opciones fundamentales: con túneles o mangas de aspersión, mediante pulverización a alta presión, y por aspersión manual (con mochila).


Túneles o mangas de aspersión con ectoparasiticidas

Los túneles o mangas de aspersión de construcción fija está muy extendidos para el control de garrapatas, moscas, sarna y piojos en hatos bovinos de tamaño medio (100 a 500 cabezas). Para ovinos se utilizan baños de aspersión adaptados a su tamaño, para hatos de hasta varios miles de cabezas. En general, los túneles o mangas de aspersión permiten un manejo más flexible (p.ej. en la elección o cambio de productos) que el de los bañaderos de inmersión, y la eliminación de desechos no suele ser problemática

Pero como en los baños de inmersión, hay que llevar el ganado hasta el baño lo que exige tiempo y energías, hace falta asegurar el suministro eléctrico y de agua, y también se requiere una inversión para la construcción aunque no para la carga inicial del bañadero.

Se utilizan productos sobre todo antiparasitarios garrapaticidas, mosquicidas, sarnicidas, piojicidas, etc. con organofosforados, piretroides y amitraz –solos o mezclados–, y también inhibidores del desarrollo en lanares para el control de piojos o miasis por califóridos

En bovinos, los túneles de aspersión ofrecen de ordinario un control suficiente contra moscas y piojos. Su eficacia contra las garrapatas es más problemática, pues es más fácil que el producto no llegue a impregnar bien partes del cuerpo de difícil acceso (interior de las orejas, ubres, bajo la cola, etc.) donde es común que se fijen garrapatas.

Conviene que los túneles de aspersión tengan también un pediluvio antes de la entrada al túnel para reducir la contaminación de la solución de baño con tierra y suciedad, así como un escurridero a la salida para recuperar parte del producto que de otro modo se perdería y contaminaría el entorno.

Los túneles de aspersión de bovinos son relativamente cortos y, si no se pone una cortina al final, las reses pasan demasiado deprisa sin recibir la cantidad suficiente de producto.

Para ovinos, además de túneles de aspersión fijos o portátiles de su tamaño, también hay baños de aspersión por ducha. Estos baños suelen ser suficientes para controlar la mayoría de los ectoparásitos ovinos (piojos, melófagos, califóridos, etc.) pero para el control de la sarna psoróptica la aspersión no garantiza la eliminación de los ácaros y no está homologada para este uso en algunos países (p.ej. en Gran Bretaña e Irlanda).

El manejo de un túnel de aspersión exige capacitación y mantenimiento disciplinado. Es esencial que el sistema de tuberías y boquillas permanezca en buen estado (sin obturar, sin roturas ni fugas) y que la bomba de agua asegure la presión suficiente y constante, de lo contrario los animales no recibirán la cobertura necesaria.

El fenómeno del «stripping» o dilución progresiva (pulse aquí para consultar el artículo en este sitio sobre baños de inmersión que explica este fenómeno) también se da en los túneles de aspersión, por lo que es igualmente esencial asegurar la recarga correcta.

Cualquier error de manejo fácilmente resulta en subdosificación del producto y, como consecuencia, en una eficacia o un poder residual insuficientes que, si es crónico, puede favorecer la aparición de resistencia en algunos parásitos (mosca de los cuernos, garrapatas Boophilus, etc.).

 


Aspersión o pulverización a alta presión con ectoparasiticidas

La aspersión o pulverización a alta presión (con un compresor) se usa sobre todo en explotaciones avícolas y porcinas de tamaño medio y grande, y en algunas explotaciones bovinas u ovinas de tamaño mediano a pequeño. Se emplean sobre todo productos con organofosforados, carbamatos, amitraz y piretroides. El equipo de pulverización a alta presión exige una cierta inversión y requiere un mantenimiento regular.

En avicultura, la pulverización de las aves a alta presiónes es el método más adecuado para aplicar muchos ectoparasiticidas empleados contra los piojos, el ácaro rojo, los ornitonisos y otros ectoparásitos aviares. Es el mejor método para que todos los animales sean tratados correctamente, o para que el producto alcance las rendijas y escondrijos donde a menudo se esconden los parásitos en los gallineros, algo no fácil de lograr, sobre todo en ponedoras en batería. Se evita así que unas pocas aves permanezcan infestadas y sirvan de reserva de parásitos que reinfestarán de nuevo a toda la población de gallinero.

En porcinos, cuando se usa contra la sarna o los piojos, además de asegurar que no quedan partes del cuerpo sin tratar, conviene pulverizar además las instalaciones en contacto directo con los cerdos (tubos, celdas, rejillas, etc.). Y el tratamiento debe repetirse uno o dos veces a los 7 o 10 días. Además, para ablandar las costras y permitir así que el producto químico penetre al interior, hay que lavar, o mejor cepillar, los cerdos fuertemente sarnosos antes del tratamiento.

En bovinos, la aspersión a alta presión es una alternativa intermedia entre el túnel o manga de aspersión y la aspersión manual. Tiene la ventaja de no necesitar una inversión en la construcción de un túnel y requiere menos mantenimiento. Es útil para tratar grupos de animales pequeños o medianos (50-100). Hecha correctamente procura una cobertura aceptable de los animales con el producto. Es también menos trabajosa que la aspersión manual, lo que reduce el riesgo de aplicación incorrecta por simple cansancio del operador.


Aspersión manual (mochila) con ectoparasiticidas

Típica bomba de aspersión manual. Fotografía tomada de www.sz-wholesale.com

La aspersión manual (p.ej. con mochila) es muy popular entre los pequeños productores de bovinos, ovinos, porcinos y aves. Se utilizan productos similares a los de los baños de inmersión o de pulverización a alta presión. Se trata sin duda de la opción más económica y no requiere ninguna inversión.

Su inconveniente principal es que rara vez se hace correctamente y la eficacia es a menudo sólo parcial. Los animales deben ser tratados a conciencia y uno por uno, lo que exige disciplina, tiempo y considerables energías. En su lugar, no es raro que se agrupen varios animales en un redil, desde cuyo borde se les baña a todos juntos, utilizando sólo una fracción del volumen que sería necesario. El baño se distribuye erráticamente entre los animales y quedan muchas partes del cuerpo sin tratar (vientres, patas, orejas, etc.).

Este manejo insuficiente puede procurar un cierto alivio de las infestaciones, sobre todo de moscas, pero es del todo insuficiente para la mayoría de las especies de garrapatas, para la sarna, para los piojos, etc., y en cualquier caso significa subdosificación con el consiguiente riesgo de favorecer la aparición de resistencia.

En principio, mediante una mochila hay que aplicar a cada animal el mismo volumen de producto que el que absorbería si fuera tratado en un baño de inmersión: entre 3 y 5 litros para bovinos y ovinos (según la talla y cantidad de lana) y 1 litro para porcinos, asegurando que no quedan partes del cuerpo sin tratar, también el interior de las orejas (¡vital para la sarna!) y debajo de la cola.


Otras variantes

Sobre todo en Australia y en Nueva Zelanda son muy populares el “jetting” y los baños de aspersión por ducha para tratar a los ovinos contra califóridos (blowfly) y piojos.

El «jetting» consiste en aplicar el producto previamente diluido como con un pulverizador de alta presión. Pero en vez de ser pulverizado por una sola boquilla estrecha, el producto sale por varias boquillas más anchas en forma de chorro de líquido, y las boquillas se aplican directamente sobre la lana de las ovejas recorriendo todo el cuerpo hasta que queden completamente mojadas.

El baño de aspersión por ducha consiste en recoger las ovejas en un pequeño redil, frecuentemente circular, que por encima tiene un sistema de tubos que producen una ducha fija o giratoria en torno a todo el perímetro del redil.


Productos comerciales para baños

Puede consultar en este sitio la sección sobre marcas comercialesde concentrados antiparasitarios para baños y tratamientos del entorno:

  • Amidinas/AMITRAZ a concentración de ≤12,5% (enlace)
  • Amidinas/AMITRAZ a concentración de >20% (enlace)
  • Piretroides: CIPERMETRINA (enlace)
  • Piretroides: OTROS (enlace) que la cipermetrina
  • Organofosforados (enlace)
  • Inhibidores del desarrollo (enlace)
  • Mezclas (enlace), sobre todo de organofosforados y piretroides.

 

Otros artículos en este sitio

GoogleBúsqueda personalizada