Estructura química de la fenotiazina, el primer antihelmíntico sintético.

Se denominan antihelmínticos a los medicamentos antiparasitarios que sirven para combatir las infecciones con gusanos parásitos (de los animales y también de los seres humanos), la mayoría de los cuales pertenecen al grupo de los helmintos, de ahí el término antihelmíntico. Los antihelmínticos son antiparasitarios internos, también denominados endoparasiticidas (es decir, que matan a los endoparásitos = parásitos internos, pues los helmintos son de ordinario endoparásitos) si bien no todos los antiparasitarios internos son antihelmíntico, porque no todos los parasitos internos son helmintos.

Los antihelmínticos reciben también otras denominaciones, tales como vermicidas (es decir que matan a los vermes, otro modo de denominar a los gusanos), vermífugos (que eliminan los vermes, o los "ahuyentan" o expulsan, pues antiguamente algunos productos provocaban sobre todo que los gusanos parásitos fueran expulsados del intestino pero aún vivos) y también desparasitantes (del verbo "desparasitar", si bien este término también es aplicable a los antiparasitarios externos, es decir, contra parásitos externos). 

Los términos  "antiparasitantes" o "desparasitarios" son incorrectos aunque se encuentran una y otra vez en textos coloquiales de internet (foros, blogs, chats, etc.).

El primer antiparasitario antihelmíntico moderno para el ganado, la fenotiazina, fue descubierto en 1938 por el US Bureau of Animal Industry. En los años sucesivos los investigadores han ido descubriendo nuevas sustancias activas con propiedades antihelmínticas mejoradas para el ganado, perros y gatos: mayor eficacia, espectro de actividad más amplio, menor toxicidad, residuos menores, etc.

Este proceso innovador también ha sido fomentado por el aumento de las exigencias de seguridad y de registro por parte de las autoridades sanitarias, pero también por la aparición de resistencia de algunos helmintos a los compuestos antihelmínticos. Con el tiempo han surgido nuevos compuestos, pero también se han abandonado otros.


Clasificación de los antihelmínticos para uso veterinario

Desde el punto de vista práctico, los antihelmínticos se clasifican fundamentalmente según el tipo de helmintos contra el que son principalmente activos, y según la clase química a la que pertenecen.

La mayoría de los antihelmínticos son eficaces contra una o más de las tres grandes clases de helmintos parásitos del ganado y las mascotas: los nematodos, los trematodos y los cestodos. Se suele hablar por lo tanto de nematicidas, fasciolicidas o trematodicidas, y cestodicidas o tenicidas. Pero hay compuestos que son eficaces contra varias clases de helmintos, p.ej. algunos benzimidazoles que son al mismo tiempo nematicidas, fasciolicidas y cestodicidas.

Nematicidas (enlace)

Hoy en día, los benzimidazoles, las lactonas macrocíclicas y los imidazotiazoles (levamisol) representan probablemente más del 90% de los antihelmínticos empleados en bovinos, ovinos y porcinos, así como en caballos y mascotas, y son al mismo tiempo los que presentan mayores problemas de resistencia de los helmintos. Por otro lado, el monepantel es el más joven de todos los antihelmínticos, introducido por primera vez a inicios de 2009 para uso en ovinos.

Los principales compuestos o clases químicas nematicidas actualmente disponibles para uso en el ganado y los pequeños animales son los siguientes:

  • benzimidazoles (albendazol, fenbendazol, etc.) (enlace)
  • emodepsida (enlace)
  • endectocidas (ivermectina, lactonas macrocíclicas) (enlace)
  • imidazotiazoles (levamisol) (enlace)
  • monepantel (enlace)
  • nitroscanato (enlace)
  • organofosforados (enlace)
  • piperazina (enlace)
  • tetrahidropirimidinas (pirantel, morantel) (enlace)
  • cobre (enlace)

Fasciolicidas o trematodicidas (enlace)

Junto al albendazol, que muestra eficacia fasciolicida además de nematicida, hay también disponibles para bovinos, ovinos, porcinos y pequeños animales una serie de fasciolicidas más o menos específicos. Los más importantes son:

Muchos de estos fasciolicidas son altamente eficaces contra las Fasciolas adultas. Pero su eficacia contra los estadios inmaduros, que son también muy dañinos para el ganado, varía considerablemente. Por lo general, la dosis eficaz contra los estadios inmaduros es mayor que la necesaria para controlar los adultos. El problema de algunos compuestos es que a esas dosis elevadas pueden provocar efectos secundarios adversos en el ganado, lo que hace que su empleo sea prohibitivo.

Muchos fasciolicidas tienen poca o ninguna eficacia contra los nematodos o los cestodos, por lo que es frecuente que se emplean en mezclas con algunos de los nematicidas más comunes (benzimidazoles, levamisol, endectocidas, etc.).

Gracias a su excelente eficacia contra los nematodos, los benzimidazoles albendazol, fenbendazol y oxfendazol son los cestodicidas más ampliamente empleados hoy en día en el ganado. Otros probenzimidazoles como el febantel y la netobimina son también eficaces contra los cestodos.

Apenas hay fasciolicidas autorizados para uso en caballos, perros o gatos. La razón es que las duelas apenas son un problema equinos o mascotas, y por lo tanto no es económico para los laboratorios invertir recursos en tales productos.

Cestodicidas o tenicidas (enlace)

Algunos compuestos son cestodicidas específicos pero carecen de eficacia contra los nematodos. No obstante, ya que los cestodos son en general menos dañinos que los nematodos o los trematodos, el uso de estos compuestos en la ganadería es más bien escaso, pero bastante abundante en caballos, perros y gatos. Los más importantes son los siguientes:


Índice o margen de seguridad de los antihelmínticos

Una propiedad importante de todos los medicamentos, y también de los antihelmínticos veterinarios es el índice de seguridad, a veces también denominado margen de seguridad. Se obtiene dividiendo la dosis máxima tolerada por el ganado (determinada para cada tipo de ganado y formulación en los estudios para la homologación del producto) por la dosis recomendada. Un índice = 10 significa que habría que aplicar 10 veces la dosis recomendada para que el producto supere la dosis tolerada y cause algún tipo de perjuicio al animal tratado a dicha sobredosis. Un índice = 2 significa que basta con administrar el doble de la dosis recomendada para superar la dosis tolerada. Por lo tanto, cuanto mayor sea el índice de seguridad, tanto menor el riesgo de causar daño al ganado por administrar una dosis excesiva.


Índice o margen terapéutico de los antihelmínticos

Otra propiedad importante de todo medicamento, también de los antihelmínticos veterinarios, es el índice o margen terapéutico que describe el margen entre la dosis mínima eficaz (o terapéutica), y la dosis máxima eficaz (o terapéutica) que no causa síntomas de toxicidad o intolerancia. Independientemente de que dosis mayores a la máxima se den efectos indeseables, no tiene sentido administrar dosis superiores porque un aumento de la dosis no aumenta la efricacia.


Métodos de administración (enlace)

Los métodos principales de administración de antihelmínticos al ganado y las mascotas son los siguientes y se describen en detalle en los artículos correspondientes de este sitio:

  • inyectables (enlace)
  • orales líquidos: suspensiones y soluciones orales (drench) (enlace)
  • orales sólidos (enlace) p.ej. tabletas
  • pipetas (= spot-ons) (enlace), sólo en mascotas
  • pour-ons (enlace)
  • aditivos, premezclas, pastas, etc. (enlace)

Los enlaces conectan a artículos en este sitio con información detallada al respecto


Marcas comerciales de los productos antihelmínticos

En los artículos sobre las diferentes clases de antihelmínticos en este sitio no se mencionan las marcas comerciales bajo las cuales se comercializan los antihelmínticos ganaderos. Las razones son múltiples: a veces la marca varía de un país a otro con el mismo contenido y del mismo fabricante; a veces, a un producto, sin cambiar el contenido, le cambian la marca, o al revés: sin cambiarle la marca se le cambia el contenido; la mayoría de las sustancias activas antihelmínticas son hoy en día genéricas (p.ej. ivermectina, albendazol, triclabendazol, levamisol, etc.), es decir, hay muchos fabricantes y cada uno emplea sus propias marcas comerciales, etc.

En este sitio pueden consultarse fichas técnicas sobre las MARCAS COMERCIALES (Vademécum) más comunes en América Latina y España, tanto para el GANADO (enlace) como para PERROS y GATOS (enlace), con información detallada sobre su composición, indicaciones, dosificación, seguridad, etc.


Disponibilidad de antihelmínticos en los diferentes países

Las diferencias regionales en la frecuencia y epidemiología de los helmintos, junto con las cambiantes políticas comerciales de los laboratorios veterinarios tienen como consecuencia que unos productos estén disponibles en unos países y otros no, o que las indicaciones y recomendaciones de uso puedan variar de un país al otro.

Por lo tanto, la información aquí presentada debe completarse con la información específica sobre los productos disponibles en cada país y sus recomendaciones de uso aprobadas por las autoridades locales.

Puede interesarle el artículo en este sitio sobre las diferencias de las indicaciones de los antiparasitarios comerciales en los diferentes países (enlace).

Otros artículos interesantes