Marca comercial: GAVAC ®

Laboratorio: HEBER BIOTEC


FORMULACIÓN

  • Inyectable intramuscular (enlace)

Pueden interesarle también los siguientes artículos generales en este sitio sobre los antiparasitarios veterinarios:


CONTENIDO

Componente activo:  ANTÍGENO (proteina) recombinante Bm86

Tipo de componente activo: VACUNA (enlace)


INDICACIONES*

Ganado

  • Bovinos

¿Autorizado para ganado lechero en producción de leche para el consumo humano?

Parásitos

*Atención: puede variar de un país a otro. ¡Aténgase a la etiqueta!
Lea también el artículo en este sitio sobre las diferencias entre las etiquetas de los diferentes países (enlace).


DOSIS RECOMENDADA*

  • 2 ml de producto (contiene 100 mcg de antígeno) por animal
  • 3 tratamientos (semana 0, 4 y 7) iniciales, seguidos de un tratamiento cada 6 meses

*Atención: puede variar de un país a otro. ¡Aténgase a la etiqueta!


SEGURIDAD

Clase de toxicidad OMS*: No procede por no tratarse de un plaguicida

Periodo de espera (puede variar de un país al otro):

  • Carne: 0 días
  • Leche: 0 días

Pueden interesarle los artículos en este sitio sobre los residuos de los antiparasitarios (enlace).

Consulte los artículos en este sitio sobre los riesgos de los antiparasitarios para:


MANEJO Y PREVENCIÓN DE LA RESISTENCIA

Por ahora no hay reportes de desarrollo de resistencia de las garrapatas Boophilus a esta vacuna. No es de extrañar, pues su uso ha sido y sigue siendo muy escaso. Teóricamente, al igual que para cualquier garrapaticida químico, las garrapatas Boophilus podrían desarrollar resistencia a esta vacuna si se usa de modo prolongado e ininterrumpido durante años. Para evitarlo combiene alternar o combinar el uso de la garrapata con alguno de los garrapaticidas químicos disponibles

Pueden interesarle los artículos en este sitio sobre la resistencia de los parásitos a los antiparasitarios:

  • detección y diagnóstico de la resistencia (enlace)
  • prevención y manejo de la resistencia (enlace)
  • manejo integrado de parásitos (MIP) (enlace)


FABRICACIÓN y COMERCIALIZACIÓN

¿La sustancia activa es original o genérica? ORIGINAL

Algunos países en los que se comercializa: Cuba, Colombia, México, Brasil, etc.

Pueden interesarle los siguientes artículos en este sitio sobre los productos antiparasitarios:

  • registro u homologación (enlace)
  • fabricacion (enlace)
  • vencimiento y caducidad (enlace)
  • comercialización y distribución (enlace)
  • productos originales (enlace)
  • productos genéricos (enlace)
  • precios (cómo se explican) (enlace)

OBSERVACIONES

GAVAC es una de varias vacunas contra las garrapatas Boophilus a base del antígeno Bm86 desarrolladas en la década de 1990 e introducidas en el mercado de América Latina y Australia (TICKGARD). GAVAC se desarrolló y se produce en Cuba. La distribución en otros países de América latina la aseguran otros laboratorios nacionales o regionales.

Bm86 es un antígeno "escondido" recombinante, un polipéptido del intestino de las garrapatas Boophilus. Las garrapatas ingieren el anticuerpo correspondiente al chupar sangre de un hospedador vacunado. Los anticuerpos destruyen poco a poco las células digestivas de la garrapata y acaban causando su muerte. Algunas garrapatas mueren sobre el hospedador y otras una vez ya en el suelo, comenzada la oviposición. La viabilidad de los huevos depositados es variable. Si se vacuna regularmente todo el hato que ocupa un potrero, la población de garrapatas en dicho potrero será decimada poco a poco hasta descender, tras varios años, bajo el umbral de daño económico.

Es importante comprender, que el antígeno Bm86 se dice "escondido" porque no se introduce en el hospedador durante la picadura natural de la garrapata, ya que se trata de un polipéptido del intestino del parásito que no pasa al hospedador con la saliva de la garrapata. Esto significa que la picadura natural no reactiva la respuesta inmunitaria de la res. Por ello hay que revacunar periódicamente al ganado. Se dice "recombinante" porque se fabrica en bacterias en las que se ha introducido el gen de dicho antígeno para que lo produzcan en grandes cantidades, es decir la información genética del antígeno de la garrapata se ha recombinado con la información genética de la bacteria.

Las vacunas contra Boophilus están indicadas para el control de poblaciones de garrapatas de modo preventivo, pero no para la protección a corto o medio plazo de las reses individuales contra las infestaciones, ni para derribar (efecto curativo) inmediatamente las garrapatas que ya infestan el ganado en un momento determinado.

Los niveles de eficacia reportados varían considerablemente (más o menos entre el 50 y el 90%), pues dependen no sólo de la vacuna en sí, sino de otros muchos factores ambientales (clima, vegetación, fauna salvaje, nivel inicial de infestación de los pastos, etc.) y operacionales (razas bovinas, densidad del ganado, garrapaticidas químicos utilizados simultáneamente, etc.). Y el control logrado no es el mismo tras uno, do, o tres tratamientos; o tras una, dos o tres temporadas. Por lo general hay que contar con que serán necesarios al menos dos o tres años para reducir sustancialmente las poblaciones de garrapatas en los pastos y disminuir significativamente el número de tratamientos adicionales con garrapaticidas químicos necesarios.

Las vacunas tienen numerosas ventajas sobre los garrapaticidas químicos:

  • son eficaces contra garrapatas resistentes a los productos químicos, cada vez más abundantes.
  • Logrando reducir el número de tratamientos con garrapaticidas químicos se reduce la presión de selección de garrapatas resistentes, retardando así su aparición y prologando la vida útil de tales productos.
  • no dejan residuos en la carne o en la leche, lo que las hace particularmente atractivas para explotaciones lecheras.
  • no impiden el desarrollo de la inmunidad natural del ganado a los hemoparásitos transmitidos por las garrapatas (sobre todo babesiosis), es decir no rompen el así llamado equilibrio enzoótico. Es bien conocido que en zonas endémicas de garrapatas, si un hato bovino (sobre todo de raza europea) que ha perdido la inmunidad (o nunca la adquirió por exceso de uso de garrapaticidas), es decir en desequilibrio enzoótico, se ve de pronto infestado con garrapatas, puede sufrir pérdidas enormes: dichos hemoparásitos encontrarán animales sin inmunidad y pueden causar verdaderos estragos.
  • No contamina el medio ambiente y conlleva riesgos de intoxicación para los trabajadores o para el ganado.

Pero también tienen inconvenientes, p.ej.:

  • La vacuna carece de efecto de derribo sobre las garrapatas que infestan el ganado en el momento del tratamiento, y no impide que otras garrapatas en los pastos infesten el ganado tras el tratamiento. Como es precisamente esto lo que suelen ofrecer los garrapaticidas químicos, que son los que han usado la inmensa mayoría de los ganaderos, aquellos que prueban la vacuna pueden quedar fácilmente defraudados, sobre todo si no hansido convenientemente informados y prevenidos de antemano sobre lo que pueden y no pueden esperar de la vacuna.
  • El antígeno no se introduce en el hospedador durante la picadura, lo que exige inyecciones periódicas de refuerzo cada 6 meses tras la fase inicial durante varios años.
  • Otro inconveniente es que la vacuna no evita que el ganado se infeste con las garrapatas presentes en los pastos tras la vacunación, lo que exige que el ganado vacunado siga siendo tratado con garrapaticidas químicos hasta que los pastos se limpien poco a poco de garrapatas, algo que puede durar varios años: el número de tratamientos necesarios con garrapaticidas químicos disminuirá sólo lentamente.
  • Un inconveniente adicional de las vacunas es que la respuesta inmunológica individual de cada res puede variar considerablemente, y se ve reducida si la res sufre de estrés, está enferma o debilitada. Por lo tanto, dentro de un mismo hato la eficacia de la vacuna puede variar considerablemente, frenando el proceso de limpieza de los pastos y dando la impresión de que no trabaja porque algunos animales siguen llevando bastante garrapata.
  • Además, la vacuna a base del antígeno Bm86 es en la práctica ineficaz contra otras garrapatas que infestan el ganado junto con Boophilus en numerosos lugares, sobre todo Amblyomma cajennense en  América Latina. Hay reportes de cierta actividad de la vacuna contra estas garrapatas, pero de ordinario resulta insuficiente y el régimen de tratamientos recomendado para Boophilus es inadecuado para Amblyomma cajennense por su comportamiento (infesta no sólo a bovinos sino a todo tipo de mamíferos) y ciclo de vida diferente (dura cerca de un año y necesita 3 hospedadores distintos en vez de uno sólo como es el caso de Boophilus microplus). Por ello, donde se dan infestaciones mixtas de Boophilus y Amblyomma el uso de la vacuna apenas reduce el número de tratamientos con garrapaticidas químicos. Puede ser útil donde la resistencia de Boophilus a estos productos es tan alta que apenas logran ya controlarla.
  • La vacuna a base del antígeno Bm86 es del todo ineficaz contra otros parásitos externos que a menudo infestan el ganado junto con las garrapatas, p.ej. moscas de los cuernos (o de la paleta), moscas del establo (o moscas bravas), ácaros de la sarna, tórsalo (= nuche = ura = berne), gusano barrenador, etc. lo que puede exigir tratar el ganado con un parasiticida químico adicional para controlar estos otros parásitos.

Por todos estos inconvenientes, esta y otras vacunas similares han tenido poco éxito comercial contra las garrapatas (la vacuna se abandonó en Australia) y, hasta la fecha, la mayoría de los ganaderos siguen prefiriendo los garrapaticidas químicos, si bien los antiguos productos (organofosforados, amidinas, piretroides) han sido ampliamente sustituidos por otros más modernos (p.ej. ivermectina y otras lactonas lactonas macrocíclicas, fipronil, fluazurón). Uno de los factores del escaso éxito de esta y otras vacunas similares ha sido sin duda el escaso apoyo técnico recibido en el campo, junto con la insuficiente capacitación de los ganaderos para usarlas correctamente. Esto ha causado a menudo expectativas de eficacia excesivas en los ganaderos que han probado la vacuna, con la consiguiente decepción al ver que no muestran una eficacia curativa (efecto de choque o de derribo) comparable a la de los garrapaticidas químicos.

Ahora bien, ya hay casos reportados de resistencia de Boophilus a estos garrapaticidas más modernos en numerosos países de América Latina (p.ej. en Brasil, México, Uruguay, etc.). Esto puede aumentar el interés de esta y otras vacunas similares, especialmente en el ganado lechero, que es a menudo el más afectado por el problema de la resistencia de las garrapatas a los garrapaticidas químicos.

El uso de estas vacunas está particularmente indicado en programas de manejo integrado de las garrapatas, que consisten en la combinación estratégica de todas las medidas (química, biológicas y de manejo) que contribuyen al control o prevención de las mismas.

Para asesoramiento adicional consulte a un médico veterinario.


¡ ADVERTENCIA !

El objetivo de este artículo es ofrecer información complementaria a la que suelen ofrecer las etiquetas de los productos. Puede ser útil a quien no está familiarizado con el uso de los antiparasitarios veterinarios.

Este artículo no sustituye a la etiqueta del producto, ni le exime de leerla atentamente antes de usarlo. Si piensa emplear el producto, en cualquier caso debe seguir estrictamente las indicaciones que contiene dicha etiqueta, entre otras razones porque LAS FORMULACIONES DISPONIBLES, LAS INDICACIONES ESPECÍFICAS Y LOS PERIODOS DE ESPERA PUEDEN VARIAR DE UN PAÍS A OTRO. Lea también el artículo en este sitio sobre este tema (enlace).

Los datos específicos sobre el producto descrito en este artículo se han obtenido de publicaciones impresas o electrónicas lo más actuales posibles del laboratorio que lo fabrica o de fuentes oficiales (EMEA, FDA, USDA, etc.). Pero no se ofrece ninguna garantía de que el producto no haya sido modificado tras la publicación de tales datos, ni de que en su caso el laboratorio haya actualizado debidamente todas sus publicaciones al respecto.

En caso de duda consulte al laboratorio que fabrica o distribuye este producto, o a un médico veterinario.

Otros artículos interesantes